10 perspectivas para una mejor calidad educativa del S. XXI.


1. Educar para Empoderar.

El emponderamiento es un proceso por el cual las personas (estudiantes) fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo personal y social para impulsar cambios positivos de las situaciones que viven.

1Nos referimos al empoderamiento como un incremento de la capacidad individual para ser más autónomo y a la misma vez con capacidad de participación, así como tener más espíritu emprendedor para crear sus propios proyectos y empujarse a uno mismo social y laboralmente.

Los estudiantes son cada vez más conscientes de sus capacidades y desarrollan habilidades como la confianza y la imaginación, el espíritu de emprendimiento y la creatividad.

En la actualidad, se plantea una nueva concepción del trabajo en la que la profesión se desempeña a partir de una pasión y no solo por la estabilidad.

Para esto en educación debemos:

  • fomentar el talento desde edades tempranas y
  • acompañar a los estudiantes para que descubran su vocación.

 

2. Educar para un aprendizaje continuo y la teoría del Conectivismo.

2.1. Aprendizaje continuo.

La premisa es que no basta enseñar solo contenidos para que el estudiante los memorice, tampoco basta enseñar contenidos significativos sino motivarlos para que el aprendizaje dure toda la vida y para la vida, sin tener siempre como andamiaje un educador humano.

Pero el aprender continuo no solo se trata de un aprendizaje cognitivo sobre lo que necesito como profesional, padre de familia, a nivel personal, entre otras. Sino que trata, también:

a. Aprender a ser: los estudiantes ha de aprender a ser desde lo social y lo individual. Como persona única percibir su interioridad como un “yo”, fuente de sus actividades y responsable de sus opciones libres.

Nos referimos a la interioridad en cuando somos capaces de pensar y obrar conscientemente y de decidir de forma libre: autoconciencia y autodeterminación.

El educando como persona se convierte en algo más que un individuo, cada persona es igual a sí mismo.

El hecho de la libertad, es otro elemento, además de la interioridad, que fundamenta esta realidad, nos convierte en dueño de nuestra propia existencia y de poder moldearla, configurándola y diferenciándose de los demás. “Yo soy yo y mis circunstancias”, escribía Ortega y Gasset en 1914.

b. Aprender a aprender: significa que los estudiantes se comprometan a construir su conocimiento a partir de sus aprendizajes y experiencias vitales anteriores con el fin reutilizar y aplicar el conocimiento y las habilidades en una variedad de contextos vitales. En la competencia de la persona son cruciales la motivación y la confianza.

La competencia de aprender a aprender, como todas las demás, por otra parte, implica desarrollar aspectos tanto cognitivos como emocionales. Desde luego, supone adquirir determinadas competencias metacognitivas, es decir, capacidades que permiten al estudiante conocer y regular sus propios procesos de aprendizaje. La autoestima, la capacidad de aceptar el rechazo que provoca el error, la tensión que implica mantener el esfuerzo son algunas de las dimensiones de aprender a aprender que con mayor claridad revelan su naturaleza emocional.

Hoy en día lo que una persona aprende en su vida escolar no le va a servir para su vida profesional, deberá actualizar sus conocimientos permanentemente y aprendiendo nuevas cosas. La institucionalidad escolar debe estar preparada para este reciclaje permanente. Es decir, sus contenidos, métodos y prácticas pedagógicas no pueden estar basados en la idea de dar información sino de enseñar a aprender.

c. Aprender a hacer: lo que implica adquirir una formación para poder desempeñar una serie de competencias personales, como trabajar en grupo, tomar decisiones, crear sinergias. El estudiante aprende a desarrollar habilidades y destrezas, observando, experimentando y descubriendo todos los objetos que encuentra a su alrededor. El estudiante aprende a hacer con sus más próximos, en la realidad cotidiana del hogar y de la escuela, cuando se le permite manipular, asociar y establecer relaciones entre diferentes elementos, estamos permitiendo que aprenda a hacer. La creatividad como capacidad creadora, que permite abrir hacia nuevas fronteras, se fomenta estimulando a los estudiantes a investigar, descubrir, explorar, experimentar, y en esta tarea pueden participar familia y escuela, por medio de estrategias innovadoras de trabajo común.

d. Aprender a convivir y trabajar en proyectos comunes: este es uno de los retos para este siglo, ya que la convivencia entre personas diferentes nos obliga a descubrir lo que tenemos en común y a comprender que todos somos interdependientes. Sin embargo, para descubrir al otro antes tenemos que descubrirnos a nosotros mismos. Para esto es necesario adquirir competencias, disciplina, método, y hábitos como el autoconocimiento, la empatía y la destreza social. Aprender a vivir en comunidad y favorecer una educación para la vida comunitaria, desde el ámbito familiar, es fundamental para los estudiantes aprenda a ejercitar la participación, la cooperación, el diálogo y la toma decisiones consensuadas y compartir los conocimientos y la vida, de forma que luego sea capaz de transferir estos aprendizajes a otros contextos sociales.

2.2. Conectivismo, un nuevo paradigma en la educación Actual.[1]

En los últimos veinte años, la tecnología ha reorganizado la forma en la que vivimos, nos comunicamos y aprendemos. Las necesidades de aprendizaje y las teorías que describen los principios y procesos de aprendizaje, deben reflejar los ambientes sociales subyacentes. El punto de inicio del conectismo es el individuo, el conocimiento personal se hace de una red, que alimenta de información a organizaciones e instituciones, que a su vez retroalimentan información en la misma red, que finalmente termina proveyendo nuevo aprendizaje al individuo.

El conectivimo define que el aprendizaje es un proceso que ocurre en el interior de ambientes difusos de elementos cambiantes que no están completamente bajo el control de las personas.

“En su corazón, el conectivismo es la tesis de que el conocimiento está distribuido a lo largo de una red de conexiones, y por lo tanto el aprendizaje consiste en la habilidad de construir y atravesar esas redes”. Stephen Downes.

El docente, que antes era prácticamente la única fuente de conocimiento para los educandos, ahora poco a poco ha de pasar a parecerse más a un guía, una figura de referencia que abra las puertas a los educandos a su propia autonomía y emancipación, la capacidad de crear conocimiento gracias a la doble vía asimilación – exposición que caracteriza el aprendizaje basado en el colectivo, tanto el del grupo de clase como el colectivo global que es Internet. Este ciclo de desarrollo del conocimiento permite a los aprendices mantenerse actualizados en el campo en el cual han formado conexiones.

Por tal razón el conectivismo tienen las siguientes apreciaciones:

  • Las herramientas aumentan la habilidad de interactuar con los demás, son extensiones de la humanidad, aumentando la habilidad para externalizar el pensamiento en formas que se pueden compartir con otros, como el trabajo socio-cultural de Vygotsky.
  • La naturaleza contextual /situacionado del aprendizaje.
  • El aprendizaje ubicuo.
  • La teoría del aprendizaje social, se puede partir del énfasis en la autoeficacia, Bruner, Vygotsky, y otros.
  • La visión epistemológica: toda la teoría del aprendizaje tiene sus raíces en la epistemología.

Entonces, en el conectivismo es la misma estructura de aprendizaje la que crea conexiones neuronales, se pueden encontrar en la forma de vincular ideas y en la forma en que se conectan con las personas y a las fuentes de información. El Conectivismo se enfoca en la inclusión de tecnología como parte de nuestra distribución de cognición y conocimiento, el conocimiento reside en las conexiones que formamos, ya sea con otras personas o con fuentes de información como bases de datos.

El conectivismo reconoce la importancia de las herramientas como un objeto de mediación en el sistema del desarrollo de actividades, pero luego se extiende sugiriendo que la tecnología desempeña un papel central en la distribución de la identidad, la cognición y, por ende, el conocimiento. Mientras que otras teorías prestan atención parcial al contexto, el conectivismo reconoce el carácter fluido del conocimiento y de las conexiones basadas en contexto. Como tal, se hace cada vez más vital las interacciones con los demás y el contexto en que surgen esas interacciones; el contexto aporta tanto a un espacio de conocimientos conexión/intercambio como lo hacen las partes implicadas en el intercambio.

2

3. Educar para el emprendimiento.

Entendemos aprender a emprender como una competencia que capacite al educando para hacer frente a situaciones en un entorno laboral y a saber trabajar en equipo. Pero, también, aprender a hacer ante distintas experiencias sociales o de trabajo que se les presentará como oportunidades en su futuro laboral y profesional.3

No solo es vincular al educando a la cuestión de la forma profesional, es decir, de cómo enseñar al estudiante a poner en práctica sus conocimientos y, al mismo tiempo, como adaptar la enseñanza al futuro mercado del trabajo. Sino de cómo insertarse en el ámbito profesional y laboral con pensamiento y actitud emprendedora.

Los aprendizajes deben, así pues, evolucionar y ya no pueden considerarse mera transmisión de prácticas más o menos rutinarias, aunque estos conserven un valor formativo que no debemos desvalorizar sino que debe ir más allá, forjar un pensamiento para el emprendimiento, la actitud de emprendedor.

La escuela no solo debe educar al educando en un saber aprender y saber hacer como tal, falta una tercera dimensión que actualmente no se tiene en cuenta: “Pensar con actitud de emprendimiento”.

Hoy día, el emprendimiento se está convirtiendo en una herramienta para transformar la realidad en la que vivimos, como una herramienta para el cambio.

Todo tipo de emprendimiento es una forma de empoderarnos para que cada uno de nosotros pueda escribir su proyecto de vida y dar sentido a su vida (ver Educar para empoderar, Inclusión Existencial)

 4. Educar para una vida sana.

Un cuarto aspecto de una educación de calidad adaptada a nuestros tiempos es la educación para una vida sana: salud y cuidado del medio ambiente.4

Muchas cosas nos puede brindar la educación, pero quien puede negar que educar en este aspecto es educar para la vida. Cuando nos referimos a salud consideramos a la persona física, psicológica, social y espiritual. Por otro lado, el medio, en el cual vivimos socialmente, es nuestro hogar y hay que saber cuidarlo, no tenemos otro. Muchas prácticas de vida, individual y social, atentan a nuestra salud y a nuestro medio ambiente. Por eso, educar para una vida sana es una perspectiva para una mejor calidad educativa y de vida. La Unesco nos concientiza al respecto.

Cuando hablamos de educar para una vida sana y desarrollo sostenible no es solo brindar información académica sobre el tema sino educar, es decir, crear actitudes, prácticas y concientización sobre estos temas que son para la vida, para una conciencia ciudadana, para un saber vivir juntos, entre otras. Estos contenidos nos guiara para toda la vida, nos forja un estilo de vida más humano, mucho más que otros contenidos que podamos aprender en la escuela.

Educar para una vida sana abarco dos aspectos:

  • De la misma persona, la vida sana abarca la educación para la salud que incluye higiene y alimentación. Por otro lado, no dejamos de lado la actividad deportiva y todas aquellas actividades creativas y lúdicas que hacen a mi bienestar psicológico y crecimiento personal y social.
  • Del entorno: nos referimos a tener conciencia y un modo de vida sobre el cuidado del Medio ambiente: “la salud de nuestro hogar”

a. Educar para una vida saludable.

La educación es un proceso orientado a perfeccionar al hombre, como dijimos, en todas sus dimensiones (física, psicológico, social y espiritual) y que además es necesario la intervención, tanto de los padres de familia, como de los docentes, para potenciar en los estudiantes, aquellos conocimientos, habilidades y actitudes, que les permita vivir y convivir con los demás con estilos de vida saludable, íntimamente ligado a la calidad de vida.

La educación es un factor determinante en la salud. Una persona educada debe conocer los fundamentos básicos de Educación para la Salud para estar en condiciones de proteger su propia salud, la de sus familiares y de colaborar en el fomento de la salud de su comunidad. Se entiende que quienes están más predispuestos a tener mala salud no son únicamente los más pobres, sino quienes tienen el menor nivel de educación.

La vida sana es un concepto integral que se relaciona, por ejemplo, con la cultura, el trabajo, la educación y el ambiente. Educar para una vida sana no es solo prever las enfermedades sino todo aquello que nos da un bienestar físico-psíquico y nos ayuda a ser felices: leer, encontrarnos con amigos, andar en bicicleta y jugar también nos hace estar más saludables.

b. Educación para la salud.[2]

El concepto de la educación para la salud, que actualmente abarca un concepto más amplio de promoción de la salud y un nuevo énfasis en la prevención, se concentra cada vez más en el aprendizaje y en el proceso de fortalecimiento de la autonomía.

Lo que se define como salud o enfermedad, como bienestar o malestar, depende no sólo de factores individuales y biológicos, sino del entorno social y cultural dentro del cual vivimos, trabajamos, y nos relacionamos.

c. Educar para una adecuada alimentación.

La educación nutricional como instrumentos esenciales para el logro de los cambios de hábitos alimenticios, así como de la importancia que tiene la implicación de la comunidad en todos los sectores que afectan al consumo de alimentos y a la implantación de estilos de vida saludables.

d. Educar en las prácticas higiénicas.[3]

Teniendo en cuenta lo que indica Dueñas (2001) la higiene es el conjunto de conocimientos y técnicas que deben aplicar las personas para el control de los factores que ejercen o pueden ejercer efectos nocivos sobre su salud. Según este autor, la higiene personal es el concepto básico del aseo, limpieza y cuidado de nuestro cuerpo.salud

e. Educar para el cuidado del medio ambiente.[4]

Las múltiples amenazas asociadas a la degradación ambiental y el cambio climático han adquirido un carácter de urgencia sin precedentes. Al mejorar los conocimientos, inculcar valores, promover creencias y modificar actitudes, la educación tiene un poder considerable para cambiar los estilos de vida y las conductas que son perjudiciales para el medio ambiente. A medida que resulta más evidente en qué grado las actividades humanas son responsables de la degradación ambiental y el cambio climático aumenta la atención que se presta a la educación y a la necesidad de aprovechar las posibilidades que esta brinda.

5. Educar con el uso de la tecnología.

La importancia del uso de la tecnología de la información y comunicación en educación no es solo por los beneficios que trae el uso de la tecnología sino, que también:

  • Personaliza el aprendizaje al mismo tiempo que lo socializa y lo hace colaborativo.
  • Facilita un aprendizaje continuo.
  • La educación se traslada a un entorno ubicuo.
  • Permite un aprendizaje conectivista.

Las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación) hacen referencia a las tecnologías que nos facilitan los procesos de adquisición, transmisión e intercambio de información. Pero el uso de estas tecnologías en la educación “por sí” no basta para un óptimo proceso de aprendizaje. Precisamente, por ello, nació hace unos años el término TACs (Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento) haciendo referencia al uso de las TICs como herramienta formativa, incidiendo en la metodología y en la utilización de la tecnología dentro de las planificaciones educativas. Con otras palabras, las nuevas posibilidades que las tecnologías abren a la educación, cuando éstas dejan de usarse como un elemento meramente instrumental cuyo objeto es hacer más eficiente el modelo educativo actual. Su nueva función pasa a ser posibilitar que “el contexto sociotecnológico genere un nuevo modelo de escuela que responda a las necesidades formativas de los ciudadanos”.(Castañeda, Adell, “La anatomía de los PLEs”).

Pero en la actualidad, donde los usuarios pueden interactuar y colaborar entre sí como creadores de contenido generado por usuarios en una comunidad virtual (con la Web 2.0) ya no se utilizan sólo para comunicar información o divulgar conocimiento, sino que se utilizan para influir, para incidir, crear tendencias, entre otras; y no por parte de unos pocos expertos sino por parte de todas las personas con acceso a Internet con un smartphone, tablet o PC . Ante esta nueva realidad, nace por Dolors Reig, un término que aúna a estas nuevas tecnologías y que han hecho posible este cambio: las TEPs (Tecnologías para el Empoderamiento y la Participación).

Las TEPs, no sólo comunican, crean tendencias y transforman el entorno y, a nivel personal, ayudan a la autodeterminación y a la consecución real de los valores personales en acciones con un objetivo de incidencia social y autorrealización personal.

Si aprendemos a usar adecuadamente las TICs y las TACs para motivar a los educandos, potenciar su creatividad e incrementar sus habilidades multitarea, así como para aprovechar las sinergias entre educadores y educandos, conformaremos un aprendizaje aumentado. En este aprendizaje aumentado, los educandos, de forma proactiva, autónoma, guiados por su curiosidad hacia un aprendizaje permanente, aprenden a sacar partido a la extraordinaria potencia de Internet como fuente de información, recursos, metodologías didácticas y estímulo permanente.

5

6. Educación personalizada y colaborativa – Aprendizaje por competencias.

Un sexto aspecto de una educación de calidad adaptada a nuestros tiempos es una educación colaborativa y a la vez personalizada.

6

La escuela debe fomentar la identidad del educando con sí mismo, ser asertivo, y lograr que su libertad esté orientada a un Saber ser. Pero, la escuela es un ámbito de socialización por excelencia donde cada uno se encuentra en el encuentro con el tú, aunque sea diferente: Saber con-vivir.

Se trata de un aprendizaje cooperativo y personalizado donde los estudiantes poseen un rol importante y activo.

a. Aprendizaje personalizado.

Para un aprendizaje personalizado el objetivo es adecuar la metodología de aprendizaje al ritmo que pueda llevar los estudiantes y deben ser alentados, según sea necesario. Los estudiantes aprenden a lo largo de cada itinerario curricular con responsabilidad personal y autogestión.

Debemos adaptarnos a determinadas habilidades para cumplir la labor de “entrenadores y acompañantes de aprendizaje” y de esta manera, integrarse con el aprendizaje basado en la web y en el aula.

Para el enfoque educativo del aprendizaje personalizado surge, por tanto:

  • El tratamiento respetuoso de la libertad con responsabilidad y compromiso de las personas.
  • La promoción de la capacidad de comunicar e interactuar.
  • La necesidad de una formación personal e integral con el objetivo de hacer personalidades responsables y promover la interacción social.

Se trata de una educación basada en competencias más que en el cumplimiento de un currículo académico, lo que representa que la individualidad y personalidad de los estudiantes será el eje de la labor educativa, haciendo énfasis en los principios de individualización, la heterogeneidad, la diversidad y la sostenibilidad y la tensión entre el individualismo y la cooperación social.

El aprendizaje personalizado depende fundamentalmente del individuo y sus necesidades personales. Tiene que ser importante para el estudiante; orientado a sus propios intereses y por iniciativa propia. La velocidad con la que esto ocurre depende principalmente del estudiante que, a la larga, se convierte en su propio entrenador y los demás le dan lo que este necesita.

b. Aprendizaje colaborativo.

Para realizar este tipo de enseñanza es necesario diseñar actividades grupales, acciones para las cuales es necesaria la ayuda entre estudiantes. De esta forma, cada estudiante contribuye en la mejora de su propio aprendizaje y también en el de los demás, generando una interacción positiva.

El aprendizaje colaborativo promueve la construcción del conocimiento activando el pensamiento personal, buscando formas de investigar y trabajando valores como por ejemplo la cooperación, la responsabilidad, la comunicación, la solidaridad, entre otros. Además, a utilización de técnicas de aprendizaje colaborativo son eficaces para mejorar la motivación, la autoestima y el funcionamiento de las capacidades intelectuales como la crítica y la calidad del procesamiento cognitivo de la información, hechos que reflejan una substancial mejora del rendimiento académico personal. Además, las técnicas de aprendizaje cooperativo han demostrado ser eficaces en la resolución de problemas relacionados con la integración social.

El contexto cooperativo, mejora las actitudes positivas y favorece una mayor interacción interpersonal. La persona es esencialmente con el otro. Este aspecto lo hemos fundamentado en “Inclusión interpersonal: fundamentos y pedagogía”.

c. Aprendizaje basado en Competencias[5]

El Aprendizaje basado en Competencias se encuentra fundamentado por autores como :JaquesDelors, John Dewey, Paulo Freire, Jean Piaget y Lev Vigotsky.

La competencia es saber hacer algo, pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo. Es decir, un saber en ejecución o capacidad de usar el pensamiento para hacer frente a diversas situaciones de la vida cotidiana.

En este sentido, las competencias ponen en acción el conocimiento del individuo, las maneras de realizar una determinada tarea y las actitudes frente a ésta.

Los aspectos que caracterizan a las competencias son (López, 2013):

  • Carácter ético.
  • Soluciones de problemas significativos.
  • Movilización de recursos: conocimientos, habilidades y actitudes.

Y, entre sus características se encuentran las siguientes:

  • Vínculo con la vida cotidiana
  • Sentido humano.
  • Responsabilidad del propio aprendizaje.
  • Desarrollo integral.

 ¿En qué ayuda el aprendizaje basado en competencias en un aprendizaje integral, personalizado y colaborativo?

El aprendizaje basado en competencias fomenta una serie de saberes:

  • Saber ser: son el conjunto de actitudes y formas de actuar con las personas, lo cual nos permitirá desarrollar competencias sociales. Se relaciona también con las actitudes hacia la iniciativa, el liderazgo y la motivación frente a las tareas de la vida diaria. La educación debe ser capaz de despertar en la persona la responsabilidad ante sí mismo, ante los demás y ante la vida para darle sentido de vivirla. Este tratamiento lleva a hacernos conscientes de nuestra libertad de elegir y asumirla responsablemente y, por eso es un camino hacía la realización personal.
  • Saber convivir: Ser personas nos hace seres dialogales. El hecho del diálogo en todos los niveles y para los emprendimientos más diversos y el fenómeno de la socialización, han llevado a la conclusión de que la dimensión social es esencial, constitutiva del hombre. La socialización es la multiplicación de las relaciones de convivencia.
  • Saber aprender: desarrollar nuevos conocimientos, lo cual se relaciona también con la formación permanente y a lo largo de toda la vida, en todos los ámbitos de la misma: profesional y social.
  • Saber hacer con emprendimiento: Los educandos deben, así pues, evolucionar y ya no pueden considerarse mera transmisión de prácticas más o menos rutinarias, aunque estos conserven un valor formativo que no debemos desvalorizar sino que debe ir más allá, forjar un pensamiento para el emprendimiento, la actitud de emprendedor.

 7. Educación gamificada.

La Gamificación es convertir lo rutinario en algo lúdico o divertido, usando las técnicas y mecánicas de juegos que usualmente utilizamos en nuestro tiempo de ocio adaptándola para que el aprendizaje sea efectivo. Esta técnica es muy eficaz puesto que psicológicamente estamos más predispuestos a jugar y divertirnos. Ver Gamificación: el aprendizaje divertido.

7

La importancia del juego en el proceso educativo[6]

La gamificación promueve el desarrollo de habilidades cognitivas como la concentración o la memoria, además de capacidades psicomotoras al trabajar la destreza visual, la coordinación espacial y la discriminación perceptiva que potencia la autonomía, autocontrol y creatividad.

Psicológicamente, el pensamiento lateral se concibe como un pensamiento creativo, una forma de escapar a las ideas fijas. Es una habilidad mental adquirida que busca una solución mediante métodos no ortodoxos, que normalmente serían ignorados por el pensamiento lógico. Los que hoy somos educadores, no tenemos en cuenta las ventajas que ofrece el juego como técnica de aprendizaje:

  • Genera placer.
  • Moviliza al sujeto.
  • Desarrolla la creatividad, la curiosidad y la imaginación.
  • Activa el pensamiento divergente.
  • Favorece la comunicación, la integración y la cohesióngrupal.
  • Facilita la convivencia, etc.

La educación debe plantearse como un espacio donde el estudiante se desarrolle integralmente protagonizando un verdadero papel activo en ella. Un medio para lograrlo es la utilización de métodos que pongan en marcha procesos creativos, motivadores y significativos que propicien una enseñanza en la cual los estudiantes van resolviendo problemas, organizando ideas, entre otras; logrando así un aprendizaje agradable y profundo.

Los juegos le permiten al grupo (a los estudiantes) descubrir nuevas facetas de su imaginación, pensar en numerosas alternativas para un problema, desarrollar diferentes modos y estilos de pensamiento, y favorecen el cambio de conducta que se enriquece y diversifica en el intercambio grupal.

8. Educar en la responsabilidad social y ciudadana.

 Un octavo aspecto para una educación de calidad adaptada a nuestros tiempos es una educación concientizada en la responsabilidad social y ciudadana.

8

Hoy, más nunca es necesario que las escuelas fomenten valores para una persona integral con conciencia y responsabilidad social y ciudadana.

La escuela, como institución educativa, tiene que ser la formadora de esta conciencia social responsable entre los jóvenes de la actualidad, que se percaten de que son parte de una sociedad, que su identificación como individuos y todos sus logros son precisamente dentro de una sociedad, y que ellos son también responsables de lo que sucede dentro de ella.

Que la escuela misma es un grupo social y lo es no solamente porque en ella participan seres humanos, sino por su interacción y convivencia, y todos los que pertenecen a ese grupo son responsables de su desarrollo.

Estos jóvenes ahora estudiantes y futuros profesionales, son los que lograrán el cambiar y cimentar el cambio esperado en la sociedad en general, y promover el crear verdaderas instituciones socialmente responsables en donde el desarrollo humano sea el valor supremo, considerando el dinero como lo que realmente es, un recurso económico, un medio y no un fin.

En suma, darse cuenta de que somos seres sociales, y aprender a ser socialmente responsables.

La conciencia ciudadana se hace realidad asegurando instancias organizativas y cauces que garanticen el proceso de participación. La participación es una manera de entender la vida y las relaciones humanas, que posibilita convertir la escuela en un lugar donde se viven situaciones de vida democrática y se desarrollan las convicciones democráticas. Para ello, es necesario crear un clima de participación: un ambiente propicio para las relaciones interpersonales y grupales, que estimule el discernimiento con libertad crítica y autocrítica.

9. Educar para resolver problemas y Pensamiento Situacional.

Un noveno aspecto para una educación de calidad adaptada a nuestros tiempos es una educación que prepare al educando en la toma de decisiones ante problemas existenciales. Estos son desafíos, nos ayuda a crecer y fomentan un nuevo tipo de reflexión: Pensamiento Situacional.

a. Toma de decisiones y solución de problemas[7]

En cuanto a las decisiones, la vida del hombre está llena de situaciones en donde las decisiones deben tomarse cada día y en cada momento. Por eso, es importante en la educación actual: por la complejidad de nuestros tiempos y por los cambios vertiginosos que se suceden, educar en cuanto que un problema es para resolverse, para tomar decisiones y no para quejarse y anularse. Saber es importante, nos ayuda, pero aquí planteamos “la actitud ante el problema”.

9

Uno de los grandes inconvenientes del hombre actual es que, en muchas ocasiones, se vive determinadas experiencias vitales como un problema que te anula…te quiebra y no como una experiencia necesaria y enriquecedora de vida.

Por otro lado, la educación actual se suele entender como una competición por demostrar, ante los demás, el saber que se ha adquirido, donde lo que menos les importa es comprobar si ese conocimiento sirve para algo más que para aprobar un examen. Pero, en realidad, la educación debe entenderse como un elemento necesario y habitual en nuestras vidas, como una constante que permite que nos adaptemos permanentemente y evolucionemos como personas y como miembros de la sociedad.

En este contexto, uno de los temas es la necesidad de preparar a las nuevas generaciones para que sean capaces de resolver problemas y de tomar decisiones de manera informada y con fundamento. Debemos educar también para que las personas puedan analizar sus problemas y aprovecharlos para generar oportunidades.[8]

b. Educar con Pensamiento Situacional.

La inteligencia situacional es educar a la inteligencia para discernir las situaciones de vida cotidiana. El Pensamiento Situacional o Conciencia Situacional es una representación mental y comprensión de eventos vividos, gentes, interacciones, condiciones ambientales y cualquier otro tipo de factores de una situación específica que puedan afectar al desarrollo de mis actividades humanas, mi comportamiento, mis decisiones y mi propia personalidad. Formulado en términos simples en la consciencia situacional, la persona educada en este tipo de pensamiento, “sabe o prevé lo que ocurre para poder discernir lo que debe hacer”.

En términos de psicología cognitiva la consciencia situacional se refiere al contenido activo del modelo mental de un humano que toma decisiones de las tareas que tiene que llevar a cabo, el propósito de la consciencia situacional es permitir una forma de tomar decisiones apropiadas y efectivas. Logrando mantener la consciencia situacional se potencia la adquisición, la representación, la interpretación y la utilización de cualquier información relevante con el objeto de poner sentido a los eventos que ocurren, pudiéndose anticipar a los acontecimientos futuros y afrontar los problemas presentes, dando la capacidad de poder tomar decisiones inteligentes y de poder mantener el control en vista a su proyecto de vida y de su propia felicidad.

Aprender contenidos es importante que aún más si estos me brindan material para discernir mi entorno existencial y dar respuestas adecuadas.

10. Educar para un sentido existencial.

Un décimo aspecto para una educación de calidad adaptada a nuestros tiempos es una educación que oriente al educando a encontrar su vocación y sentido existencial a su vida.

Lo más importante en la educación, su objetivo final es quizás esta.

La persona dotado de libertad y con ella, cada uno, tiene que ir creando un “estilo de vida” original, único, tiene que “optar por una forma determinada de conducta en función de lo que pretenda realizar con su vida”. Aquello que le dé “Sentido a su vida”.

10

a. Enseñar a que la vida posee un sentido existencial.

Como educadores debemos enseñar a que los educandos tengan un cambio radical en su actitud hacia la vida. Tenemos que aprender por nosotros mismos y después, que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros. Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como en seres a quienes la vida les indaga continua e incesantemente. Nuestra respuesta educadora tiene que estar hecha no solo de palabras, sino de una conducta y una actuación orientada por valores. En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ella plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

Dichas tareas y, consecuentemente, el significado de la vida, difieren de una persona a otra, de un momento a otro, de modo que resulta completamente imposible definir el significado de la vida en términos generales. Nunca se podrá dar respuesta a las preguntas relativas al sentido de la vida con argumentos específicos. “Vida” significa algo muy real y concreto, que configura el destino de cada persona, distinto y único en cada caso. Ninguna persona ni ningún destino pueden compararse a otra persona o a otro destino. Ninguna situación se repite y cada una exige una respuesta distinta. Cada situación se diferencia por su unicidad y en todo momento no hay más que una única respuesta correcta al problema que la situación plantea.

b. Pedagogía de la Identidad y de la realización.[9]

Los seres humanos somos sujetos históricos, tenemos la capacidad de hacernos, construirnos y de hacer y rehacer permanentemente la sociedad. Vivir es hacerse, construirse, soñarse, inventarse, llegar a desarrollar todas las potencialidades.

La tarea esencial de la educación es recuperar su misión humanizadora, orientada a formar sujetos autónomos y ciudadanos de la nueva sociedad. Se trata, en consecuencia, de la creación continua de una nueva manera de ser persona.

Para ello, es necesario una pedagogía de la identidad y de la realización. Pedagogía que, en palabras de Mounier, despierte el ser humano que todos llevamos dentro, nos ayude a construir la personalidad y encauzar nuestra vocación en el mundo. Se trata de provocar la libertad de pensamiento y de expresión, y la crítica sincera, constructiva y honesta. Esto implica ayudar a cada educando a conocerse, valorarse y emprender el camino de su propia realización, lo que postula tiempos y espacios para el silencio, la reflexión y el cuestionamiento personal. Implica también conocerse y valorarse como parte de un pueblo, de un país, del que hay que recuperar la memoria histórica que posibilite una mejor comprensión del presente para la invención del futuro. La historia deja de ser un mero recuento de héroes y batallas, para pasar a ser la historia de un pueblo que camina en busca de su propia identidad.

Mensajes

[1] Conectivismo, ¿Un nuevo paradigma en la educación actual?, https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4966244.
Conectivismo: Una teoría de aprendizaje para la era digital, https://edublogki.wikispaces.com/file/view/Conectivismo.pdf.
[2] Educación para la salud, UNESCO, http://www.unesco.org/education/uie/confintea/pdf/6b_span.pdf
[3] Programa Educativo para promover la higiene personal en estudiantes del primer grado de educación secundaria en las instituciones educativas estatales de la provincia de Chiclayo. http://riuma.uma.es/xmlui/bitstream/handle/10630/7454/TDR_SANCHEZ_OLIVA.pdf?sequence=1
[4] El desarrollo sostenible comienza por la educación, UNESCO, http://unesdoc.unesco.org/images/0023/002305/230508s.pdf
[5] Ver Jonatan Bautista, El ABC del Aprendizaje Basado en Competencias, http://info.shiftelearning.com/blogshift/el-abc-del-aprendizaje-basado-en-competencias
[6]Chapouille, María Virginia, http://fido.palermo.edu/servicios_dyc/publicacionesdc/vista/detalle_articulo.php?id_articulo=1388&id_libro=10
[7]http://www.leonismoargentino.com.ar/INST283.htm
[8]Educar para resolver problemas, educar para plantearlos: http://www.laeducacioncuantica.org/educacioncuantica/SEducacionCuantica?PN=16&PE=2&WEBLANG=1&VOLNOT=noticia4&VOLTIP=1&VOLPAG=1&NOTICIA=747
[9] Colección programa internacional de formación de educadores populares, La educación popular y su pedagogía – Federación internacional Fe y Alegría
Anuncios
Publicado en Elaboraciones | Etiquetado | Deja un comentario

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad/TDA-H


Esta guía tiene un doble objetivo:

  1. Proporcionar al profesorado información sobre la naturaleza del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), de forma que ayude a comprender las características y necesidades educativas específicas que pueden presentar algunos alumnos y alumnas a lo largo de su proceso de aprendizaje.
  2. Ofrecer una serie de pautas y estrategias que orienten y apoyen al profesorado en la realización de los ajustes metodológicos y de evaluación que propicien el éxito
    escolar de todo su alumnado.

Indice:

  1. ¿Qué es el TDAH?
  2. Características y necesidades asociadas a TDAH
  3. Pautas para la respuesta educativa

Sin título

Para descargar el documento pulsar aquí.

Mafalda

Publicado en Biblioteca docente | Etiquetado | Deja un comentario

Escuela Inclusiva. Cuaderno Intercultural


La escuela inclusiva respeta el derecho de niños y niñas a crecer y recibir una educación de calidad en entornos de igualdad y diversidad, una diversidad que puede deberse a las diferentes culturas del alumnado, a sus diferentes capacidades o necesidades, a sus diversas pautas de comportamiento o a sus variados estilos de aprendizaje.

Índice:

  1. Aproximación a la escuela inclusiva.
  2. Estrategias, modelos y herramientas para la gestión de la diversidad.
  3. Diversidad y nuevas Tecnologías.
  4. Guías sobre educación inclusiva en castellano.

Para descargar pulsar en in.

Nota: Lo hipervínculos del documento son enlaces al documento correspondiente.

Autora: Rosana Larraz

Mafalda

Publicado en Biblioteca docente | Etiquetado | Deja un comentario

Aprendizaje Integral y Multidimensional: Aprendizaje formal + aprendizaje continuo + aprendizaje ubicuo + experiencia.


En este tema de aprendizaje integral y multidimensional se entrelaza varias dimensiones que componen un entretejido complejo.

Para recordar, en primer lugar, la primera multidimensión en el proceso enseñanza-aprendizaje, que señalamos en artículos anteriores, es:

  1. El trípode: familia, sociedad y escuela.

Hemos señalado que la persona no se educa solo en la escuela sino dentro de una estructura social multidimensional e interrelacional.

  1. Desde que nacemos nos educamos de nuestra familia[1] a través de las palabras, pero especialmente, de los ejemplos, de la relación afectuosa de sus integrantes, del juego, compartiendo y de diversas actividades en el hogar. Los padres no engendran una sola vez sino cada vez cada vez que educa haciéndolo crecer.
  2. También, se aprende de la sociedad[2] a través de sus pautas culturales, de actividades cívicas, de la red de relaciones personales como los amigos del barrio y de las actividades en instituciones como por ejemplo los clubes. Entre ambas, junto con el colegio, amplían su proceso de sociabilización.
  3. La escuela educa dentro de un contexto de actividades curriculares y extracurriculares y amplia el desarrollo de sociabilización que tiene su origen en la familia. En esta misma hemos, a su vez, distinguido tres dimensiones que hace a una educación integral:

3.1. El educando como persona biosíquica espiritual: ser-en-sí[3].
3.2. El educando con una historia pasada para construir su presente y forjar su futuro: ser-en-el-tiempo[4].
3.3. El educando como persona única y abierta a los demás: ser-con-el-otro[5].

II. El cuadrípode: Aprendizaje formal + aprendizaje continuo + aprendizaje ubicuo + experiencia.

Ahora, desarrollaremos otro multidimensión de un aprendizaje integral, que se ve más claramente en la formación profesional aunque no deja de lado la personal, y está relacionado con un aprendizaje permanente.

La escolarización no es la única forma aceptable de aprendizaje. Conocimientos y habilidades adicionales se deben adquirir a lo largo de toda tu vida. El aprendizaje permanente es un camino para los que tienen una actitud positiva hacia el progreso profesional y personal. El aprendizaje permanente conlleva una serie de beneficios para el crecimiento personal y profesional continuo.

Nos preguntamos, ¿Qué aprendizaje, porcentualmente hablando, incide más a nuestro aprendizaje global? Por ejemplo, ¿Cuánto más sabemos sobre nuestra profesión? ¿Por nuestro aprendizaje formal o por el continuo, por nuestra experiencia o por la experiencia de los demás?

Por ejemplo en nuestro caso docente, la educación formal, en un Instituto o en una Facultad, nos brinda muchos años de formación y lo que es importante: el título, que nos habilita a esta profesión. Es cierto, que al inicio de nuestro desempeño laboral lo que aprendimos formalmente constituye un 100% de nuestro aprendizaje profesional. Pero, a medida que van pasando los años en nuestro desempeño laboral nuestra experiencia y la experiencia de los demás van abriendo camino a nuevos conocimientos.

Por otro lado, los tiempos vertiginosamente cambiantes, nos lleva a completar nuestros conocimientos con un aprendizaje continuo, es decir, asociada a grupos y organizaciones de la comunidad y de la sociedad civil: cursos, conferencias, entre otros, y el autoaprendizaje.

Es cierto, que a medida que acumulemos años en nuestro desempeño profesional y acorde a nuestras inquietudes de un aprendizaje permanente el aprendizaje continuo y autoaprendizaje como nuestra experiencia y la de los demás van ganando terreno considerando, desde mi punto de vista, brindándonos un mayor porcentaje de conocimientos que lo que recibimos de nuestra educación formal. Por supuesto esto dependerá de nuestra motivación de un aprendizaje continuo y permanente a lo largo de nuestro desempeño laboral.

Podríamos decir, que la educación formal nos engendra como profesionales como un bebe recién nacido, ya formado como personas (profesionalmente) y habilitado para la misma pero crecemos en la madurez profesional con el aprendizaje continuo y con la experiencia.

  1. Aprendizaje formal nos brinda un conocimiento núcleo y nos habilita profesionalmente.

La educación formal es la educación regulada, intencional y planificada. Este tipo de educación se produce en espacio y tiempo concretos y además con ella se recibe un título. La educación formal la identificamos con la educación primaria, secundaria, estudios superiores.

Es la educación que se transmite en instituciones reconocidas, sobre todo el colegio en sus múltiples variantes, y que responde a un currículum establecido, normalmente controlado por el Gobierno u otras instituciones.

  1. La propia experiencia es el mejor aprendizaje.[6]

Solo a través de las vivencias, aceptando los errores y los fallos, podremos sacar nuestras propias conclusiones para seguir adelante.

Aprender es avanzar y crecer sorteando las dificultades y los obstáculos, reflexionando acerca de los fallos y superándolos. Vivir es experimentar, y esto forma parte de nuestra esencia humana, y de nuestro instinto de curiosidad.

Podríamos decir que la vida es un camino de aprendizaje, y que, la única manera de superarlo es viviendo.

Podemos mencionar dos tipos de aprendizajes. El aprendizaje por descubrimiento es aquel que se desarrolla al descubrir el mundo por uno mismo y siempre basado en la propia experiencia. Por otro lado, el aprendizaje significativo es aquel que se adquiere en base a los conocimientos ya adquiridos, ya que lo nuevo cobra sentido y significado al relacionarse con los conocimientos que ya disponemos.

Por esto, para aprender, tenemos que explorar, descubrir, fallar y acertar. Es decir, en muchas ocasiones, aprenderemos por ensayo y error, hasta encontrar el camino del éxito. Desde bien pequeños aprendemos más de nuestras propias vivencias que de los consejos adultos.

Ya que, al vivir la propia experiencia, la interiorizamos de forma significativa y profunda. Así, aunque esto nos lleve más tiempo y esfuerzo, sin ninguna duda, lo conservaremos toda la vida ya que la mayoría de estos aprendizajes quedaran en nuestra memoria acompañados de su respectiva huella emocional.

  1. Aprender de la experiencia de los demás.[7]

Cuánto más podemos aprender de nuestros compañeros que poseen más experiencia y conocimientos que nosotros. Por lo tanto, aprovechar los conocimientos y habilidades de tus compañeros de trabajo y aprender de ellos, así como vos también enséñales otra cosa. También podemos aprender aplicando otro tipo de habilidades como la Inteligencia emocional, y seguir el ejemplo de ellos para aprender nuevas formas de comunicación u otro tipo de habilidad. Además, de esta forma estaremos generando un vínculo más cercano y potenciando la relación.

Seguramente, tengamos compañeros que trabajan desde hace muchos años en la profesión y conozcan bien los pormenores de la misma que en la educación formal no te lo enseño.

A continuación, te presentamos cuáles son las características personales que debería tener uno para poder aprender de los compañeros de trabajo:

  • Ser curioso: Realizar preguntas a nuestros colegas para conocer sus métodos de trabajo y sus experiencias, es una buena manera de aprender nuevas cosas en nuestro lugar de trabajo.
  • Pedir prestado un material de estudio o de trabajo: Esto puede servir para conocer el método de aprendizaje del otro y acercarse de otra manera a los conocimientos similares.
  • Contribuir a los compañeros: No se limite solamente a escuchar y aprender de los otros, sino que también es bueno identificar cuáles son tus puntos fuertes y expresar libremente tus ideas a los demás.
  • Ser humilde: Todas las personas tenemos cosas que aprender y mejorar. Seguramente muchos de tus compañeros de trabajo tengan algunas de estas cosas, por lo que será bueno que te encuentres atento y aprendas de ellos.
  • Ser observador: Una buena forma de aprender es siendo observador y mirando. Por ejemplo, si sos docente, sería bueno que te sentaras en la clase de un docente importante para aprender sus métodos de enseñanza y ver cómo interactúa con al educando.
  • Escuchar: En el día a día, o en reuniones específicas de trabajo, muchos comparten sus materiales o experiencias de trabajo. Siempre será bueno que escuches con atención y retengas las buenas prácticas laborales. Así como es bueno escuchar, será bueno compartir para que otros compañeros se beneficien de escuchar tus propias experiencias.
  1. Aprendizaje continuo.

Se diferencia de la educación formal porque es un acto voluntario. Las personas pueden decidir que aprender según su contexto, su origen, historia del lugar en el que viven, los temas relacionados con el trabajo o básicamente cualquier cosa que desafíe sus mentes y de lugar a expandir sus horizontes.

Pero el aprender continuo no solo se trata de un aprendizaje cognitivo sobre lo que necesito como profesional, a nivel personal, entre otras. Sino que trata, también:

a. Aprender a ser: los educandos deben aprender a ser desde lo social y lo individual. Como persona única percibir su interioridad como un “yo”, fuente de mis actividades y responsable de sus opciones libres.

Nos referimos a la interioridad en cuando somos capaces de pensar y obrar conscientemente y de decidir de forma libre: autoconciencia y autodeterminación.

El educando como persona se convierte en algo más que un individuo, cada persona es igual a sí mismo.

El hecho de la libertad, es otro elemento, además de la interioridad, que fundamenta esta realidad, nos convierte en dueño de nuestra propia existencia y de poder moldearla, configurándola y diferenciándose de los demás“Yo soy yo y mis circunstancias”, escribía Ortega y Gasset en 1914.

b. Aprender a aprender: significa enseñar al educando a que se comprometa a construir su conocimiento a partir de sus aprendizajes y experiencias vitales anteriores con el fin reutilizar y aplicar el conocimiento y las habilidades en una variedad de contextos vitales. En la competencia de la persona son cruciales la motivación y la confianza.

La competencia de aprender a aprender, como todas las demás, por otra parte, implica desarrollar aspectos tanto cognitivos como emocionales. Desde luego, supone adquirir determinadas competencias metacognitivas, es decir, capacidades que permiten al educando conocer y regular sus propios procesos de aprendizaje. La autoestima, la capacidad de aceptar el rechazo que provoca el error, la tensión que implica mantener el esfuerzo son algunas de las dimensiones de aprender a aprender que con mayor claridad revelan su naturaleza emocional.

Hoy en día lo que una persona aprende en su vida escolar no le va a servir para su vida profesional, deberá actualizar sus conocimientos permanentemente y aprendiendo nuevas cosas. Desde esta perspectiva, los conocimientos se van haciendo obsoletos rápidamente y la renovación de los mismos debe actualizarse rápidamente. Nuestra realidad educativa es un sistema educativo que ofrece un período de formación sin vinculación con el trabajo, seguido de otro lapso extenso de desempeño profesional sin volver a la educación. Tenemos que pensar en sistemas educativos que permitan aprender a lo largo de toda la vida. Esto quiere decir que debemos enseñar a aprender más que enseñar contenidos, que no se niega que son importantes.

La institucionalidad escolar debe estar preparada para este reciclaje permanente. Es decir, sus contenidos, métodos y prácticas pedagógicas no pueden estar basados en la idea de dar información sino de enseñar a aprender.

c. Aprender a hacer: lo que implica adquirir una formación para poder desempeñar un trabajo y a la vez una serie de competencias personales, como trabajar en grupo, tomar decisiones, crear sinergias. Los educandos aprenden a desarrollar habilidades y destrezas, observando, experimentando y descubriendo todos los objetos que encuentra a su alrededor. Los educandos aprenden a hacer con sus más próximos, en la realidad cotidiana del hogar y de la escuela, cuando se le permite manipular, asociar y establecer relaciones entre diferentes elementos, estamos permitiendo que aprenda a hacer. La creatividad como capacidad creadora, que permite abrir hacia nuevas fronteras, se fomenta estimulando al educando a investigar, descubrir, explorar, experimentar, y en esta tarea pueden participar familia y escuela, por medio de estrategias innovadoras de trabajo común.

d. Aprender a convivir y trabajar en proyectos comunes: este es uno de los retos para este siglo, ya que la convivencia entre personas diferentes nos obliga a descubrir lo que tenemos en común y a comprender que todos somos interdependientes. Sin embargo, para descubrir al otro antes tenemos que descubrirnos a nosotros mismos. Para esto es necesario adquirir competencias, disciplina, método, y hábitos como el autoconocimiento, la empatía y la destreza social. Aprender a vivir en comunidad y favorecer una educación para la vida comunitaria, desde el ámbito familiar, es fundamental para el educando aprenda a ejercitar la participación, la cooperación, el diálogo y la toma decisiones consensuadas y compartir los conocimientos y la vida, de forma que luego sea capaz de transferir estos aprendizajes a otros contextos sociales.

  1. El futuro del aprendizaje deberá tener en cuenta un aprendizaje ubicuo.[8]

¿Qué es el aprendizaje ubicuo? Es la posibilidad de acceder a la información en cualquier lugar o cualquier momento, la interacción con pares y expertos y oportunidades de aprendizaje desde una variedad de fuentes.

Debido a la propagación de dispositivos portátiles y de redes inalámbricas, que proporciona los medios para aprender en el lugar y en el momento en que sea necesario, el aprendizaje está siendo integrado en el flujo de la actividad humana cotidiana. Este aspecto es importante para el ser humano actual. Anteriormente después de la educación formal obligatoria y profesional si la persona no continuaba su formación con el hábito de la lectura y, los más predispuestos, con la realización de cursos su formación se veía atascada. Pero, en la actualidad con el uso de dispositivos portátiles en sus manos y con esa Gran Biblioteca mundial alejandrina que es Internet nos permite aprender constantemente motivado por nuestra necesidades cotidiana  y, por qué no, a leer más que lo leíamos antes.

El acceso a un saber a través de la tecnología hace que el lema del “aprendizaje en la vida real” sea una realidad concreta a un nivel sin precedentes. Además, con la llegada de “la nube” y la posibilidad de una conectividad más o menos continua, la carga y descarga de información de todo tipo, la interacción con otras personas a un clic de distancia. Esto implica que no solo es aprender sino que incrementa y nos da otro modo de relacionarnos. La relación con el otro trasciende el espacio físico, del prójimo, del próximo del que me puedo relacionar dentro de márgenes espaciales. El aprendizaje ubicuo nos plantea, entonces, una nueva manera de aprender, de relacionarnos y una nueva dimensión de lo ubicuo que trasciende el espacio físico para pasar a lo virtual.

Nuestras nociones de “lugar”, y de lo que hace importante a un lugar, tendrán que ser repensadas. El lugar ya no es sólo la ubicación física, sino que se trata del lugar como un centro o base de información: vídeos, redes sociales, etc.

Incluso este tipo de oportunidades de aprendizaje formal y estructurado están cambiando con las tecnologías ubicuas y una cultura del aprendizaje distribuido socialmente, en cualquier lugar y en cualquier momento, como se observa por ejemplo, en el caso de las tareas escolares. Las escuelas deben ser conectadas de manera consciente a una serie de otros entornos de aprendizaje: el aprendizaje de la escuela sale a estos otros lugares, y el aprendizaje de estos otros lugares regresa a la escuela.

Los cambios tecnológicos afectan y son afectados de manera interactiva por una serie de otros cambios sociales y culturales — una cultura de la movilidad, de colaboración, de “info-entretenimiento”, videojuegos, redes sociales y de comunicación a escala mundial. No podemos mantener los márgenes espaciales y temporales que se adapten a nuestra conveniencia, o nuestras suposiciones sobre dónde y cuándo ocurre el aprendizaje.

  1. Conectivismo, un nuevo paradigma del aprendizaje actual.[1]

El conectivismos define que el aprendizaje es un proceso que ocurre en el interior de ambientes difusos de elementos cambiantes que no están completamente bajo el control de las personas.

“En su corazón, el conectivismo es la tesis de que el conocimiento está distribuido a lo largo de una red de conexiones, y por lo tanto el aprendizaje consiste en la habilidad de construir y atravesar esas redes”. Stephen Downes.

Desde mi perspectiva, el conectivismo debe tener dos tipos de conexiones en red:

  • La red humana: las relaciones personales, el trabajo cooperativo, en equipo. Lo que aprendo en mi entorno vivencial y relacional.
  • La red tecnológica: Internet, la biblioteca mundial digitalizada, que ha y que saber buscar, seleccionar, analizar y adecuar la información que me proporciona.

Será muy interesante observar el papel que a partir de ahora van a ir tomando las interacciones entre docentes y educandos dentro de los procesos formales de aprendizaje, y los recursos que van a empezar a utilizarse para optimizar estos procesos. El docente, que antes era prácticamente la única fuente de conocimiento para los educandos, ahora poco a poco ha de pasar a parecerse más a un guía, una figura de referencia que abra las puertas a los educandos a su propia autonomía y emancipación, la capacidad de crear conocimiento gracias a la doble vía asimilación – exposición que caracteriza el aprendizaje basado en el colectivo, tanto el del grupo de clase como el colectivo global que es Internet. Este ciclo de desarrollo del conocimiento permite a los aprendices mantenerse actualizados en el campo en el cual han formado conexiones.

Por tal razón el conectivismo tienen las siguientes apreciaciones:

  • Las herramientas aumentan la habilidad de interactuar con los demás, son extensiones de la humanidad, aumentando la habilidad para externalizar el pensamiento en formas que se pueden compartir con otros, como el trabajo socio-cultural de Vygotsky.
  • La naturaleza contextual /situacionado del aprendizaje.
  • El aprendizaje ubicuo.
  • La teoría del aprendizaje social, se puede partir del énfasis en la autoeficacia, Bruner, Vygotsky, y otros.
  • La visión epistemológica: toda la teoría del aprendizaje tiene sus raíces en la epistemología.

Las redes son importantes en todos los aspectos de la sociedad, no sólo en educación, pero las redes han existido siempre. Como dice Barabási, las redes están en todos lados, sólo necesitamos tener el ojo acostumbrado a ellas; lo particular es:

  • Conectivismo es la aplicación de los principios de redes para definir tanto el conocimiento como el proceso de aprendizaje. El conocimiento es definido como un patrón particular de relaciones y el aprendizaje es definido como la creación de nuevas conexiones y patrones como también la habilidad de maniobrar alrededor de redes/patrones existentes.
  • El Conectivismo aborda los principios del aprendizaje a numerosos niveles: biológico -neuronal, conceptual, social -externo.

Entonces, en el conectivismo es la misma estructura de aprendizaje la que crea conexiones neuronales, se pueden encontrar en la forma de vincular ideas y en la forma en que se conectan con las personas y a las fuentes de información. El Conectivismo se enfoca en la inclusión de tecnología como parte de nuestra distribución de cognición y conocimiento, el conocimiento reside en las conexiones que formamos, ya sea con otras personas o con fuentes de información como bases de datos.

El conectivismo reconoce la importancia de las herramientas como un objeto de mediación en el sistema del desarrollo de actividades, pero luego se extiende sugiriendo que la tecnología desempeña un papel central en la distribución de la identidad, la cognición y, por ende, el conocimiento. Mientras que otras teorías prestan atención parcial al contexto, el conectivismo reconoce el carácter fluido del conocimiento y de las conexiones basadas en contexto. Como tal, se hace cada vez más vital las interacciones con los demás y el contexto en que surgen esas interacciones; el contexto aporta tanto a un espacio de conocimientos conexión/intercambio como lo hacen las partes implicadas en el intercambio. El entendimiento, coherencia, racionalización y significado son elementos importantes en el constructivismo, en menor medida en el cognitivismo, para nada en el conductismo. Sin embargo, en el conectivismo, sostenemos que el rápido flujo y la abundancia de la información hacen que estos elementos tengan importancia crítica. El conectivismo encuentra sus raíces en el clima de abundancia, de rápido cambio, diversas fuentes de información y perspectivas, y la necesidad crítica de encontrar una forma de filtrar y encontrar sentido al caos. Como tal, la centralidad interconectada del conectivismo permite una ampliación de la abundancia y la diversidad.

Mapas para entradas

Mensajes
[1] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2017/10/10/aprendizaje-integral-y-multidimensional-la-familia/
[2] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2017/10/22/aprendizaje-integral-y-multidimensional-la-sociedad/
[3] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2017/10/28/aprendizaje-integral-y-multidimensional-la-escuela-1o-parte/
[4] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2017/11/03/aprendizaje-integral-y-multidimensional-la-escuela-2o-parte/
[5] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2017/11/05/aprendizaje-integral-y-multidimensional-la-escuela-3o-parte/
[6] https://lamenteesmaravillosa.com/la-experiencia-mejor-aprendizaje
[7] http://noticias.universia.com.ar/practicas-empleo/noticia/2016/10/24/1144873/podemos-aprender-companeros-trabajo.html
[8] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/12/08/el-futuro-de-la-formacion-docente-tendra-que-abordar-el-aprendizaje-ubicuo/

 

Publicado en Elaboraciones | Etiquetado | Deja un comentario

Aprendizaje Integral y Multidimensional. La escuela. (3º parte)


En este artículo desarrollamos un tercer aspecto para un aprendizaje de tipo integral y multidimensional desde la escuela considerando al educando como una persona única y abierta a los demás. De esta manera, abarcamos los tres aspectos para una educación integral y multidimensional desde la escuela.

  • El educando como persona biosíquica espiritual: ser-en-sí.
  • El educando con una historia pasada para construir su presente y forjar su futuro: ser-en-el-tiempo.
  • El educando como persona única y abierta a los demás: ser-con-el-otro.

Este hecho es fundamental de la existencia: la apertura a los demás y la interioridad única es el secreto, la clave de la realización de la persona.

III. Cada educando es una persona única y la Convivencia con el otro que es tú.

  1. Enseñar al educando que posee un Yo único.

La capacidad de reflexión de la persona brinda una interioridad y el hecho de ser la persona un “yo” que se percibe como fuente de sus actividades, responsable de sus opciones libres, y como sujeto, centro consciente de atribución de todas las realidades que constituyen su ser.

Esto nos da una “subjetividad” que hace que el Yo pueda sentir mis vivencias como el otro; que yo pueda ver el mundo desde mi punto de vista y tú desde el tuyo.

Nos referimos a la interioridad cuando somos capaces de pensar y obrar conscientemente y de decidir de forma libre:

  1. Autoconciencia, o autopresencia: es característico de una persona ya que no solamente sabe (conoce), sino que “sabe que sabe”, se da cuenta de que obra y que obra porque decide hacerlo. Más aún, se da cuenta de sí mismo y atribuye a su yo todas sus actividades.
  2. Autodeterminación: capacidad que tiene la persona de realizarse (perseguir la felicidad) saliendo por sí mismo de la indeterminación en que ordinariamente lo llevan los motivos que tiene para obrar: eso que llamamos libertad.

Esta interioridad fundamenta la unicidad de la persona. Yo, o mi Yo, no “es un ser fotocopiado” o escaneado de una especie determinada, sino que cada uno tiene una manera única de ser persona.

Cada uno de nosotros realiza la especie “persona” de un modo irrepetible e irremplazable. Cada persona es igual a sí mismo, soy único en ser yo y sólo una vez.

El hecho de la libertad, es otro elemento, además de la interioridad, fundamenta la unicidad de la persona. Esto es debido que ser convierte en ser dueño de su propia existencia y de poder moldearla, configurándose y diferenciándose de los demás. “Yo soy yo y mis circunstancias”, escribía Ortega y Gasset en 1914[1].

  1. Enseñar al educando que la convivencia con el otro es un hecho fundamental de nuestra autorrealización.

Ser personas nos hace seres dialogales. El hecho del diálogo en todos los niveles y para los emprendimientos más diversos y el fenómeno de la socialización, han llevado a la conclusión de que la dimensión social es esencial, constitutiva de la persona. La socialización es la multiplicación de las relaciones de convivencia.

El “ser-en-el-mundo-con-otros” es un hecho relevante en nuestras vidas. Nuestra vida surge de la comunión del amor de dos personas. Si no fuera por esta comunión no seríamos. El ser humano después de nacer es el viviente, quizás, más desprotegido y dependiente del cuidado del otro.

La transcendencia del “tu” (que es más que “otro”) es la verdad más profunda de la persona. Existir es co-existir. “El hecho fundamental de la existencia es la persona con la persona”[2]. La persona es un “ser para el encuentro”: sólo comprende su misterio cuando encuentra al otro hombre y crea con él una relación interpersonal[3].

Este aspecto es esencial en el concepto de escuela, especialmente desde una perspectiva inclusiva, ya que la misma es por excelencia convivencia, ser-con-vos, ser-para-el-encuentro.

En mi opinión, siguiendo el mismo hilo conductor de la relación, somos-con-otros-en red. Lo que bueno o malo que hacemos al otro, “Tú”, repercute en la red relacional de alguna manera y, también, tiene repercusión en el tiempo relacional.

  1. Enseñar al educando que “existir” es “coexistir”.

“La persona se torna un yo a través del tú”[4]. La persona no tiene primero relación a sí mismo y luego, en un segundo momento, relación al tú del otro. No; el yo se autoconoce al mismo tiempo que entra en relación con los demás.

Decimos que el “nosotros” es la matriz y el ámbito constitutivo de las personas: el yo es “yo” en el nosotros, y el tú es “tú” en el nosotros. “El otro no es un límite sino un manantial del yo”[5].

En síntesis: la persona es un “ser-cabe-sí’, un “ser-junto-a-sí” o un ser que está consigo, que posee de autoposesión: está presente a sí mismo por la reflexión; y autodeterminación: dispone de sí mismo por la libertad. Pero sólo se puede entender en relación recíproca con el tú, y, a través del tú, con el nosotros. Para la persona “existir” es “coexistir”.

  1. La Dimensión dialogal con el tú. Pedagogía de palabra y del amor.

Citaremos dos elementos claves para fundamentar esta dimensión dialogal: la palabra y el amor. Elementos, también, claves para una educación inclusiva

a. La palabra es propio de la persona, va de persona a persona. Siempre hablamos “con” otros “sobre” algo.

La palabra descubre mi existencia desde mi nacimiento cuando mi madre menciona mi nombre. La palabra despierta, también, nuestros afectos. La palabra tiene vida en nosotros en el seno de nuestra madre cuando nos habla con ternura. Científicamente está comprobado la importancia de la palabra ante de nuestra gestación.

La persona no descubre su propio yo (su autoconciencia) ni se personaliza sin la llamada del otro. La palabra identifica a la comunidad, al Yo-con-vos a través de un determinado lenguaje: elemento fundamental de un espacio cultural.

La palabra no es solamente para comunicar, que es mucho, sino además, es un instrumento de encuentro y un medio de personalización. El espíritu humano se realiza lingüísticamente. Por la palabra se realiza el yo-tú en una nueva vida de comunión.

El niño nace “antes de tiempo” y es reengendrado en el seno de la sociedad a través de la palabra, para llegar a ser hombre.

Qué linda expresión para ser aplicada a la educación. La escuela inclusiva es seno maternal que reengendra humana y culturalmente al educando.

b. Pero el amor, el amor amistad que corresponde al amor que recibimos de los otros y el amor que entregamos a los demás, fundamenta que la persona no se realiza en el encierro del yo, sino en la apertura al tú.

Este amor realiza el paso “del yo al nosotros”. El amor tiene un objeto, y ese objeto es el tú. Y por medio de ese amor además de aportar plenitud al otro retorna a nosotros (aún sin ser correspondido) a la misma persona que lo originó, forjando la personalidad madura que logra cierta plenitud del ser. Por eso, el amor tiene sentido más allá de ser correspondido porqué el que ama es el primer beneficiario: lo lleva a la plenitud de ser.

La persona que ama genera una comunión en el otro, el tú. Si este es recíproco genera una UNIÓN que da sentido pleno a esta comunión; pero son dos personas. Si esta idea la expandimos en red logramos una verdadera comunidad.

Esta idea es base para forjar una verdadera comunidad escolar. Es la clave que subyace en la idea de una escuela inclusiva.

La fenomenología del amor lleva a esta conclusión:

Para ser yo mismo necesito de los otros. No me realizaré como persona en su plenitud, si no recibo de los demás su respeto, su estima, su admiración, su amor, su reconocimiento, su compañía.

Es una extraña necesidad la persona, que para hacer su propia valoración necesita que otros lo valoricen, necesita para descubrirse, mirarse en el espejo de los demás. Necesita que otros lo miren.

Pero sobre todo necesito dar yo algo a los demás. Crece mi personalidad en la medida en que salgo de mí mismo para darme a los otros, para escucharles, prestar atención a su vida, situarme en su punto de vista, servirles, ayudarles a ser más libres y a crecer por sí mismos. El amar al otro me arranca de la propia subjetividad, desata mis fuerzas creadoras y las pone al servicio del reconocimiento de los demás.

“Para vivir con sentido, debemos ser nosotros mismos el sentido de la vida para otros”[6].

  1. La Dimensión Sociopolítica. Pedagogía del diálogo y la participación.[7]

Se trata de llegar a ser genuino ciudadano, preocupado y comprometido con el bien común, con lo público.

La formación de la dimensión sociopolítica implica desarrollarlas competencias necesarias para la convivencia y el ejercicio de una ciudadanía activa y responsable. Competencias comunicativas, de escucha y diálogo. Competencias para tomar decisiones y evaluarlas, argumentar y defender su postura, valorar la diversidad y saber llegar a acuerdos. Competencias para vivir y trabajar juntos a los que son diferentes, para ser capaces de valorar y de respetar la diversidad de costumbres y opiniones. Competencias para resolver los conflictos mediante la negociación y el diálogo, de modo que todos salgan beneficiados de él, tratando de convertir la agresividad en fuerza para la creación y la cooperación. Competencias para interactuar con los otros diferentes, para valorar y aceptar las diferencias culturales, de raza y de género, sin convertirlas en desigualdades. Competencias para tratar con cortesía, para colaborar, es decir, trabajar juntos, para decidir en grupo, para considerar los problemas como retos a resolver y no como ocasiones para culpar a otros. Competencias para el servicio y la solidaridad y para oponerse a todo lo que amenaza e impide la vida: injusticia, desigualdad, discriminación, manipulación, conformismo, violencia, corrupción, entre otros.

Para educar la dimensión sociopolítica, se requiere de una pedagogía del diálogo y la participación. El ser humano se hace persona en diálogo con su mundo y con los otros. El diálogo implica búsqueda permanente, creación colectiva. Dialogar supone aceptar que toda persona sabe, que no todos saben lo mismo, y que estos saberes necesitan relacionarse y confrontarse para que de ellos nazca un nuevo saber, diferente a lo que se pensaba al comienzo. Por eso, es importante nuestra propuesta de realizar “diálogos socráticos”. (Ver: https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2015/10/24/eldialogo-socratico-en-el-contexto-de-una-educacion-inclusiva-integral-y-de-calidad/)

El diálogo implica problematizarse, hacerse preguntas. El diálogo en los espacios educativos sólo es posible en un ambiente de respeto, confianza, escucha y humildad, para reconocer que la verdad se va haciendo y construyendo en el compartir de ideas, reflexiones, investigaciones y experiencias.

Por otra parte, el diálogo verdadero es una práctica no exenta de conflictos, ya que no suele establecerse desde las coincidencias, sino desde las opiniones, puntos de vista, valoraciones y proyectos diferentes. De ahí que la pedagogía del diálogo debe asumir también la pedagogía del conflicto y la negociación, como medios para superar las diferencias y construir acuerdos básicos para la acción colectiva.

Para gestionar educativamente los conflictos hay que vivirlos en términos de lealtad y de disponibilidad a la autocrítica, para así superar los prejuicios y suposiciones.

El verdadero diálogo implica la participación y la cooperación. El hecho educativo debe convertirse en un hecho comunicativo y comunitario. Se educa en comunidad, con la comunidad y para la comunidad. El equipo, y no el individuo aislado, debe ser la unidad educativa básica y medio principal para el desarrollo de la dimensión sociopolítica. Equipo directivo, de educadores, educandos, miembros de la comunidad. Toda la escuela se transforma en un equipo, unidos en la identidad y en la misión, en el que cada uno asume su tarea con entera responsabilidad, cuida y se preocupa por todos los demás.

Todos aprenden y aprenden de todos: aprenden a compartir, a ser solidarios, a resolver los problemas y los conflictos mediante la negociación y el diálogo, a comprometerse en la búsqueda del bien común.

Para una educación genuinamente democrática y gestora de democracia se debe optar por una gestión democrática en la dirección de las escuelas, constructora de organización, centrada en lo pedagógico y con un liderazgo educativo compartido. (Ver: https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2015/07/10/gestion-educativaestrategica-gestion-necesaria-para-una-educacion-inclusiva-2/)

La gestión democrática se hace realidad asegurando instancias organizativas y cauces que garanticen el proceso de participación. Sin participación es impensable una gestión democrática. La participación es una manera de entender la vida y las relaciones humanas, que posibilita convertir la escuela en un lugar donde se viven situaciones de vida democrática y se desarrollan las convicciones democráticas. Para ello, es necesario crear un clima de participación: un ambiente propicio para las relaciones interpersonales y grupales, que estimule el discernimiento con libertad crítica y autocrítica.

La participación en las estructuras de dirección de la escuela y programas educativos busca promover valores en tres ámbitos. En lo personal, la participación promueve el desarrollo integral de los actores del proceso educativo: criticidad, creatividad, solidaridad y compromiso. En lo social, favorece el pluralismo, las instancias de organización social, la capacidad de convocatoria y los vínculos comunitarios. Y en lo institucional, ofrece un testimonio coherente que asegura la permanencia de la identidad y unidad de la institución con flexibilidad histórica.

La dirección democrática concibe su trabajo como una tarea de equipos con el consiguiente reparto de responsabilidades y funciones. Se basa en la participación y el desarrollo coordinado de la acción y se asume como una forma compartida de tomar decisiones. Conlleva el pensar la escuela  o el programa educativo como tarea colectiva para convertirlo en el lugar donde se analiza, discute y reflexiona conjuntamente sobre lo que pasa y sobre lo que se quiere lograr. Busca romper la fragmentación de las intervenciones de los agentes educativos y convoca a todos a la construcción del proyecto educativo, concibiendo la escuela como unidad funcional de acción, planificación, evaluación, cambio y formación. Es el camino para saltar de la cultura de la subordinación a la cultura de la coordinación.

La finalidad de la organización es el crecimiento de los actores: educandos, padres y madres, miembros de la comunidad, educadores, y se concreta en la construcción delos equipos de trabajo. Sus actuaciones deben centrarse en actividades pedagógicamente ricas como la coordinación del proyecto, el estímulo, motivación y formación de los educadores, la cohesión de los equipos, el fomento del entusiasmo y la innovación, la preocupación por la calidad. El liderazgo pedagógico convoca a todos a la integración en un proyecto común que se elabora y desarrolla en colaboración.

Las tres grandes funciones del ejercicio del liderazgo son: definir, apoyar y sostener unos fines y metas educativos; desarrollar y mantener el sentido de comunidad; y promover innovaciones sobre bases sólidas y el desarrollo profesional y organizativo del centro o programa educativo.

 Mafalda

[1] ORTEGA Y GASSET J., “Meditaciones del Quijote”, Madrid, 1975, p. 30.
[2] BUBER M.,.”¿Qué es el hombre?”, México, 1960, p. 147
[3] ROF CARBALLO, “El hombre como encuentro”, Madrid, 1973, pp. 24-25.
[4] BUBER M., “Yo y tú”, Buenos Aires, 1967, p. 34.
[5] NEDONCELLE M., “La reciprocidad de las conciencias”, Paris, 1942, p. 67.
[6] KWANT R„ “Filosofía social”, o.c, p. 88.
[7] En este aspecto, el pedagógico, hacemos referencia a la “Colección programa internacional de formación de educadores populares, La educación popular y su pedagogía – Federación internacional Fe y Alegría” y reflexiones personales

 

Publicado en Elaboraciones | Etiquetado | 1 Comentario

Aprendizaje Integral y Multidimensional. La escuela (2º parte)


En el artículo anterior desarrollamos sobre que debe tener en cuenta la escuela para un aprendizaje de tipo integral y multidimensional considerando al educando como una persona psicofísico espiritual. Este aspecto abarca al educando como ser-en-sí. Pero, hay otras dimensiones dentro de la realizad humana que hay que incluir para un proceso de enseñanza-aprendizaje multidimensional: considerar al educando como ser-en-el-tiempo. Y en este vivir en el tiempo el educando en comunión relacional posee una historia y es capaz de realización.

II. El educando posee una historia y es capaz de realización[1]

Otro aspecto importante a considerar es que somos seres históricos y capaces de realización. El educando no es algo ya hecho, como algo dado sino una posibilidad de realización. Y esto se debe a su historicidad. Estas características son importantes para la educación. Si no tenemos una capacidad de realización a través del tiempo no podemos educarnos.

La historicidad del educando no es solo tener en cuenta su historia pasada sino, también, su proyección futura: su vocación.

No podemos educar sino conocemos al educando, su vida: debilidades (problemas, sufrimientos y angustias) y fortalezas (talentos, habilidades y aptitudes). Debemos sanear las primeras y fortalecer las segundas.

 

  1. Educar para asumir que soy Yo por mis decisiones ante las circunstancias: historia personal.

El educando es un “ser en devenir”: está en marcha. Esto es esencial en nuestro existir. Ser-en-el-tiempo quiere decir intrínsecamente temporal, desplegándonos entre un “antes” y un “después”.

Este antes y este después no se mide como el reloj, depende de cómo lo vivamos: inquietudes, objetivos, anhelos, nuestros proyectos de vida, nuestro sentido de la vida.

Esta realidad nos hace personas en continua situación de decidir, de autodeterminarnos. Somos seres-en-constante-decisión. Aunque no queramos hacerlo lo estamos haciendo ya que esta es nuestra situación existencial.

Yo ahora soy lo que soy por mis decisiones ante las circunstancias, pero podría ser de mil maneras diferentes, pero en el fondo sería Yo mismo. Ortega y Gasset decía “Yo soy yo y mis circunstancias”[2]

El hombre está siempre motivado desde el pasado que se hace presente mediante el recuerdo y proyectado hacia un futuro cargado de esperanzas.

Nuestra historia es una historia-con-otro. La historia-con-otro forja la cultura de un pueblo y nos vincula con el tú del pasado que me enriquece.

  1. Para aplicar en el aula: “Viaje a mi historia”.

“Viaje a mi historia” es una guía que ofrece a los educadores herramientas y recursos para desarrollar el trabajo de reconstrucción de la historia de vida de nuestros educandos. Es importante que a muchos educandos con situaciones de vida conflictivas se les dé la oportunidad de tratar sus orígenes, se les explique de la manera mejor posible por qué han llegado a esa situación y cuál va a ser su futuro. En definitiva, ayudarles a reconstruir la historia de sus vidas registrando hechos y acontecimientos significativos acerca de sí mismos, de sus familias de origen y del lugar y las personas con las que viven; hechos y recuerdos de sus orígenes y de cómo eran en el pasado; de cómo son en el presente, de cuáles son sus gustos, temores y aspiraciones, y de los cambios que se están produciendo en sus vidas y que les afectan de manera directa.

Esta guía proporciona información, orientaciones prácticas y recursos para que los docentes puedan acceder a la información básica sobre el trabajo de historia de vida.

Descargar:

Además:

  1. Enseñar al educando que es un ser con capacidad de realización: vocación.

Cada educando es único y se va haciendo más único por su capacidad de realización. Su naturaleza es como “el diario íntimo”, pero vacío que debe llenar sus hojas cada día. Se presenta como una tarea, una llamada, una vocación.

No se aprende solamente contenidos conceptuales y procedimentales, sino que también se aprende a aceptar su pasado, se aprende de las posibilidades que le da la escuela en comunión con otros para proyectarse en el futuro. La escuela corrige defectos de una historia personal pasada al orientar el presente del educando y lo acompaña para que sepa caminar por sí mismo en futuro de su vida.

La educación educa en valores, aquellos que hacen a la su propia realización personal como los que afianzan la relación comunitaria.

  • La educación incluye los contenidos adquiridos, sus valores y riquezas personales como trampolín para adquirir los nuevos contenidos orientados a su realización personal.
  • Entre los conocimientos básicos con los específicos orientados al futuro laboral y a su vida personal y comunitaria.

La educación respeta su historia pasada para construir su presente y forjar su futuro.

  • Entre lo que el educando necesita ahora, considerando su historia, en vista a su futuro.
  • La escuela educa las consecuencias de su pasado, utiliza las riquezas adquiridas anteriormente. Lo bueno y lo malo lo toma, lo malo para corregirlo y lo bueno para incrementarlo.
  • La escuela educa partiendo de sus conocimientos actuales, de sus motivaciones y actitudes presentes.
  • La escuela educa mirando el futuro del educando, lo que pretende como persona y ciudadano. Cada docente planifica con determinados objetivos a alcanzar, con determinadas expectativas de logro.

Ver:

  1. Enseñar al educando para que descubra el sentido de su vida.

El sentido de la vida difiere de una persona a otra. Por eso, lo que importa no es el sentido de la vida en términos generales, sino el significado concreto de la vida de cada educando en un momento dado. No deberíamos buscar un sentido abstracto a la vida, pues cada uno tiene en ella su propia misión que cumplir; cada uno debe llevar a cabo un cometido concreto, su vocación.

Por tanto ni puede ser reemplazado en la función, ni su vida puede repetirse; su tarea es única como única es su oportunidad para instrumentarla.

Como quiera que toda situación vital representa un reto para el educando y le plantea un problema que sólo él debe resolver, la cuestión del significado de la vida puede en realidad invertirse. En última instancia, el educando no debería inquirir cuál es el sentido de la vida, sino comprender que es a él a quien se inquiere. En pocas palabras, a cada persona se le pregunta por la vida y únicamente puede responder a la vida respondiendo por su propia vida; sólo siendo responsable puede contestar a la vida. De modo que el “sentido de la vida” es la esencia íntima de la existencia humana está en su capacidad de ser responsable.

  1. Pedagogía de la Identidad y de la realización.[3]

Los seres humanos somos sujetos históricos, tenemos la capacidad de hacernos, construirnos y de hacer y rehacer permanentemente la sociedad. Vivir es hacerse, construirse, soñarse, inventarse, llegar a desarrollar todas las potencialidades. En la actualidad, el conformismo, el gregarismo y la imitación se imponen a través de la publicidad, el consumo y los medios de comunicación. Se hace lo que hace la mayoría, lo que nos indica que hay que hacer. No hay metas, objetivos, sueños, ideales, proyecto. Por eso, es objetivo de la educación es orientar al educando a una vocación de los seres humanos como constructores y transformadores del mundo.

La tarea esencial de la educación es recuperar su misión humanizadora, orientada a formar sujetos autónomos y ciudadanos de la nueva sociedad. Se trata, en consecuencia, de la creación continua de una nueva manera de ser persona.

El ser humano se humaniza humanizando el mundo. La formación de la dimensión histórica supone garantizar las competencias esenciales para que los educandos sean capaces de leer críticamente las historias oficiales organizadas en torno a héroes y batallas que ocultan la vida, los esfuerzos y el hacer histórico del pueblo. Competencias para que se asuman como sujetos históricos, conscientes de su propia singularidad y de su propio estar en el mundo, pertenecientes a una familia y un pueblo determinado que deben valorar. Competencias para que sean capaces de recuperar la memoria histórica y se asuman como constructores de una historia siempre inacabada y se comprometan con entusiasmo y esperanza en la gestación de una sociedad igualitaria y participativa.

El desarrollo de la dimensión histórica implica una pedagogía de la identidad y de la realización. Pedagogía que, en palabras de Mounier, despierte el ser humano que todos llevamos dentro, nos ayude a construir la personalidad y encauzar nuestra vocación en el mundo. Se trata de provocar la libertad de pensamiento y de expresión, y la crítica sincera, constructiva y honesta. Esto implica ayudar a cada educando a conocerse, valorarse y emprender el camino de su propia realización, lo que postula tiempos y espacios para el silencio, la reflexión y el cuestionamiento personal. Implica también conocerse y valorarse como parte de un pueblo, de un país, del que hay que recuperar la memoria histórica que posibilite una mejor comprensión del presente para la invención del futuro. La historia deja de ser un mero recuento de héroes y batallas, para pasar a ser la historia de un pueblo que camina en busca de su propia identidad.

Esta perspectiva histórica que busca la propia identidad, no puede dejar de lado la perspectiva cultural, como sistema de significación y comprensión de la misma. Al decir “pedagogía de la identidad”, estamos indudablemente aceptando que existe una pedagogía de las formas culturales en donde se forja la identidad. Si el concepto “cultura” nos permite equiparar la educación a otras actividades culturales, el concepto “pedagogía” permite que se realice la operación a la inversa, es decir, las otras actividades culturales son también pedagógicas. Por lo tanto, lo cultural se vuelve pedagógico y la pedagogía se vuelve cultural.[4]

Mafalda

[1] Gastaldi, Ítalo, El hombre Un misterio, Ed. Don Bosco,
[2] ORTEGA Y GASSET J., “Meditaciones del Quijote”, Madrid, 1975, p. 30
[3] Colección programa internacional de formación de educadores populares, La educación popular y su pedagogía – Federación internacional Fe y Alegría
[4] Aprendizaje Integral y Multidimensional. La sociedad. https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2017/10/22/aprendizaje-integral-y-multidimensional-la-sociedad/
Publicado en Elaboraciones | Etiquetado | 1 Comentario

Aprendizaje Integral y Multidimensional. La escuela (1º parte)


En este artículo no se pretende desarrollar sobre la estructura curricular o extracurricular que debe poseer la escuela actual sino lo que debe tener en cuenta para un aprendizaje de tipo integral y multidimensional considerando al educando como una persona psicofísica espiritual. Pero este aspecto, la persona como ser-en-sí no abarca toda la realidad de la misma ya que no consideramos, en este artículo, como un ser-en-el-tiempo (historia personal y vocación) como, tampoco, un ser-con-el-otro (tú). Estos aspectos lo dejaremos para más adelante.

 

I. Se enseña a una persona como un ser psicofísico espiritual.

Comenzar a desarrollar una perspectiva integral del educando nos sirve para llegar a comprender como debe ser el proceso de enseñanza y aprendizaje de nuestras escuelas. Si no partimos de una adecuada “visión antropológica” no acertaremos en el modo de concebir la educación inclusiva e integral y, por tanto, de organizarla, de conducirla, de gestionarla, de planificar adecuadamente las estrategias de enseñanza.

La persona (y por lo tanto el educando) es un ser psicofísico espiritual conformando un solo ser-en-sí.

  • Es innegable que existe en el hombre única actividad humana, que es “unitariamente sicoorgánica en todo, absolutamente en todos sus actos[2]. X. Zubiri, define al hombre como “inteligencia sentiente”, ya que el hombre se manifiesta intelectivo y sensitivo al mismo tiempo, unitaria y totalmente.
  • La persona no “tiene” psique y cuerpo, sino que “es” psico-orgánico. Ahora bien, si hay una sola actividad humana, hay un solo ser humano, porque el obrar es una manifestación, una expresión del ser.
  • Es evidente que no “tengo” cuerpo y alma, como quien tiene un reloj o una camisa, sino que soy realmente somático y psíquico. Porque mi “yo” es un yo “corporizado”.

La persona llega a la reflexión, a la autoconciencia: es un ser que “está consigo“, goza de autopresencia y autodeterminación del propio obrar. El hecho de estar “en sí” y “para sí’ no lo convierte en una conciencia cerrada sino que la persona es el único ser que está abierto conscientemente a los demás seres y especialmente a las demás personas. Somos “autopresencia en la presencia del otro[3].

La enseñanza debe tener en cuenta estos principios descritos:

  • Cada persona es única y es bio-psíquico espiritual.
  • Es autopresente (reflexivo) y autodeterminante (libre).

El educando es persona sujeto de derechos, respeto y dignidad independientemente de su raza, creencias, condición social, etc. Esto último, son accidentes o características individuantes en la vida del educando, pero no es lo esencial.

  1. Ya desde el punto de vista de la inteligencia hay una perspectiva multidimensional que hay que considerar desde la educación:

¿Qué aporta la educación de cada tipo de inteligencia a nuestra persona?

Inteligencias

Porqué enseñar un pensamiento crítico para captar una realidad compleja: Pensamiento complejo.

La interpretación del mundo y de nuestra realidad circundante no es simplista, no se agota desde una perspectiva ideológica, política, científica, religiosa, cultural, entre otras. La misma es de interpretación complicada, entramada con componentes interrelacionados y complementarios que, a veces, es difícil de entender. Lo complejo hace referencia a una comprensión de la realidad y del mundo como entidad donde todo se encuentra entrelazado, como en un tejido compuesto de hilos formando una trama compleja: complexus, lo que está tejido junto.
El pensamiento complejo está contra el aislamiento de los objetos de conocimiento fuera de su contexto, de la realidad en la cual está inserto y de la globalidad a la que pertenecen. Como dijimos en Educar para un pensamiento orgánico e integral citando a Jacques Maritain: “Distinguir sin separar para unir sin confundir”.

El Pensamiento Complejo de Morin, es un pensamiento que relaciona y complementa lo que de hecho está relacionado. Su objeto de estudio es el todo, lo orgánico, a través de sus efectos, defectos, dinamismo y estática, reconociendo la interrelación de las partes con el todo y viceversa, dentro de un entramado real. Nuestro objeto de estudio no es algo descarnado sino relacionado.

El pensamiento de lo complejo ha alcanzado el ámbito de las interacciones de los seres humanos: la educación, la realidad social, la política, y la comprensión actual en que vive la humanidad. El problema de la complejidad no abarca solamente en un modo de pensar, sino que ha pasado a ser el problema de la vida, de lo existencial: la construcción del futuro y la búsqueda de soluciones a los problemas actuales. Cuando se habla de complejidad se trata de afrontar la dificultad de pensar y de vivir. Debemos educar a estudiantes pensantes, activos, reflexivos, competitivos, emprendedores para que no sean meros habitantes sino ciudadanos comprometidos con la sociedad.

La teoría de las inteligencias múltiples, planteada por el psicólogo Howard Gardner, aporta una nueva y en ciertos aspectos revolucionaria visión del concepto de inteligencia, pasando de una perspectiva única y uniforme a la distinción de hasta 8 tipos de inteligencias diferenciadas en el ser humano, aportando además una serie de fundamentos que podrían contribuir en el desarrollo de cada una de ellas.

Además, la teoría de las Inteligencias Múltiples es de gran ayuda en contextos de inclusión en los que se entiende que todos tenemos tantas capacidades como limitaciones y se valora a cada alumno en función de su diferencia. La apuesta de la escuela y su gran reto debe ser aprovechar esa diversidad para el enriquecimiento de cada uno y responder a las necesidades individuales eliminando todas las barreras de aprendizaje que existan para lograr un desarrollo integral.

 

En cuanto a la inteligencia Emocional desde dos puntos de vista:

  • La inteligencia con nuestras emociones y por tanto con nuestro cuerpo.
  • En cuanto, una mejor empatía y relación con los demás en nuestro desarrollo social.

Por otro lado, la inteligencia no funciona desligada del resto humano. Como comentamos de Zubiri, define al hombre como “inteligencia sentiente”, ya que el hombre se manifiesta intelectivo y sensitivo al mismo tiempo, unitaria y totalmente. El término Inteligencia Emocional es justamente al que se refiere a la capacidad humana de sentir, entender, controlar y modificar los estados emocionales de uno mismo y también de los demás. Inteligencia Emocional no significa ahogar las emociones, sino dirigirlas y equilibrarlas. Nos permite tomar conciencia de nuestras mociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones, facilita trabajar cooperativamente y adoptar una actitud empática y social.

Un elevado coeficiente intelectual no lleva a que un educando tendrá éxito a nivel laboral. Sin embargo, la inteligencia emocional es la principal responsable del éxito o fracaso de las personas en sus emprendimientos: Educar para el emprendimiento.

La inteligencia situacional es educar a la inteligencia para discernir las situaciones de vida cotidiana. No quiere decir que la inteligencia es situacional, como si fuera relativa a las situaciones que se presentan en nuestras vidas.

El Pensamiento Situacional o Conciencia Situacional o Conciencia de la Situación es una representación mental y comprensión de eventos vividos, gentes, interacciones, condiciones ambientales y cualquier otro tipo de factores de una situación específica que puedan afectar al desarrollo de mis actividades humanas, mi comportamiento, mis decisiones y mi propia personalidad. Formulado en términos simples en la consciencia situacional, la persona educada en este tipo de pensamiento, “sabe o prevé lo que ocurre para poder discernir lo que debe hacer”. Educar este tipo de pensamiento trae las siguientes ventajas para la vida:

a. “Interpretación de la realidad situacional próxima” (visión proyectiva)

  • Como una capacidad para dar respuestas ante situaciones que pueden suceder y que puedan desencadenar problemas en mi vida personal: accidentes, peligros (físicos o morales), malas experiencias y fracasos, entre otros. Detectarlas a tiempo evitar problemas futuros.
  • Reconocer oportunidades que pueden sucederse o circunstancias que pueden alentar para satisfacer mis objetivos.

b. “Afrontar situaciones presentes(visión actual).

  • De situaciones problemáticas en mi entorno, y que a veces me cuesta reconocer por no tener conciencia de la situación: Me pregunto ¿Qué situaciones suceden en mi entorno a la cual debo dar respuesta? ¿Por qué ocurren? ¿Qué puede suceder a partir de ahora? Los problemas existenciales si suceden debo interpretarlos y asumirlos. ¡Ya sucedieron! y lo único que me queda es interpretarlos y decidir la mejor solución. Esta es la manera de crecer como persona. Si no lo hago, me atascado, me anulo, me acorralo existencialmente sesgando mi proyecto de vida y mi futuro queda en una encrucijada.
  • De la misma manera, situaciones favorables que puedo aprovechar, fomentar y canalizar acuerdo a mi proyecto de vida

En términos de psicología cognitiva la conciencia situacional se refiere al contenido activo del modelo mental de un humano que toma decisiones de las tareas que tiene que llevar a cabo, el propósito de la consciencia situacional es permitir una forma de tomar decisiones apropiadas y efectivas. Logrando mantener la consciencia situacional se potencia la adquisición, la representación, la interpretación y la utilización de cualquier información relevante con el objeto de poner sentido a los eventos que ocurren, pudiéndose anticipar a los acontecimientos futuros y afrontar los problemas presentes, dando la capacidad de poder tomar decisiones inteligentes y de poder mantener el control en vista a su proyecto de vida y de su propia felicidad.

Aprender contenidos es importante, aún más si estos me brindan material para discernir mi entorno existencial y dar respuestas adecuadas.

  1. Se enseña a tener una vida sana biosíquica.

Educar para una vida sana abarco dos aspectos:

  • Es imprescindible educar para una vida sana desde lo corporal incluyendo lo psicológico como aporta la actividad deportiva y todas aquellas actividades creativas y lúdicas que, además, hacen a mi crecimiento personal en valores y social.
  • Pero, por otro lado, es importante educar desde lo corporal en una vida sana para la salud que incluye la higiene y la alimentación.

 saludLa educación es un proceso orientado a perfeccionar al hombre en todas sus dimensiones (física, psicológico, social y espiritual) y que además es necesario la intervención, tanto de los padres de familia, como de los docentes, para potenciar en los estudiantes, aquellos conocimientos, habilidades y actitudes, que les permita vivir y convivir con los demás con estilos de vida saludable, íntimamente ligado a la calidad de vida.

La educación es un factor determinante en la salud. Una persona educada debe conocer los fundamentos básicos de Educación para la Salud para estar en condiciones de proteger su propia salud, la de sus familiares y de colaborar en el fomento de la salud de su comunidad. Se entiende que quienes están más predispuestos a tener mala salud no son únicamente los más pobres, sino quienes tienen el menor nivel de educación.

La vida sana es un concepto integral que se relaciona, por ejemplo, con la cultura, el trabajo, la educación y el ambiente. Educar para una vida sana no es sólo prevenir las enfermedades sino todo aquello que nos da un bienestar físico-psíquico y nos ayuda a ser felices: compartir con amigos, realizar un deporte, entre otras también nos hace estar más saludables.

 a. Educación para la salud.[1]

La salud, al igual que la educación, es un derecho humano básico. Es también un requisito preliminar para poder gozar plenamente de todos los demás derechos humanos.

La educación es un factor determinante en la salud. Es bien sabido que quienes están más predispuestos a tener mala salud no son únicamente los más pobres, sino quienes tienen el menor nivel de educación.

El concepto de la educación para la salud, que actualmente abarca un concepto más amplio de promoción de la salud y un nuevo énfasis en la prevención, se concentra cada vez más en el aprendizaje y en el proceso de fortalecimiento de la autonomía.

Lo que se define como salud o enfermedad, como bienestar o malestar, depende no sólo de factores individuales y biológicos, sino del entorno social y cultural dentro del cual vivimos, trabajamos, y nos relacionamos.

De lo anterior se desprende que los problemas de salud no pueden ser resueltos únicamente por intervención médica o por un cambio de comportamiento. Es decisivo que la educación para la salud tome en cuenta los factores sociales, ambientales y económicos que determinan la salud de la gente. La educación para la salud necesita capacitar a la gente para que cambie estas condiciones.

La educación para la salud está ligada a la “promoción de la salud”. La promoción de la salud es un concepto dinámico y evolutivo que involucra a la gente en el contexto de sus vidas diarias, por ejemplo en la casa, la escuela, el lugar de trabajo, etc., y que promueve que se alcance el máximo nivel de bienestar físico, mental y social para todos.

El tener ‘capacidad para responsabilizarse de la salud’:

  • Implica tener la seguridad suficiente para tomar decisiones propias en relación a la salud;
  • Significa tener los conocimientos y las habilidades necesarios para poder participar en la toma de medidas colectivas a favor de la salud sostenible dentro de la familia y para abogar a favor de los grupos locales y las organizaciones comunitarias;
  • Implica más que tener la capacidad de poder leer información referente a la salud; incluye la capacidad de utilizar esta información, convirtiéndola en conocimientos.
  • A medida que las situaciones de la vida cambian y el cuerpo envejece, los factores de riesgo también cambian continuamente. Por lo tanto, existe una necesidad permanente de adquirir nuevos conocimientos sobre la salud.

La educación más eficaz consiste en ayudar a la gente a tomar decisiones con más seguridad y a ampliar su campo de opciones. El ser ‘capaz de responsabilizarse de la salud’ significa ser autónomo en la vida diaria, hecho que le permite a la gente adquirir más seguridad.

La capacidad para responsabilizarse de la salud es un concepto nuevo. Se tienen que desarrollar estrategias educativas para incrementar la capacidad para responsabilizarse de la salud.

b. El deporte educa para una vida sana y en valores.[1]

En la actualidad se reconoce que la actividad física puede estar relacionadas con el bienestar psicológico y reducir el riesgo de algunos problemas de salud, tanto físico como mental:

  • Se encuentra asociado con la reducción de estados de ansiedad,
  • A largo plazo, está asociado con reducciones de rasgos como el neuroticismo o inestabilidad emocional[2],
  • Puede ser un buen aliado para el tratamiento profesional de la depresión,
  • Favorece la reducción de varios índices de estrés, y
  • Tiene efectos emocionales beneficiosos a lo largo de todas las edades y para todos los géneros.

Además:

  • La actividad física está relacionada positivamente con la salud, de tal manera que varios tipos de actividad física son efectivos para mejorar los aspectos mentales, sociales y físicos de las personas;
  • La actividad física parece estar relacionada con otras conductas de salud tales como los hábitos de fumar, la alimentación y la higiene, por lo que aumentando la práctica de actividad física, se podría influir en otros hábitos relacionados con la salud.

El deporte educa en valores y al desarrollo moral. El valor educativo del deporte para el desarrollo psicosocial del individuo y como medio de integración social y cultural. Quienes defienden este planteamiento, consideran el deporte como una herramienta apropiada para enseñar a todos, pero sobre todo a los más jóvenes, virtudes y cualidades positivas como justicia, lealtad, afán de superación, convivencia, respeto, compañerismo, trabajo en equipo, disciplina, responsabilidad, conformidad y otras.

c. Educar para una adecuada alimentación.

La educación nutricional como instrumentos esenciales para el logro de los cambios de hábitos alimenticios, así como de la importancia que tiene la implicación de la comunidad en todos los sectores que afectan al consumo de alimentos y a la implantación de estilos de vida saludables.

La educación nutricional tiene que dar respuesta a una necesidad de las poblaciones tan básica como la alimentación saludable, y esta respuesta debe ser realista en términos económicos, sociales y culturales. No es operativo ni funcional elaborar recomendaciones y guías dietéticas alejadas de las posibilidades del educando. El individuo selecciona los alimentos teniendo en cuenta numerosos factores: su capacidad económica, sus gustos personales, la facilidad de preparación y consumo y, por supuesto, su contenido en nutrientes.

  • La educación ayuda a garantizar una dieta variada que comprenda micronutrientes esenciales.
  • La educación ayuda a reducir la obesidad
  • El siguiente video es interesante ya que trata de ¿Cómo nos alimentamos? ¿Qué es una alimentación saludable? ¿Cómo cuidamos el medio ambiente?

d. Educar en las prácticas higiénicas.[2]

Teniendo en cuenta lo que indica Dueñas (2001) la higiene es el conjunto de conocimientos y técnicas que deben aplicar las personas para el control de los factores que ejercen o pueden ejercer efectos nocivos sobre su salud. Según este autor, la higiene personal es el concepto básico del aseo, limpieza y cuidado de nuestro cuerpo. Por ello, en educación para la salud, que actualmente abarca un concepto más amplio de promoción de la salud y un nuevo énfasis en la prevención, se concentra cada vez más en el aprendizaje y en el proceso de fortalecimiento de la autonomía. La salud, al igual que la educación, es un derecho humano básico. Es un requisito para poder gozar de todos los demás derechos humanos.

[1] El valor del deporte en la educación integral del ser humano, http://www.revistaeducacion.mec.es/re335/re335_10.pdf
[2] El neuroticismo o inestabilidad emocional es un rasgo psicológico relativamente estable y que define una parte de la personalidad, el cual conlleva: inestabilidad e inseguridad emocional, tasas elevadas de ansiedad, estado continuo de preocupación y tensión, con tendencia a la culpabilidad y generalmente unido a sintomatología psicosomática. Las personas afectadas suelen tener una percepción sesgada hacia acontecimientos negativos que les permitan continuar con sus preocupaciones y pensamientos negativos.
Publicado en Elaboraciones | Etiquetado | 2 comentarios