La educación involucra a la persona en todas sus dimensiones: lo afectivo, lo cognitivo, lo social.


El proceso de aprendizaje sucede en personas con historias y con vidas. Historias de fracasos o de éxitos, de amor o de desamparo, de logros o frustraciones, de alegrías o tristezas. Todas estas emociones pueden jugar a favor o en contra del buen desarrollo del proceso de aprendizaje.

El aprendizaje es uno de los procesos más complejos de los que desarrolla el hombre. Lo complejo de este proceso interno es, justamente, que involucra a la persona en todas sus dimensiones: lo afectivo, lo cognitivo, lo social, es decir, es “inclusivo” a la persona toda.

12065855_1704093803144036_3427855117212095063_n

Acerca de Lic AUS Jorge Luis Prioretti

Licenciado en Organizaciones sociales y culturales - USAL. Analista universitario en sistemas - UTN. Profesor Sup. Filosofía y Cs. Educación.
Esta entrada fue publicada en Mafalda, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s