Escuela inclusiva: valores, acogida y convivencia.


Algunos principios básicos de escuelas con un enfoque inclusivo son aquellos que: potencian la autonomía de actuación y de pensamiento siendo tolerantes y buscando acuerdos a través del diálogo; ante los conflictos no resueltos por esa vía consideran las decisiones colectivas mayoritarias como la alternativa a seguir; defienden una actitud activa y creativa como medio para cambiar las estructuras y solucionar las dificultades; apuestan por el interculturalismo, de manera que cada miembro a través de la interacción e información, sin prejuicios, adquiera, una mentalidad abierta y tolerante hacia las distintas culturas y, recursos que le sirvan para desenvolverse en diferentes modelos culturales (Escuela Amara Berri[1]).

  1. La educación en valores.

Los valores impregnan el hecho educativo y lo orientan, están presentes a lo largo y ancho del sistema educativo: las normas legales se fundamentan en unos principios y valores que las instituciones escolares asumen y expresan en las diferentes dimensiones de su planificación y sobre todo en su acción. A su vez estos valores reflejan las aspiraciones y necesidades de la sociedad puesto que ésta pone grandes expectativas en la escuela y exige no ser defraudada. Todas las elecciones que deben hacerse en educación -desde los contenidos, la metodología, la formación de los maestros- están basadas en la visión que esa sociedad tiene de “lo que vale la pena”, es decir, en un conjunto de valores[2].

Sobre el concepto de valores señalamos tres características: los valores se adquieren, son deseables y deben traducirse en acciones. Los valores se adquieren en un proceso de interacción con los demás y en contextos diversos: familia, escuela y sociedad. La escuela como institución social no puede conformarse con equipar a las personas de conocimientos e instrumentos sobre saberes científicos y tecnológicos ya que esto no es suficiente para su desarrollo personal y social; también debe enseñarles actitudes y valores que les sirvan para orientar su vida, para convivir con los demás y para contribuir individual y colectivamente a la consecución de una sociedad más justa y solidaria. “El aprender a convivir es, en sí, un resultado del proceso de escolarización que pretende socializar a los alumnos en valores deseables y generalizables” (Campo 2001, p. 30). De esta manera los procesos educativos se convierten en la llave para la inclusión social y la convivencia en nuestra sociedad (Valls 58).

  1. Qué y cómo enseñar los valores.

La función educadora de la escuela lleva implícita la trasmisión de valores. La sociedad espera que la escuela forme a los niños y a los jóvenes para que sean personas instruidas, cultas, competentes (capaces de responder a los retos sociales, políticos y económicos que se va marcando la sociedad), educadas y poseedoras de unos valores que favorezcan la convivencia pacífica entre los ciudadanos del mundo.

Se podría deducir que existe una coincidencia entre los valores que vive y desea la sociedad y los que el sistema educativo propone. Sin embargo, la experiencia nos demuestra que hay un desajuste entre los valores que consideramos deseables y que debe transmitir la escuela y aquéllos que imperan en la sociedad. Creemos que la educación, aun teniendo en cuenta la realidad social debe ir más allá, debe tener algo de utopía y situarse en el terreno del deber ser, para ir avanzando hacia una escuela y una sociedad más justa, equitativa y solidaria y en la que imperen los valores democráticos.

Silvia Schmelkes[3]presenta los aspectos que debería trabajar la escuela en valores, lo que ella denomina, una población educada:

  • Educada en el cuidado del medio ambiente.
  • Educada para el consumo inteligente, moderado y crítico.
  • Capaz de utilizar creativa y productivamente su tiempo libre.
  • Con una fuerte identidad cultural y un equilibrado espíritu de nacionalismo, pero educada en el respeto y la valoración de la diversidad cultural.
  • Educada en la democracia como forma de gobierno, pero sobre todo como forma de vida.
  • Profundamente conocedora y respetuosa de los derechos humanos, que valore la vida y la paz, formada en la resolución no violenta de conflictos.
  • Creativa, capaz de entender – incluso de prever – los cambios y de adelantarse a ellos para poderlos enfrentar con ventaja.
  • Que sea capaz de resistir los embates de estructuras viciadas que demandas comportamientos corruptos… lo que conduce a la necesidad de desarrollar en los educandos el juicio moral.

  1. La acogida en la escuela inclusiva.

La escuela es un espacio de contacto obligatorio entre personas de distintos orígenes y se reitera continuamente su capacidad integradora ante el debilitamiento de otros espacios relacionales y de socialización. La forma en la que se plantea la acogida a los alumnos tiene mucho que ver con la concepción de diversidad y de desigualdad, así como de lo que se espera de la escuela al respecto. No puede haber una buena acogida en un centro que no sea acogedor, ya que la palabra acoger conlleva una implicación de actitud afectiva. Las ideas de recibir, admitir y aceptar envuelven otras como las de conocer y querer[4].

Los Programas de Acogida son también una estrategia para favorecer la convivencia en los centros ya que se trata de educar en valores y enseñar procedimientos para resolver conflictos: es un recurso para trabajar en los centros la diversidad y la interculturalidad.

  1. Convivencia en las escuelas inclusivas.

La escuela es un entramado de relaciones sociales que se dan entre todos los que forman parte de la misma: relaciones entre los alumnos, entre los profesores, entre los padres y entre cada uno de ellos con los demás. No siempre es fácil dicha interacción ya que en la misma intervienen cuestiones de poder, de autoridad, de individualismo, etc. Se trata de convivir con los demás.

En el ámbito escolar, la respuesta a los problemas de convivencia se realiza en cada caso dependiendo de una determinada concepción educativa sobre qué es y cómo han de gestionarse los conflictos (Torrego, 2001). En una escuela democrática el conflicto es un momento singular y privilegiado de la dinámica interpersonal que debe aprovecharse para el aprendizaje y el desarrollo personal.

El conflicto es algo natural, que debe enseñarse a manejar en una educación que se fundamenta en el respeto a la diversidad. Es imposible concebir participación, disciplina y diálogo escolar sin aprovechar el conflicto como eje de la convivencia y sin establecer una estrategia general para su resolución (Alzate, 2006[5]).

Entendemos el conflicto, desde el punto de vista social, como una situación que implica dificultad o confrontación de intereses entre dos o varias personas. Para María José Díaz Aguado (2005) el conflicto forma parte de la vida y es el motor de nuestro progreso. Sin embargo, en determinadas condiciones, puede conducir a la violencia, incluso en contextos como la escuela.

El conflicto, desde ciertas propuestas educativas, se entiende como un hecho positivo y una oportunidad para que el tiempo de escolarización desemboque en un verdadero proceso para la convivencia participativa y democrática (Morollón, 2001).

Las consecuencias de un conflicto pueden ser negativas o positivas dependiendo de cómo se gestione. La violencia es una forma negativa y destructiva de solucionar un conflicto. Pero a veces el conflicto no se percibe hasta que no se expresa en forma de violencia. Existen diferentes formas de violencia simbólica[6](Bourdieu, 1977) y sistémica (Ross Epp, 1999) que promueven exclusiones, malestares y desigualdades de poder en el seno de la escuela.

Carrasco (2007) alude a los estudios de Hallinan y Williams (1987, 1990) quienes indican la influencia de ciertos factores de la organización escolar en el desarrollo del conflicto como, por ejemplo, el criterio para agrupar a los alumnos. Otras investigaciones muestran que la propia institución escolar puede producir segregación étnica y sexual, diferenciación y segregación bajo una aparente heterogeneidad y un discurso de igualdad (Payet, 1997).

Para Vicente Prados (1997) pueden ser fuentes de violencia en la escuela aquellas que se generan desde el currículo, como el sistema de evaluación o las mismas finalidades del sistema educativo.

Síntesis: Rodrigo,Andrés y Sarto Martín, María  Dolores (2009), Aprendizaje colaborativo en la educación inclusiva. En Aspectos clave de la Educación Inclusiva, Publicaciones del INICO – Colección Investigación, Salamanca, 2009.
[1] El Colegio Público Amara Berri está ubicado en dos de los más céntricos y populosos barrios de San Sebastián.
Extraído el 20 de diciembre de 2008 desde http://amaraberri.org/topics/elcolegio/
[2] Silvia Schmelkes. Educación en valores: hallazgos y necesidades de investigación. Extraído el 25 de enero de 2009 desde educar.jalisco.gob.mx/04/4schmelk.html.
[3] Silvia Schmelkes (2002). Los valores de la educación en el nuevo milenio. Extraído el 26 de enero de 2009 desde http://www.educoas.org/portal/docs/valores_educ_nuevomilenio.pdf
[4] Francesc Carbonell y Joaquim Arenas en Plan para la Lengua y la Cohesión social. Educación e inmigración. generalitat de Catalunya, en junio 2007. Localizable en http://www.xtec.es/lic/intro/documenta/anexo1_aulas.pdf
[5] ramón Alzate Sáez de heredia. Catedrático de Psicología de la Universidad del País Vasco. Profesor del Máster en resolución de Conflictos y Mediación. U. Complutense de Madrid. Materiales de trabajo propios.
[6] Los contextos sociales funcionan como espacios de fuerzas y están estructurados de acuerdo a diversas variables.

Mapas para entradas

#ICE_Artículos #ICE_InclusiónEducativa

 

 

Acerca de Lic AUS Jorge Luis Prioretti

Licenciado en Organizaciones sociales y culturales - USAL. Analista universitario en sistemas - UTN. Profesor Sup. Filosofía y Cs. Educación.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Escuela inclusiva: valores, acogida y convivencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s