Película para docentes “Entre los muros”.


Inclusión multiculturalidad y transculturalidad

Ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, Entre los muros va mucho más allá de los fundamentos de ser profesor y ser alumno y de las relaciones de poder en un aula: es una postal de la vida en una comunidad multiétnica y de la escuela como institución socializadora, no sólo formadora de contenidos, sino también constructora de identidades.
La película “Entre los muros” narra un año lectivo en una escuela de un barrio de París, en la clase que nos muestran podemos ver a jóvenes de trece y catorce años, de distintas nacionalidades, con diferentes culturas, equipos de fútbol y gustos estéticos que conviven diariamente en ese espacio. Al mismo tiempo, la película nos muestra lo que sucede en la sala de profesores y en sus reuniones, y los diferentes momentos que éstos van transitando a lo largo de un año escolar.
El clima del film se centraliza en el aula y en todo lo que ocurre dentro de ella. Los alumnos muestran su realidad a través de sus problemas cotidianos.
La película se inicia con una escena que se desarrolla en una escuela media de un barrio popular de París, pero la experiencia podría repetirse en cualquier ciudad, en cualquier escuela. Ese es el principal encanto de Entre los muros: los personajes, los diálogos, los conflictos que atraviesan a docentes y alumnos a lo largo de la película reaparecen en cualquier comunidad educativa marcada por la segmentación social y cultural, por la dificultad para adecuar los objetivos de la escuela media a las demandas e intereses de los estudiantes, por la brecha generacional.
El film muestra que desde el punto de vista de los alumnos, los profesores pertenecen a otro mundo, hay como un muro entre docentes y estudiantes. El hecho mismo de que la historia suceda sin salir de la escuela también hace que pueda mostrar que los profesores saben poco sobre la vida de los alumnos y viceversa. Y se crean todo tipo de fantasías sobre las vidas de los otros y también los imaginan como completamente opuestos a ellos mismos. La escuela no está desligada del mundo, no es un santuario donde uno va a recibir el saber a un lugar que queda separado de lo que sucede en el mundo.
Utilizando un método socrático el profesor François lleva a que cualquier situación se puede explotar para enseñar y para aprender. No están solamente las lecciones, los temas para enseñar, sino que, por ejemplo, una frase pronunciada por un alumno puede desatar preguntas a las que el profesor puede responder.
Además, muestra la relación docente-alumno donde el rol del profesor se encuentra entre la intención de acercarse a los alumnos y por el otro lado el respeto a las normas de la escuela en el marco disciplinar.
El aula es espejo de una sociedad marcada por los problemas ligados a la inmigración –diferencias lingüísticas, culturales, religiosas, emocionales. Allí los docentes se encuentran tironeados entre el deseo de atender y entender las demandas de los alumnos y la necesidad de enseñar ciertos contenidos disciplinares y de cumplir con las exigencias institucionales, cuyo ritmo de cambio no se adecua fácilmente a lo que ocurre más allá de los muros.

Trailer:

Película completa (Castellano):

Acerca de Lic AUS Jorge Luis Prioretti

Licenciado en Organizaciones sociales y culturales - USAL. Analista universitario en sistemas - UTN. Profesor Sup. Filosofía y Cs. Educación.
Esta entrada fue publicada en Recursos docentes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s