¿Qué es aprender? – El proceso cognitivo del aprendizaje.


  1. El aprendizaje desde el punto de vista cognitivo.

Al hablar de aprendizaje no hablamos solo de adquisición sino de cambio: aprender consiste en adquirir para lograr un proceso de cambio del conocimiento anterior por un nuevo conocimiento, que es distinto, a veces, del adquirido y del anterior.
Además, debemos señalar que utilizamos la palabra conocimiento en un sentido amplio, para referirnos tanto a conceptos, como procedimientos o actitudes.

Entonces aprender consiste en cambiar conocimientos anteriores por conocimientos nuevos

  • En primer lugar, significa que nunca se aprende a partir de cero sino que, sobre cualquier tema de aprendizaje, la persona siempre posee un conocimiento previo, ya sea porque sabe algo o bien porque puede pensarlo o deducirlo.
  • Esto implica que todo aprendizaje, para poder ser incorporado, necesita interactuar con el conocimiento previo sobre el tema, que ya posee la persona.
  • De manera que, al aprender, nadie incorpora el conocimiento nuevo tal y como lo estamos presentando. El resultado del aprendizaje de cada persona nunca es igual al conocimiento presentado.

De manera que en el aprendizaje intervienen cuatro elementos:

  • Conocimiento previo del sujeto: es el conocimiento que ya posee la persona sobre el tema de aprendizaje. Es producto de sus experiencias previas, escolares o no y no siempre se sabe que se lo tiene.
  • Conocimiento nuevo: es el conocimiento que la persona pretende aprender. Es un conocimiento nuevo sobre el mismo tema de aprendizaje. Es ajeno y externo al estudiante.
  • Cambio: sucede en la mente de la persona. Consiste en que el conocimiento previo debe dejar lugar al resultado de aprendizaje.
  • Resultado del aprendizaje: es el conocimiento que realmente aprendido. No es igual al que estaba en la mente pero tampoco es igual al conocimiento nuevo externo.

Todo aprendizaje se edifica a partir de conocimientos anteriores. Al diseñar una experiencia de aprendizaje, el educador debe tener en cuenta, además del conocimiento nuevo que quiere enseñar, los conocimientos previos de los cuales pueden partir los aprendices.

  1. Los conocimientos previos.

En la vida cotidiana, en el trabajo, en las instituciones, las personas adquieren una gran cantidad de conocimientos, aunque en forma no intencional. Pero la prueba de que los conocimientos están en nuestra mente está en que somos capaces de utilizarlos si la situación lo requiere. A veces, no tenemos conciencia de que sabemos algo sobre algún tema hasta que nos preguntan por ese tema.

Los conocimientos previos están organizados en nuestra mente en forma de estructuras cognitivas. Una estructura cognitiva es un conjunto de conocimientos ya adquiridos que se encuentran interrelacionados entre sí. Estas estructuras funcionan como filtros a través de los cuales comprendemos el mundo. Son las que nos permiten o no dar sentido a cualquier nuevo conocimiento.

Todo nuevo conocimiento, para ser incorporado, necesita encontrar un lugar en esa estructura previa. Es decir, el nuevo conocimiento tiene que tener algún punto de relación o conexión con los conocimientos anteriores.

Debemos tener en cuenta dos ideas claves acerca de estas estructuras:

  • Las estructuras cognitivas son producto de la historia de los aprendizajes de cada persona.
  • Las estructuras cognitivas pueden actuar como facilitadoras u obstaculizadoras en el aprendizaje. Un conocimiento cualquiera se incorpora si y solo si puede incluirse en alguna estructura cognitiva que le dé sentido y significado.

Los conocimientos previos son los que dan significado a cualquier nuevo conocimiento. Cuando se aprende, lo nuevo no se superpone ni se coloca encima de lo anterior, sino que hay una interacción entre ambos.
La teoría de Jean Piaget utiliza los términos asimilación y acomodación para explicar este proceso:

  • Asimilación: es el proceso por el cual el individuo incorpora la nueva información haciéndola parte de su conocimiento.
  • Acomodación: es el proceso en el que la persona transforma el conocimiento que ya tenía en función de la nueva información.

Piaget consideraba que los sujetos construimos el conocimiento al interactuar con el medio, esta continua interacción contribuye a modificar nuestros esquemas cognitivos. Un “esquema cognitivo o psicológico” es la representación simplificada de una realidad. Los esquemas cognitivos están relacionados unos con otros y de éste modo se representan los sujetos la realidad.
El conocimiento lo elabora el sujeto por construcción, al interactuar con el medio. La inteligencia es la capacidad que le permite al ser humano adaptarse al medio. Según las tesis de Piaget, todos los organismos vivos (y el ser humano) tienden a actuar de forma que sus respuestas les permiten seguir viviendo en su propio medio, teniendo en cuenta que en éste se producen cambios continuos, los seres vivos han de adaptarse permanentemente a los cambios que se producen en el ambiente para no perecer. Pero, lo que sucede a nivel biológico sucede también a nivel mental. Así, toda respuesta adaptativa del sujeto funciona a través de dos mecanismos independientes: la asimilación y la acomodación, procesos que se ponen en marcha en todo aprendizaje (desequilibrio-acomodación-equilibrio).
La asimilación supone la incorporación de nuevas experiencias al marco de referencia actual del sujeto, es decir, a sus esquemas previos, a lo que ya sabe. Sin embargo, el proceso de asimilación ofrece resistencia al cambio, por esa razón, intentamos que el nuevo conocimiento se introduzca como sea en el que ya poseemos, sin modificar nuestros esquemas, sin variar nuestras creencias.
La acomodación es el proceso inverso, es la modificación de los esquemas actuales para dar cabida al nuevo conocimiento y reequilibrar, así, el desequilibrio producido. Es un proceso en espiral continua que supone modificar los esquemas de conocimiento para acomodarlos de nuevo. Para que el comportamiento inteligente se ponga en marcha se precisa de una señal, es decir, que se produzca algo en el medio que desequilibre al sujeto, que le incomode (que genere conflicto, interrogantes, etc.). No todo estímulo pone en funcionamiento el proceso de aprendizaje, tiene que ser un estímulo que le incomode, pero a su vez que se adecue a sus intereses, que esté próximo a él y que no lo conozca (que sea novedoso).

En síntesis, el conocimiento que se aprende es el resultado de la interacción de los conocimientos previos y los nuevos adquiridos que no será exactamente igual al conocimiento que viene de afuera pero tampoco será igual al conocimiento que ya poseía la persona. Se trata de un nuevo conocimiento, más abarcador y más explicativo que el anterior, a esto lo llamamos cambio cognitivo.
En segundo lugar, ante cada nuevo aprendizaje, la persona no incorpora el conocimiento nuevo tal y como lo estamos presentando, es decir, no se aprende por repetición. Por el contrario, todo conocimiento nuevo sobre un tema de aprendizaje, para poder ser incorporado, necesita interactuar con el conocimiento previo del estudiante sobre ese tema.

  1. El cambio cognitivo.

El cambio cognitivo es el proceso mental por el cual el conocimiento previo deja lugar al nuevo aprendizaje resultado de la interacción. Este proceso no ocurre automáticamente sino que es gradual.
No todos los conocimientos previos son cambiados de la misma manera ya que dependen si los mismos son erróneos o insuficientes. Con respecto a los conocimientos erróneos el cambio en esos casos el cambio consistirá en una gradual sustitución del antiguo saber por uno nuevo. Para otros temas, los conocimientos previos pueden ser correctos pero incompletos; en estas ocasiones el cambio cognitivo consistirá en enriquecer y ampliar los saberes anteriores. Por último, hay ciertos conocimientos de aprendizaje que las personas pueden deducir a partir de lo que ya saben. En estas situaciones, el cambio consiste en que los conocimientos previos se reorganizan y reestructuran para dar lugar al nuevo conocimiento.

  • Cambio cognitivo por sustitución: cuando los conocimientos previos de los estudiantes son erróneos, el aprendizaje consiste en sustituir o reemplazar gradualmente al conocimiento previo por un nuevo conocimiento.
  • Cambio cognitivo por enriquecimiento: cuando los estudiantes poseen conocimientos previos correctos, el aprendizaje consiste en ampliarlos, enriquecerlos o completarlos gradualmente.
  • Cambio cognitivo por reorganización: cuando los estudiantes poseen conocimientos previos que les permiten deducir nuevos saberes, a través de reestructurar o reorganizar sus conocimientos anteriores.

Para que haya cambio cognitivo, el estudiante tiene que advertir que sus conocimientos anteriores son insuficientes. Una persona va a reemplazar, ampliar o reestructurar sus saberes, solamente cuando estos le resulten escasos, insuficientes o inadecuados.
El estudiante tiene que vivir la necesidad interna de cambiar sus conocimientos previos. El cambio cognitivo parte de una necesidad de cambio. La necesidad interna de cambio parte de aplicar los conocimientos previos. La única forma en que los conocimientos previos se modifiquen es utilizándolos en una actividad o tarea.
Cuando la persona siente que sus conocimientos previos son insuficientes se produce un desequilibrio cognitivo. Este desequilibrio genera una necesidad por volver al equilibrio.
La necesidad de re-equilibración conduce al estudiante a cambiar su comprensión actual, es decir, a cambiar sus conocimientos anteriores.
Para que haya aprendizaje, la persona debe activar sus conocimientos previos. Ya sea para intentar resolver una situación, para responder una pregunta, para solucionar un problema. Solamente a partir de usar sus conocimientos previos, el estudiante puede notar que son insuficientes y cambiarlos por un nuevo aprendizaje.
Esto nos lleva a siguiente conclusión: las personas aprenden al desarrollar una actividad en la que utilizan sus conocimientos previos y los educadores deben estimular a sus estudiantes a usar sus conocimientos previos para que pueda haber aprendizaje.

El cambio cognitivo se produce solamente cuando la persona está desarrollando una actividad en la que utiliza sus conocimientos previos.

  • Las personas utilizan sus conocimientos previos cuando se les otorgan desempeño activos, cuando se les asigna una actividad. Tener una actividad consiste en participar, aunque uno todavía no tenga la capacidad para hacerlo o los conocimientos necesarios. La actividad del que aprende no significa necesariamente movimiento, ya que muchas veces es actividad mental.
  • Las personas utilizan sus conocimientos previos aunque estos sean insuficientes o inadecuados. El cambio cognitivo se produce cuando la persona participa activamente en las situaciones de interacción.
  • Las personas utilizan sus conocimientos solamente dentro de actividades con sentido para ellas. Para que la persona utilice sus conocimientos previos, la situación de aprendizaje debe ofrecer un contexto en el cual utilizarlos y un motivo interesante para utilizarlos. Solamente las actividades con sentido estimulan a las personas a participar y a utilizar sus conocimientos.
  • Las personas utilizan sus conocimientos si tienen confianza y saben que no serán juzgadas por ello. Utilizar los conocimiento previos significa, ni más ni menos, que ponerse a pensar. Una buena actividad de aprendizaje es aquella en la cual los estudiantes pueden utilizar sus conocimientos previos y ponerse a pensar sin miedo a ser evaluado y calificado. El educador debe valorar y estimular a los estudiantes, a que participen y piensen en clase.

Obtenemos obtener otra conclusión: los educadores deben diseñar experiencias de aprendizaje en las cuales los estudiantes desarrollen actividades con sentido para ellos y tengan oportunidad de utilizar sus conocimientos con libertad.
Todos los aprendizajes humanos son producto de la ayuda, voluntaria o no, que recibimos de otros seres humanos con más experiencia que nosotros.
En primer lugar, el educador ayuda al cambio cognitivo, al diseñar para los estudiantes actividades de aprendizaje adecuadas: al proponer una situación en la que el estudiante pueda utilizar sus conocimientos previos e interactuar con el conocimiento nuevo.
En segundo lugar, el educador puede y debe ayudar al estudiante, justamente porque ha diseñado para él una experiencia de aprendizaje en la cual sus conocimientos previos van a resultarle insuficientes.
Todos los educadores saben que hay ciertas cosas que una persona no puede hacer sola, pero que si se la ayuda un poco, sí puede hacerlas. La ayuda no entorpece el proceso de aprendizaje. Por el contrario, la ayuda estimula al aprendiz a realizar la tarea y así utilizar sus conocimientos previos.
Las capacidades y conocimientos de cualquier persona en un momento determinado pueden organizarse de acuerdo con:

  • lo que puede hacer sola,
  • lo que puede realizar con ayuda,
  • lo que no puede realizar ni siquiera con ayuda.

Lo que una persona puede realizar hoy con ayuda de otro, se convertirá, gracias a esa ayuda, en aquello que en el futuro va a poder realizar sin ayuda. Según Vigotsky, la distancia imaginaria entre lo que puede hacerse solo y lo que puede hacerse con ayuda, se denomina “zona de desarrollo próximo”: el nivel de desarrollo ya alcanzado por el sujeto y el nivel potencial de su desarrollo, es decir, por lo que hoy puede hacer con ayuda.
Por último, debemos señalar que como el cambio cognitivo siempre es gradual, la ayuda debe ir ajustándose y adecuándose a lo que el estudiante va logrando resolver a medida que avanza en su aprendizaje.

  1. La inteligencia.

Las personas nacen “inteligentes” en potencia. La inteligencia es un conjunto de capacidades que se va desarrollando a lo largo de la vida.
Los hombres y mujeres nacemos con una pequeña dotación biológica de funciones y capacidades mentales que constituyen la base para desarrollar la inteligencia. Pero esas primeras capacidades necesitan entrar en interacción con una cultura humana para transformarse en inteligencia humana. Todas las personas tienen la misma dotación biológica y todas las personas tienen la posibilidad de desarrollar las mismas capacidades intelectuales, excepto en los casos de patologías orgánicas comprobadas.
El desarrollo de las capacidades intelectuales depende de la riqueza de estimulaciones que ofrece cada entorno humano. En este aspecto tienen mucho que ver los educadores: cuanto más completos y más ricos sean los ambientes de aprendizaje que podemos ofrecer a una persona, más se desarrollará su inteligencia.
Como conclusión podemos decir que: el aprendizaje es el proceso cognitivo que hace avanzar el desarrollo de la inteligencia. El educador debe ofrecer el contexto y la estimulación adecuados para lograr el desarrollo de esas capacidades.

En este desarrollo tiene un papel primordial el grupo social. Cada grupo social provee la cultura que sirve de entorno de interacción para el desarrollo de la inteligencia.
Cada cultura tiene sus propias costumbres, sus propias formas de actuar, sus propios modos de comprender el mundo. Estos modos de actuar y de pensar serían las “herramientas” que cada grupo social pone a disposición de sus miembros.
Por eso, las personas de diferentes culturas tienen modos de actuar y de pensar distintos a las de otra cultura. Al desarrollar su inteligencia dentro de un grupo cultural, las personas incorporan los modos de actuar y de pensar propios del contexto en el que viven.

  • El “ser inteligente” es diferente en cada cultura. Cada cultura define lo que es “ser inteligente” dentro de ese contexto. Y ninguna cultura es superior a otra. El educador debe respetar y valorar lo que significa “ser inteligente” para cada uno de los estudiantes.
  • La educación tiene un papel primordial para el desarrollo de la inteligencia. Por un lado, porque provee a las personas contextos de interacción para desarrollar su inteligencia. Por otro lado y principalmente, porque la educación puede ofrecer a las personas contextos de interacción con culturas diferentes a la suya y así ayudarlas a ampliar y diversificar sus capacidades.
Bibliografía:
  1. Colección programa internacional de formación de educadores populares, ¿Cómo se aprende? – Federación internacional Fe y Alegría.
  2. Teorías de Enseñanza y Aprendizaje, https://es.scribd.com/doc/289662408/Teorias-de-Ensenanza-y-Aprendizaje.
Sin título
Imagen: es.slideshare.net

#ICE_Elaboraciones #ICE_CalidadEducativa.

Acerca de Lic AUS Jorge Luis Prioretti

Licenciado en Organizaciones sociales y culturales - USAL. Analista universitario en sistemas - UTN. Profesor Sup. Filosofía y Cs. Educación.
Esta entrada fue publicada en Elaboraciones, Práctica docente y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s