4 prevenciones del maltrato escolar. Bullying, ¿Qué hacer para que no ocurra?


El bullying es un problema serio y universal. Implica la violación de los derechos de estudiantes y docentes e impide nuestra capacidad colectiva para obtener una educación de calidad para todos. Visibilizar las formas de violencia escolar basadas en género permite a quienes trabajamos en educación comprender sus impactos y generar estrategias para lograr su erradicación.

Jorge Sequeira, director de la UNESCO Santiago

 4 prevenciones del maltrato escolar. Bullying, ¿Qué hacer para que no ocurra?

  1. Procurar la consecución de un clima de centro y de aula positivo para la convivencia, fomentando el desarrollo social del educando y el avance de la institución en su conjunto.

El aula es el lugar en donde se construye un clima afectivo y relacional en donde educandos deben sentirse confortables y seguros para conseguir un desarrollo positivo, individual y social, desde el que afrontar los aprendizajes: la tutoría es el espacio idóneo para el análisis de las relaciones interpersonales, de los sentimientos y de los conflictos. Por ello debe ser plasmado en un Plan de Acción Tutorial.

El fomento por parte del educador de metodologías cooperativas en el currículo escolares, asimismo, una importante estrategia de prevención del maltrato y de promoción de unas relaciones interpersonales positivas entre compañeros. En estos casos debe cuidarse, de forma especial, la heterogeneidad en el desarrollo social y moral en la composición del grupo. Además, pueden proponerse actividades específicas que lo fomenten (juegos, vídeos, etc.)

  1. Incluirse en los documentos internos del centro: Proyecto Educativo y Proyecto Curricular.

Una actividad básica en este sentido es la elaboración conjunta de normas de convivencia de clase, que, promovidas por el educador, creadas por el grupo y respaldadas por el centro educativo, actuarán como herramientas de prevención del maltrato al incluir, de forma explícita, normas contra el acoso entre compañeros. Por ejemplo:

  • “En nuestra clase no toleramos las agresiones y todos nos tratamos con respeto”. Incluir, en su caso, propuestas de recuperación de las conductas en caso de incumplimiento de la norma: “Pedir perdón al compañero a quien he tratado mal y proponer una compensación por el daño producido”.
  • “Si se ha escondido, roto o estropeado un trabajo: Responsabilizarme de reunir la información necesaria para el próximo trabajo, adoptando una actitud de colaboración”.
  1. Llevarse a cabo de forma coordinada por los equipos docentes y con el del equipo directivo.

Deben realizarse actividades coordinadas de sensibilización frente al maltrato en el grupo  dirigidas a fomentar el respeto por la diferencia, a promover la empatía emocional (aponerse en el lugar del otro comprendiendo sus sentimientos), a romper con mitos como el del ser más vivo y que la víctima sirve de excusa para el maltrato, a aprender a ofrecer y pedir ayuda y a diferenciar entre amigos y compañeros (se elige a los amigos, no a los compañeros, pero todos merecen un trato respetuoso con sus derechos).

  1. Ser aprobadas en los órganos de decisión del centro (Comunidad de Educadores, Consejo Escolar, Comisión de Convivencia) por todos los sectores de la comunidad educativa.

En este sentido, la convivencia es una responsabilidad compartida por todos los sectores que forman parte de la institución escolar: educadores, educandos, familias y personal no docente:

  • Promoviendo el Plan de Convivencia, como herramienta de prevención capaz de dar respuesta a problemas como el maltrato entre iguales o acoso escolar.
  • Manteniendo un estilo de dirección que favorezca la participación y la comunicación de los problemas.
  • Favoreciendo una organización del centro respetuosa con la diversidad de su educandos.
  • Impulsando en el currículo el desarrollo de todas las competencias básicas: físicas, cognitivas, sociales y morales que promuevan la educación integral y el éxito escolar de todos los educandos.
  • Creando condiciones, en la organización y el tiempo escolares, para la inserción en el centro de programas generales de mejora de la convivencia y específicos de resolución de conflictos y contra el maltrato (por ejemplo, los programas de mediación y ayuda entre iguales).
  • Procurando la coordinación con organismos del entorno social del centro.
  • Las familias, por su parte, ocupan un papel básico en la detección del maltrato y en la aplicación y seguimiento de la intervención. Las actividades que se promuevan han de ir dirigidas a su concienciación sobre la gravedad del maltrato y la no tolerancia hacia estas conductas.

 Bibliografía: La actuación ante el maltrato entre iguales en el centro educativo. Guía para el profesorado.

collage-bullying-4

Imagen: heroesantibullying.wordpress.com

#ICE_RecursosDocentes #ICE_InclusiónInterpersonal

Acerca de Lic AUS Jorge Luis Prioretti

Licenciado en Organizaciones sociales y culturales - USAL. Analista universitario en sistemas - UTN. Profesor Sup. Filosofía y Cs. Educación.
Esta entrada fue publicada en Artículos, Recursos docentes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s