Sociedad, familia y escuela.


La escuela sola no educa, es necesario con consensuar un trípode en la educación: SOCIEDAD-FAMILIA-ESCUELA
(Esta reflexión no es para que el lector esté de acuerdo, sino para debatir. Lo que se propone no es poco, se tendría que cambiar muchas cosas)

A nivel Social.
La Ley de educación, resoluciones, decretos ministeriales en educación debe ampliar el espectro escuela-docente-alumno. También debe abarcar e incluir a las familias, instituciones y los medios de comunicación. La escuela sola no educa. La deficiencia de nuestra educación argentina no proviene de la escuela sino de la sociedad toda. Nuestros padres inmigrantes cuya mayoría no poseían una buena formación esperaban y se esforzaron para que sus hijos tuvieran una buena educación. Era la época en que la educación argentina era prestigiosa y el docente era respetado y valorado. Qué pasó?. En aquel entonces había un encadenado: estudio->título->profesión->ascenso social->mejor status económico. Esta cadena se rompió, el estudio no te lleva necesariamente a un ascenso social y bienestar económico. La fama se consigue de otra forma: futbol, modelo, figura mediática, etc. (me han dicho varias veces algunos alumnos). Cuantos alumnos me dicen: para que me sirve esto si después cuando sea grande…
Las normativas educativas deben incluir otros actores:

  1. La familia:
    La sociedad debe encargar a la Escuela la tarea de apoyar a la familia en la socialización de los niños y jóvenes. El vertiginoso desarrollo de la sociedad contemporánea exige de una preparación calificada de los jóvenes para insertarse socialmente, “la familia no puede responder a tal demanda por si sola y es la escuela quien complementa esta tarea a través de sus docentes”.
    Por otro lado, “la educación es demasiado importante para dejarla sólo en manos de los docentes. Por lo que los padres deben ser agentes más activos ante el proceso educativo de sus hijos”. Comprender que la dinámica educativa nos incluye a todos, es una actividad permanente que integra a los hijos, a los maestros, a los padres y a la comunidad en su conjunto. “Hablar de la familia y la escuela es hablar, en primer lugar, de la responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos, y, en segundo lugar, de la necesidad de una colaboración estrecha entre los padres y los educadores. La participación de los padres en la educación de los hijos debe ser considerada esencial y fundamental, pues son ellos los que ponen la primera piedra de ese importante edificio que marcará el futuro de cada ser humano”.
    La escuela y la familia son agentes de socialización; potenciar las influencias educativas de ambos y lograr su convergencia debe ser un objetivo de nuestro sistema educativo.
    La atención del Estado y de la escuela a la familia se convertiría en un triángulo para asistir a un ciudadano solidario y afectivo que contribuya al desarrollo de su país.
    En una de las escuelas que trabajo fue creada por los padres del barrio. La Comisión Directiva está formada por padres que tienen sus hijos en el colegio (Colegio Dr. Albert Sabin – Rosario – Santa Fe – Argentina). El Representante Legal, el Tesorero, etc. son padres. En este colegio es común ver padres en el mismo (incluso para quejarse). Pero más de una vez he visto mamas que saben danza enseñar a un grupo de alumnos a bailar folklore para un acto patrio, o un papa vestido de prócer participar de un acto, o un discurso dado por un padre, etc.

“Me pregunto: No se puede incorporar a los padres en el colegio? A caso no poseen cosas para enseñar? Padres, con su profesión u oficio explicar a los alumnos, en una jornada, su dedicación laboral para orientar vocacionalmente a los estudiantes?. Tareas para realizar en familia y presentar en el colegio: lectura de una bibliografía, trabajo tecnológico, producto artesanal o alimenticio?”

  1. Las Instituciones:
    Las instituciones pueden cumplir un importante aporte a la educación, especialmente aquellas que están dentro del radio barrial de la escuela. En mi opinión las instituciones sociales y deportivas, al crearse, se les debe exigir en sus estatutos un proyecto educativo para ser aplicado a los colegios del barrio donde se está funcionará.

“Podría ser el caso de:
• Un Club: charlas sobre los aportes del deporte a la salud psico-física del niño o joven. Como el deporte aporta a la socialización, al trabajo en equipo y a los valores.
Encuentros o jornadas deportivas en el club para alumnos de un colegio, etc.
• Una biblioteca: charla sobre las bondades del hábito de la lectura, guía de las mejores bibliografías clásicas y nacionales. Jornada de lectura en la biblioteca para alumnos de un colegio trabajando coordinadamente con los docentes de lengua y literatura.
• Cooperativas, mutuales, etc: charla sobre la forma colectiva de satisfacer necesidades comunes o la cooperación como ideario que se plantea como objetivo modificar el entorno social y económico social. Visita a estas instituciones explicando sus actividades y beneficios comunitarios.
Otras instituciones públicas:
• Policía: charla sobre seguridad vial, la profesión de agente de policía, las consecuencias sociales y personales del delincuente, como se llega a ser delincuente, como prevenir un delito, cómo actuar ante tal situación, etc.
• Bomberos: charla sobre seguridad en el hogar, situaciones que pueden originar incendio, cómo actuar, como tratar quemadura, experiencia de la profesión, etc.
• Sanatorios u hospitales: Charlas sobre salud, alimentación sana, primeros auxilios, etc.

Cuantos conocimientos, experiencias, actividades educativas pueden brindar estas instituciones? No todo debe salir del docente. Es más significativo, que determinados contenidos lo enseñe quien lo vive y estos conocimientos son para la vida.

10387395_1592537017633049_4959220889333470893_n

Acerca de Lic AUS Jorge Luis Prioretti

Licenciado en Organizaciones sociales y culturales - USAL. Analista universitario en sistemas - UTN. Profesor Sup. Filosofía y Cs. Educación.
Esta entrada fue publicada en Elaboraciones, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sociedad, familia y escuela.

  1. Pingback: Los desafíos de la educación básica en el siglo XXI. Aprender a vivir juntos y aprender a aprender. | Inclusión y calidad educativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s