Inclusión de la sexualidad. Educar para Ser Persona integral… en la convivencia entre varón y mujer. 1º Parte.


La importancia de la educación de la sexualidad.

La educación sexual es uno de los aspectos que destacamos en una educación inclusiva. No es solamente integración, como muchos colegios de señoritas o de varones que incorporaron alumnos del otro sexo convirtiéndose en escuelas de alumnos mixtos, o una educación que pasa por informar de cómo debe afrontar su vida sexual en el futuro. Sino que el objetivo es que el joven se eduque como una persona integral y. que desde este aspecto. ambos llegan a su personalidad perfecta en dependencia mutua.
La sexualidad es el conjunto de aspectos biológicos, psicológicos y sociales en relación con el sexo, por lo que la educación de la sexualidad no se trata solamente de cuestiones físicas y orgánicas como los temas de reproducción humana, métodos anticonceptivos e infecciones de transmisión sexual; debe también contemplar cuestiones psicológicas como el enamoramiento, la autoestima, la ansiedad y curiosidad que la falta de información genera, así como las cuestiones sociales como la influencia de los medios en la percepción de uno mismo y de la sexualidad, el respeto a la diversidad, entre otras muchas cosas.
La educación de la sexualidad, al contrario de lo que muchos creen, no comienza cuando se les enseña a los niños sobre las diferencias corporales entre hombres y mujeres; comienza desde que nacemos mediante muchas formas, como la calidad de caricias que recibe un bebé, con los juegos infantiles en donde los niños asumen roles de género, las restricciones ligadas a los estereotipos como: “los niños no lloran ni juegan con muñecas” o “las niñas deben sentarse con las piernas cerradas” y los mitos que giran en torno a la sexualidad.
La información científica y libre de prejuicios ayuda al ser humano a crecer valorando más su sexualidad y tomando responsabilidad en la misma, le permite resolver las dudas que tienen al respecto de cualquiera de los aspectos que envuelven a la sexualidad y a no estar inventando respuestas a esas dudas; les permite conocer las opciones que tienen para ser responsables con su sexualidad y dejar de lado la angustia para sentirse plenos consigo mismos.
Al respecto, me basaré sobre las ideas que enseña el Instituto de Schoenstatt (texto de Jaime Fernández modificados a nuestro objetivo) desde un enfoque psicológico, filosófico y casi teológico sobre el tema de complementariedad del hombre y la mujer que lleva a una formación integral y orgánica como persona de cada una.
Por último, la importancia de la educación sexual que tenga como objetivo enseñar al varón ser hombre y a la mujer ser tal abarca otros aspectos de inclusión: la interpersonal como persona psicofísica espiritual y la social en relación con el otro que es igual a mí pero diferente.

Ref. Lic. Mayra Isel Rodríguez Garza

Sin título

Acerca de Lic AUS Jorge Luis Prioretti

Licenciado en Organizaciones sociales y culturales - USAL. Analista universitario en sistemas - UTN. Profesor Sup. Filosofía y Cs. Educación.
Esta entrada fue publicada en Práctica docente y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s