Aprender juntos alumnos diferentes. Los aprendizajes cooperativos en el aula.


Una educación inclusiva tiene como objetivo que la escuela contribuya a adquirir, hasta el máximo de las posibilidades de cada uno, todas las habilidades técnicas (cómo hablar, leer, calcular, orientarse, etc.) y sociales (cómo comunicarse, respetarse, etc.) que son necesarias para ser, vivir y convivir.
Una educación inclusiva necesita, lógicamente, una escuela también inclusiva, para la adquisición de una sabiduría original —de unos saberes diferentes— que Jacques Delors despliega en cuatro actividades: el saber, que posibilita que se «aprenda a aprender», con la finalidad de aprovechar las posibilidades que ofrece la educación a lo largo de toda la vida; el saber hacer, en vistas a estar en condiciones de influir sobre el propio entorno y adquirir una competencia que capacite al individuo en la tarea de afrontar las situaciones que irá encontrando a lo largo de la vida, sean cuales sean; el saber hacer, para contribuir a la realización personal en todas las dimensiones del ser humano, con una capacidad de autonomía y de responsabilidad personal cada vez mayor, y el saber convivir, para participar y cooperar con los otros en todas las actividades humanas, para llevar a cabo proyectos comunes, y prepararse para analizar y superar los conflictos. Saber, saber hacer, saber ser y saber convivir indican la complejidad de lo que una escuela inclusiva debe contribuir a desarrollar en los alumnos.
Decimos que es una escuela inclusiva para todos no sólo porque todos pueden, a un nivel u otro, y todos necesitan aprender estos cuatro «saberes», sino también porque, como mínimo algunos —si no todos— de dichos saberes (el saber ser y el saber convivir, por ejemplo) sólo se pueden enseñar y aprender —practicar— en una escuela en la que cabe todo el mundo y no sólo unos cuantos.

sin-titulo

Ver también:

Publicado en Biblioteca docente | Etiquetado , | 1 Comentario

Manual de Estilos de aprendizaje.


Las últimas investigaciones en la neurofisiología y en la psicología han dado como resultado un nuevo enfoque sobre cómo los seres humanos aprendemos: no existe una sola forma de aprender, cada persona tiene una forma o estilo particular de establecer relación con el mundo y por lo tanto para aprender. Con respecto a este enfoque, se han desarrollado distintos modelos que aproximan una clasificación de estas distintas formas de aprender.
La riqueza del material contenido en el presente documento, consiste en que su
utilidad es aplicable al aula y a para todo estudiante.

sin-titulo

 

 

Publicado en Biblioteca docente, Práctica docente | Etiquetado | 2 comentarios

Gestión educativa estratégica. Gestión necesaria para una educación inclusiva.


¿Qué aporta una gestión educativa estratégica para que la inclusión educativa sea un hecho aplicable en las escuelas? ¿Qué puede aportar la gestión educativa estratégica en una época de profundas transformaciones sociales, económicas, culturales? ¿Puede esta reflexión contribuir a alcanzar la calidad, la equidad y la inclusión? ¿Podrá contribuir la gestión educativa a articular las distintas iniciativas e innovaciones que se desarrollan en los establecimientos y las jurisdicciones local y provincial?

La transformación del sistema educativo ha puesto objetivos desafiantes: calidad para todos, inclusión educativa, profesionalización de los docentes en todos los niveles, diseño de escuelas inteligentes.

Se requiere vislumbrar nuevos caminos para la construcción de una gestión educativa capaz de abrir las escuelas al aprendizaje permanente. Y por ello es necesario plantearse: ¿Cuáles son las limitaciones actuales? ¿Cómo pueden diseñarse alternativas de acción para superar, viejos esquemas y concepciones?

Para el desarrollo de este tema nos basaremos con un trabajo realizado por la UNESCO e IIPE (Instituto Internacional de Planeamiento de la educación). Utilizaremos el 2º módulo que en total son diez que complementa este tema.

1

 1º Parte: De la administración escolar a la gestión educativa estratégica. Un pasado aún presente en la administración escolar.

Hasta no hace demasiado tiempo era común que las autoridades de la enseñanza definieran sus tareas utilizando el concepto de administración escolar. Su identidad profesional se tejía sobre la idea de ser administradores.

Sin embargo, tanto la práctica como las investigaciones y las nuevas teorías identifican que el modelo -teórico-práctico- de la administración escolar presenta diversas patologías y desviaciones cuyos más evidentes signos son la burocratización, el anonimato, la superposición de tareas, la lentitud de los procesos, las pérdidas irracionales de tiempo, la pérdida de calidad, la pérdida de sentido, la frustración personal. El “síndrome burocrático”, es decir las ideas y prácticas alienantes forjadas bajo el modelo administrativista, se torna a su vez, el principal azote contra nuevas ideas y nuevas prácticas: siembra complacencia, reparte culpas siempre para otros, desconfía de las propuestas de innovación, resiste la discusión sobre estrategias y, en ocasiones, logra bloquear el cambio.

  1. La administración escolar dirige la educación como cualquier otra empresa: El supuesto sobre el que se apoyan las generalizaciones del modelo es muy fuerte: se afirma que hay un único y mejor sistema de organizar cualquier tipo de trabajo, cualquiera sea el lugar en el que se realiza, la tecnología que emplee y las competencias profesionales que ponga en juego.
  2. La administración escolar regulaba rutinas: Todas estas acciones administrativas generales tienen el objetivo de racionalizar el trabajo bajo dos principios funcionales altamente valorados: la subordinación funcional y la previsibilidad de resultados.
  3. La autoridad y el control ejercidos a través de indicadores formales: Las consecuencias de una modalidad de control externo y formal de las tareas técnicas por un lado incrementa la pérdida de especificidad de lo educativo, y por otro, iguala toda supervisión a una penalización de los desvíos registrados por no estar previstos o permitidos en el reglamento.
  4. La cultura rígida engendra estructuras desacopladas: En estas se encuentran sujetos, objetivos, recursos, estrategias y fines; pero entre ellos hay una muy escasa articulación. Las personas realizan actividades, los programas presentan objetivos, las legislaciones proponen fines, pero unos y otros se encuentran aislados entre sí.
  5. Tareas aisladas, escasez de equipos: Las relaciones sociales dentro de las organizaciones son pensadas bajo el esquema jurídico del reglamento y por tanto valoradas sólo en cuanto se ajustan a él.
  6. Restricciones estructurales a la innovación: La administración escolar institucionaliza rutinas formalistas de desempeño y de control, inespecíficas y, por tanto, difícilmente adaptables a situaciones diferentes y cambiantes.
  7. Una visión simplista de lo educativo: La cultura burocrática que separa conceptualmente la ejecución y la decisión de políticas está puesta en cuestión no sólo por una larga serie de investigaciones sino por la evidencia cotidiana que muestra lo contrario.
  8. La pérdida del sentido de lo pedagógico: La cultura burocrática ha hecho de las escuelas los lugares donde menos se discute de educación.

Conclusiones:

En consecuencia, un problema fundamental de la postmodernidad consiste en la necesidad de generar meta paradigmas de comprensión, análisis, desarrollo y cambio para interpretar, analizar, sintetizar y responder a los cambios de paradigmas más específicos de la tecnología, la vida de las organizaciones, el pensamiento intelectual y demás aspectos.

2

2º Parte. La gestión educativa estratégica. Los desafíos del presente que construyen futuro.

La transformación en la que estamos inmersos nos impone transitar desde un presente modelo de administración escolar muy enraizado en el pasado, hacia un modelo presente lanzado hacia el futuro, aunque muchas veces parezca sólo un deseo: la gestión educativa estratégica.

¿Qué es la gestión educativa?

La gestión educativa estratégica es vista como un conjunto de procesos teórico prácticos integrados horizontal y verticalmente dentro del sistema educativo, para cumplir los mandatos sociales. Es un saber de síntesis capaz de ligar conocimiento y acción, ética y eficacia, política y administración en procesos que tienden al mejoramiento continuo de las prácticas educativas; a la exploración y explotación de todas las posibilidades; y a la innovación permanente como proceso sistemático.

La gestión educativa sólo puede ser entendida como nueva forma de comprender y conducir la organización escolar. La gestión educativa supone la interdependencia de: a) una multidisciplinariedad de saberes pedagógicos, gerenciales y sociales; b)  prácticas de aula, de dirección, de inspección, de evaluación y de gobierno; c) juicios de valor integrados en las decisiones técnicas; d) principios útiles para la acción; múltiples actores, en múltiples espacios de acción; f) temporalidades diversas personales, grupales y societales superpuestas y/o articuladas

 3

3º parte. Señas de identidad de la gestión educativa estratégica.

  1. Reconfiguración, nuevas competencias y profesionalización: La reconfiguración de las organizaciones sólo puede encararse a condición de que se promuevan desde la experimentación y la capacidad de trabajar en redes, en equipos, que posibiliten la experiencia individual y colectiva aplicando su capacidad de innovación.
  2. Trabajo en equipo: Se requerirán espacios para “pensar el pensamiento”, pensar la acción, ampliar el “poder epistémico” y la voz de los docentes, habilitar circuitos para identificar problemas y generar redes de intercambio de experiencias, entre otras cuestiones. Es preciso considerar un cambio de los valores característicos de la cultura escolar: frente a una actitud defensiva, la apertura; frente al aislamiento profesional, la comunidad; frente al individualismo, la colaboración; frente a la dependencia, la autonomía; frente a la dirección externa, la autorregulación y la colaboración.
  3. Apertura al aprendizaje y a la innovación: Las organizaciones abiertas al aprendizaje son capaces de: encarar y resolver sistemáticamente problemas; generar nuevas aproximaciones y experimentaciones; aprender a partir de la propia experiencia y cuestionarla; recuperar experiencias de otros; originar conocimiento y trasladarlo a sus prácticas.
  4. Asesoramiento y orientación profesionalizantes: La gestión educativa tiene como misión construir una organización inteligente, abierta al aprendizaje de todos sus integrantes y con capacidad para la experimentación, que sea capaz de innovar para el logro de sus objetivos educacionales, romper las barreras de la inercia y el temor, favoreciendo la claridad de metas y fundamentando la necesidad de transformación.
  5. Culturas organizacionales cohesionadas por una visión de futuro: La gestión, más que controlar a los sujetos, reconoce la necesidad de propiciar múltiples espacios de formación en competencias clave para todos los actores del sistema, que origine una sinergia capaz de promover una organización inteligente rica en propuestas y creatividad, que estimule la participación, así como la responsabilidad y el compromiso. Una intervención sistémica y estratégica: la planificación estratégica es el conjunto de procesos de diseño, desarrollo y mantenimiento de un proyecto de intervención que relaciona las metas y las competencias institucionales con las demandas y las oportunidades.

 4

4º Parte: Componentes de la gestión educativa estratégica.

Pensamiento sistémico y estratégico: todas las actividades de la gestión educativa pueden integrarse en estas tres claves: reflexión, decisión y liderazgo. Para completar la definición de gestión que se está elaborando, pueden identificarse tres componentes esenciales y analíticamente distinguibles pero que operan interrelacionados y recíprocamente potenciados. Porque la gestión educativa implica y fomenta la integración de diversos saberes, prácticas y competencias. Y, en todos los casos, supone otros tres componentes inseparables y fundamentales: pensamiento sistémico y estratégico, liderazgo pedagógico y aprendizaje organizacional.

Liderazgo pedagógico: La gestión requiere prácticas de liderazgo para concertar, acompañar, comunicar, motivar y educar en la transformación educativa. El desafío de la gestión es mostrar la diferencia de calidad de cada cambio y, de esta forma, inspirar y motivar a los demás para que conciban el camino de la transformación como posible, además de deseable.

Aprendizaje organizacional: El aprendizaje –sobre las organizaciones educativas y su acumulación- es esencial para la planificación estratégica y ésta es a su vez la semilla de la transformación educativa, lo cual implica que es imposible eludir o rehuir del aprendizaje.

El desempeño de los gestores educativos: Hoy día, se espera que las prácticas de los gestores educativos, como responsables del ámbito educativo territorial y organizacional, estén en condiciones de asegurar las siguientes funciones: Analizar y Sintetizar; Anticipar y Proyectar; Concertar y Asociar; Decidir y Desarrollar; Comunicar y Coordinar; Liderar y animar; Evaluar y Reenfocar.

 5

5º Parte. Claves de gestión educativa estratégica:

  1. Analizar-Sintetizar: El gestor, o el equipo de gestión, puede desarrollar una educación de calidad a condición de incentivar permanentemente las funciones de investigación, de análisis de la realidad particular y singular en que opera el sistema educativo.
  2. Anticipar-Proyectar: El gestor investiga sistemáticamente las condiciones particulares de las realidades en que trabaja, para anticipar y predecir posibles desarrollos de acción. En este sentido, las funciones de análisis y de síntesis se combinan con el diseño de escenarios alternativos, de acontecimientos posibles, el encadenamiento de actividades para lograr los resultados esperados y para disminuir el alcance de los no deseados; supone reconocer el escenario de las resistencias y fortalezas de colaboración susceptibles de despertarse. Anticipar es posicionarse estratégicamente y diseñar un sistema de acciones y de objetivos delineados. La prospectiva es una actitud ante la toma de decisiones, ante el futuro inmediato y el futuro lejano, que se propone no sólo reaccionar solamente a las situaciones, sino anteponerse a ellas.
  3. Concertar-Asociar: Los procesos de negociación, las sesiones de delegación y la generación de amplias redes de trabajo posibilitarán la convergencia de los múltiples actores y su participación. Esto exigirá argumentaciones y visiones capaces de motivar la asociación en busca del mejoramiento de la calidad de la educación. Requerirá competentes gestores con capacidad de generar alianzas con su entorno, con la comunidad educativa, con las fuerzas vivas, para lograr una educación de calidad para todos los niños y los jóvenes.
  4. Decidir-Desarrollar: El gestor toma decisiones, asume responsabilidades en organizaciones complejas, que involucran a multiplicidad de actores en expresiones temporales diversas, requiere manejar y articular decisiones de corto, mediano y largo plazo. El gestor, en posición de planificador estratégico, es un diseñador sistémico de programas, proyectos, objetivos, y de estrategias y acciones. El pensamiento estratégico y sistémico es crucial para lograr una articulación entre lo deseable, lo posible
  5. Comunicar-Coordinar: Las funciones de comunicación y de coordinación son a la vez fundamentales y permanentes.
  6. Liderar-Animar: Animar posee distintas acepciones según el diccionario de la Real Academia Española: infundir vigor, incitar a la acción, motivar, dar movimiento, testimoniar energía moral, orientar. El liderazgo representa las actividades del gestor orientadas a unir permanente a los actores con la misión y los objetivos de la organización, aspectos que cotidianamente se separan y dispersan; es el aspecto deliberado y reiterado del equipo de gestión educativa que une, forma, educa, genera transformación por la comunicación y la convocatoria. El liderazgo y sus prácticas colaboran a establecer una dirección, a convocar y motivar a la gente a emprender mejoras y transformaciones.
  7. Por último, el gestor desarrolla funciones de evaluación en etapas intermedias y finales de los diferentes programas y proyectos realizados.

6

6º Parte. Gestión educativa estratégica. Gestión necesaria para una educación inclusiva. 

Finalmente la gestión estratégica de la educación requiere:

  1. un enfoque claro e interrelacionado,
  2. alta capacidad de concentración,
  3. conciencia de que los tiempos de gestión suponen períodos largos de gestación,
  4. exploración permanente de las oportunidades,
  5. disciplina para el aprendizaje profundo,
  6. confianza en sí mismo,
  7. saber aprender (metaconocimiento),
  8. saberes y prácticas de colaboración,
  9. capacidad de experimentar,
  10. gusto por el riesgo,
  11. sentido de la responsabilidad,
  12. compromiso e iniciativa,
  13. profesionalidad,
  14. voluntad de servicio.

 

Publicado en Práctica docente | Etiquetado , , | 2 comentarios

Pedagogía de la inculturación, interculturalidad y multiculturalidad.


El complejo mundo de lo cultural es uno de los componentes esenciales dentro de los procesos educativos. Todos nacemos y aprendemos en una determinada matriz cultural. Todos pertenecemos a algún grupo cultural que marca lo que somos y hacemos, lo que pensamos y creemos.

La formación de la dimensión cultural debe desarrollar las competencias que posibiliten a los educandos conocer, aceptar y valorar sus raíces, su mundo cultural, sus orígenes, su historia, su familia, su comunidad, su región, su país. Competencias para rescatar la memoria colectiva como elemento de unificación y cohesión del grupo. Competencias para valorar y apreciar las culturas diferentes, para combatir los dogmatismos, fundamentalismos e intolerancias de quienes tratan de imponer una única forma de pensar, de creer, de vivir. Competencias para emprender un verdadero diálogo cultural que permita aprender del otro diferente, desde la aceptación de la diversidad.

Mafalda

#ICE_InclusiónCultural #ICE_Elaboraciones

 

Publicado en Elaboraciones | Etiquetado | 1 Comentario

Guía de falicitadores para la Inclusión Educativa.


Decir hoy “todos los educandos” implica englobar a cada uno de ellos, sin distinción de origen, características personales o rendimiento escolar. Cada educando es afortunadamente distinto a su compañero y es ahora cuando se aprecia con más claridad esta variabilidad. Darnos cuenta de la diversidad es real es, a nuestro juicio, el punto de partida para una nueva reflexión, para dar una respuesta educativa a las necesidades de todos.

Si por calidad entendemos disponer de recursos humanos y materiales, un currículo amplio, atención individualizada… si entendemos que todo esto constituye los parámetros de calidad entonces la escuela al ser para todos para todos deberán ser esos recursos.

mafalda

Consultar en:#ICE_InclusiónEducativa #ICE_RecursosDocentes

 

Publicado en Práctica docente | Etiquetado | 1 Comentario

E-learning, b-learning y m-learning como una nueva perspectiva educativa.


La enseñanza virtual o e-learning está sufriendo un proceso de expansión constante y es parte de una calidad educativa orientada al futuro. La enseñanza virtual se perfila como solución a los problemas a los que la enseñanza tradicional no pueda dar respuesta. A pesar del gran auge del e-learning no garantiza una mayor calidad ni un aprendizaje más rápido ni más eficaz por sí solo. Sin embargo, el e-learning permite la aplicación de herramientas como los estilos de aprendizaje con los que sí que se consigue un aprendizaje más efectivo, herramienta que es difícilmente aplicable en la clase tradicional.

Las ventajas de e-learning permiten dar respuesta a una serie de problemas en dificultan una formación ubicua y permanente[1]:

  • Problemas geográficos: Las personas residentes en domicilios alejados de centros educativos ven disminuidas sus posibilidades de acceso y actualización a la educación. También hay que tener en cuenta a las personas discapacitadas que tienen problemas para desplazarse a estos centros de enseñanza. Este último, es un aspecto de porque e-learning es inclusivo. Además, este tipo de enseñanza nos permite acceder a cursos impartido por centros educativos de prestigio establecidos en otros países.
  • Problemas de tiempo: La enseñanza tradicional requiere establecer un día y un horario para impartir una clase en el que se reúnen profesores y educandos. Sin embargo son muchas las personas que no pueden acudir al centro de enseñanza bajo estas condiciones de tiempo. Por tanto, e-learning nos permite personalizar nuestro aprendizaje compaginando el estudio con las obligaciones laborales y familiares. También, la enseñanza tradicional, por cuestiones de tiempo y de distancia, dificulta acordar encuentros de estudio con otros compañeros. E-learning favorece un aprendizaje cooperativo porque supera estas barreras de tiempo y de distancias.
  • Problemas de demanda: Resulta complicado crear cursos formativos cuando la demanda local no justifica la inversión para su realización. Por otro lado, resulta imposible impartir un curso para una cuantiosa cantidad de educandos de modo presencial.

Todas estos estos problemas, entre otros, permite que e-learning sea una educación inclusiva.

Si es cierto que la enseñanza virtual aporta unas ventajas respecto a la enseñanza tradicional, como dijimos, por sí sola no es la panacea.

Lo importante es el contenido y como se planifica. La herramienta utilizada para dar formación a través de Internet no forma sólo transmite.

La formación tiene destinatarios que esperan calidad. Por eso, es importante la planificación de la misma: modo de impartir la enseñanza, tipos de ejercitación, de evaluación, acreditación, entre otras. Además, se caería en un error de tratar de reproducir en la red una clase tradicional, sino que hay que aprovechar las posibilidades que brinda la enseñanza virtual para utilizar herramientas que favorecen el aprendizaje de manera que se obtenga una mayor calidad en la enseñanza.

Para lograr una educación de calidad a través de e-learning hay que considerar los siguientes estilos de aprendizaje: activo, reflexivo, práctico, colaborativo, entre otros.

Ver Ventajas y desventajas e-learning

Han surgido nuevas maneras de e-learning, cada una con sus nuevas modalidades.

B-learning son siglas en inglés de Blended Learning que significa “aprendizaje mixto o mezclado”, es decir, la combinación entre la forma presencial y medios digitales no presenciales que implica el desarrollo de un curso en el aula y por otra parte en on-line a través de la red. Es una manera eficaz de llevar una asignatura y asegurar el aprendizaje en los educandos aunque rompe una de las máximas del e-learning que es el lugar de residencia del educando. Sin embargo este problema puede ser subsanable si se utilizan aulas virtuales. Por otro lado, b-learning nos permite adecuar nuestras clases de tradicionales y conductista a clases de tipo constructista y conectivista.

Ver Ventajas y desventajas b-learning

M-learning son siglas en inglés de mobile learning, que significa aprendizaje electrónico a través de móviles, es decir, por medio de dispositivos personales portables como los teléfonos celulares, tablets y laptops. Dicho de otra manera, m learning es el e learning en dispositivos móviles, que pueden ser usados en cualquier lugar y en cualquier momento.

Ver Ventajas y desventajas m-learning

Uno de los nuevos desarrollos tecnológicos es la explotación de los aparatos de TV. Las nuevas pantallas no traen únicamente una mejor definición, un aumento considerable de pulgadas y un dispositivo TDT instalado, además suelen venir con conexión a Internet, con aplicaciones preinstaladas como Twitter, Youtube, Picasa, etc. Las TV nuevas traen una tecnología aún sin explotar, esto es el futuro del t-learning.

Presentación en Prezi:

sin-titulo

Ref: e-learning, b-elearning, m-learning y t-learning.
[1] Estilos de aprendizaje y e-learning. Hacia un mayor rendimiento académico. Alejandrino Gallego Rodríguez y Eva Martínez Caro, http://www.um.es/ead/red/7/estilos.pdf
Publicado en Elaboraciones | Etiquetado | 4 comentarios

Proyecciones sobre nuestra futura educación.


  1. Calidad educativa con una mirada hacia el futuro.[1]

La calidad educativa es un término muy utilizado actualmente en educación, para fundamentar los procesos de mejora y adecuar la misma a nuestros tiempos de transformación a través de la eficacia y la eficiencia como dos pilares básicos.

Esto se debe a que vivimos en una sociedad de permanentes cambios de transformación y que la educación, como tal, debe responder a estos cambios ya sucedidos, adaptarse a las transformaciones sociales que van surgiendo y a las características sociales y culturales de la vida humana; sin dejar de lado una visión antropológica sobre el hombre y su sentido existencial, porque si no correría detrás de los cambios vacía de contenido.

La educación actual es un interrogante en cuanto sabemos que corre detrás de los procesos sociales y tecnológicos (ver Juicio a la educación actual) pero la conciencia de renovación está presente y las propuestas innovadoras son muchas.

Dos pilares básicos, dijimos, al hablar de calidad educativa son la eficacia y la eficiencia.

¿Qué tiene en cuenta estos pilares? En primer lugar, la escuela es parte de esa sociedad y cumple con un servicio que presta a la misma. Por esto está afectada por los cambios sociales, económicos y culturales del entorno en el que se encuentra.

Para ello, debe adaptarse inteligentemente y reflexionar de forma permanente sobre su calidad educativa que presta a la sociedad sin dejar de lado que la persona sigue siendo persona: ser biosíquico espiritual y, también, debe responder inclusivamente a esta realidad:

En el campo educativo es preciso una revisión permanente ante la caducidad de determinados conocimientos y métodos pedagógicos:

  • Surgen nuevos conocimientos y destrezas en la búsqueda y tratamiento de la información, con la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación;
  • La formación en valores es un reto permanente, cuya importancia se acrecienta con la apertura hacia una sociedad cada vez más intercultural;
  • En las relaciones familia-escuela-sociedad; en el campo laboral; en la continua revolución en el ámbito de la pedagogía, de la metodología, de la organización y de la gestión.

La calidad educativa abarca dos aspectos:

  • Promueve el progreso de los estudiantes como persona desde lo intelectual, social, moral, emocional y vocacional, entre otros, teniendo en cuenta su nivel socioeconómico, su medio familiar y su aprendizaje previo.
  • Y como dijimos antes, adaptarse de forma inteligente a su entorno social cambiante y reflexionar de forma permanente sobre la calidad del servicio educativo que presta a la sociedad.

Pero pensar en la educación mirando solo a la escuela es un error. La escuela sola no educa. La calidad educativa se asienta sobre un trípode formado por sociedad, familia y ella misma. Hay que apuntar a la apertura hacia una sociedad cada vez más intercultural; en las relaciones familia – escuela – sociedad; en el campo laboral; en la continua revolución en el ámbito de la pedagogía, de la metodología, de la organización y de la gestión, entre otras.

Innovar es responder a las necesidades de una sociedad en permanente cambio cultural, científico, tecnológico, entre otros., lo que exige a la escuela formar a sus educandos para el futuro.[2]

De sobra decir, que la UNESCO publicó muchos documentos sobre calidad educativa.

La calidad se entrelaza, de alguna manera, con la excelencia pero difiere en algo esencial: “se adecua a la realidad de la persona”, porque lo propio de la misma es satisfacer necesidades mirando desde la persona: sus capacidades, su vocación, su cultura, su adaptación a la sociedad y al ámbito laboral, entre otros.

  1. Calidad educativa estructural.

2.1. El problema del fracaso escolar.

Nos preguntamos: ¿Qué necesita cambiar a un nuestro sistema educativo para llegar a conseguir esa mejora educativa?

En este primer punto haremos referencia a Flavia Terigi en “Los desafíos que plantean las trayectorias escolares”[3] con algunas variantes personales. Nuestro Sistema educativo posee rasgos en su trayectoria curricular que en la realidad están como indisolubles pero que son diferentes.

  • División en niveles.
  • La gradualidad.
  • La anualización de los cursos de aprendizajes.

Y agrego:

  • El cursado de un bloque (cerrado) de materias anuales y su acreditación en término anual.

Son rasgos que de la trayectoria curricular que van juntos pero se trata de aspectos independientes cuya asociación produce determinadas consecuencias en la trayectoria curricular.

a.  Las dos primeras, existe en todo sistema educativo y seguirá existiendo ya que se fundamenta en la madurez evolutiva propia de la persona.

b. En cuanto al tercero, en nuestro sistema educativo la anualización se conjuga junto con la acreditación de todas las materias o en su mayoría.

Este aspecto es importante ya que aquí tenemos el problema de la repitencia y del fracaso escolar. Debido a la anualización, el tiempo se convierte en una condición para acreditar casi todas las materias por parte del estudiante. Y las que no, hasta tres en nuestro caso, deben rendirlas en un período acotado. Y si no, debe repetir todo ese bloque de materias: las acreditadas y las que no.

Nos preguntamos: ¿Qué pasa si un estudiante no tiene la capacidad cognitiva o de otra índole personal para acreditar todas las materias en ese lapso de tiempo?

Una estructura modular más que de curso puede ser la solución al problema planteado.

Proponemos un ejemplo que esperamos ayude a entender que lo que aparece junto, no necesariamente va junto, y que por ir junto, produce ciertos efectos: contra lo que suele considerarse, la gradualidad no produce per se la repitencia, Es la gradualidad combinada con la anualización lo que produce la repitencia. En la combinación gradualidad-anualización, no acreditar una etapa coloca a los sujetos en situación de re-hacerla, re- cursarla, repetirla. La repitencia no es en nuestro sistema un fenómeno fácilmente extirpable de su organización entre otras razones porque liga operativa y conceptualmente con la organización graduada y anualizada. Por un lado, puede comparar con la manera en que otros niveles del sistema resuelven la gradualidad. Así, advertirá que el nivel inicial también prevé secuencias de aprendizaje, pero no liga su adquisición a períodos fijos de tiempo, por lo cual la repitencia no surge como un requerimiento sistemático frente a los distintos ritmos en las adquisiciones.

Según tales trayectorias, el ingreso se produce en forma indeclinable a determinada edad, aunque pueda comenzar antes, y los itinerarios que recorren los sujetos a través del sistema educativo son homogéneos y lineales: el avance se produce a razón de un grado por año, estando pre-establecidas las transiciones entre niveles escolares y el tiempo teórico de duración de una cohorte escolar. Analizando las trayectorias de los sujetos, podemos reconocer itinerarios frecuentes o más probables, coincidentes con las trayectorias teóricas que establecen las estipulaciones de niveles, grados, años; pero reconocemos también “trayectorias no encauzadas”. Del mismo modo, advertirá que los currículos universitarios ordenan las adquisiciones posibles (no otra cosa son los requisitos de correlatividad), pero la cursada de las materias de distintas líneas de correlatividad no se ve interferida y la no aprobación de una materia no implica su repitencia, dado que las oportunidades para la acreditación son numerosas (lo que se expresa en los “turnos de examen” en los que se considera válida la cursada de una materia) y cursar no es un requisito para aprobar (por ello existen los exámenes libres). Con estas disposiciones, la educación inicial y la educación universitaria organizan trayectorias teóricas donde la repitencia no forma parte de lo previsto, porque gradualidad y anualización no están asociadas.

La segunda observación que puede ayudarle es la siguiente: numerosos países no incluyen la repitencia entre las trayectorias teóricas de sus estudiantes secundarios, porque no asocian gradualidad y anualización.”[4]

c. En nuestro sistema educativo los educandos deben cursar un bloque de materias obligatorias ya que no posee una organización modular. La estructura modular permite cursar determinadas materias de acuerdo a las posibilidades de los educandos.

No es solo el cursado de determinadas materias como bloque cerrado sino que los educandos las deben acreditar en ese período. Es decir, un bloque de materias que corresponden al cursado y acreditado de un curso o grado en un año es lo que apremia, acorrala al educando y a muchos los lleva a la repitencia.

En el nivel secundario este aspecto hay que revisar. Los sistemas educativos de alto rendimiento parece tenerlo resuelto: la clase, como grupo de educandos, no existe ya. La ventaja para ellos es poder perfilar mejor el curso de sus estudios, en función de sus aptitudes y de su proyecto de continuación. El sistema debe permitirles también avanzar de manera modular, según sus capacidades, en las distintas disciplinas. Todo concepto de repetición global, que implique volver a seguir de nuevo materias ya aprobadas, debe ser puesto de lado definitivamente. La amplia autonomía de la que se beneficiarían los educandos de secundaria constituirá indudablemente una preparación para los estudios superiores y permite evitar la enorme grieta que, en nuestro sistema, es una de las principales causas del fracaso y abandono escolar en el primer año.[5]

Es lógico pensar que el cursado de materias tenga un tiempo, y que ese tiempo sea anual. También es lógico que un curso grado abarque varias materias. Pero nos preguntamos:

  • Un educando que repite por 3 materias que no acredito, ¿debe repetir todas las materias aun las que acreditó? En mi caso, como profesor, cuántos educandos que repitieron y volvieron a cursar la materia que conmigo había acreditado. Y en algunos casos casi no acreditan lo que ya habían acreditado.
  • Si el cursado de materias es anual ¿por qué relacionarlo con su acreditación?
    • La materia la puede regularizar y/o aprobar. Si se establece un sistema de regularización adecuado por qué no la puede rendir según sus tiempos sin ponerles restricciones y con instancias de consultas. Lo que afectaría sería la correlatividad de la misma disciplina.
    • Si no la regulariza y es necesario recusarla que lo haga con esa/s materia/s.

De esta manera se rompe la relación entre anualidad y acreditación y entre curso y bloque estricto de tales materias, ya que un educando puede cursar las que le permite la correlatividad de las materias acreditadas anteriormente y recusar las que conviene o asistir a consulta a las que por tales motivo la anualidad en tales materias, por cuestiones cognitivas propias o actitudinales, no pudo acreditar.

Por su puesto, esto replantaría la organización curricular del sistema que permita que un educando pueda cursar materias de diferentes cursos y asistir a las consultas necesarias.

Nuevamente nos preguntamos: ¿Por qué relacionar un curso con determinadas materias obligatorias?, es decir, un bloque estricto y obligatorio.

Si bien existe modalidades y las materias están acorde a cada modalidad. ¿Por qué no pensar en cada educando construya su curriculum con algunas materias opcionales? Esto es claro, a nivel secundario.

2.2. Educación basada en proyectos vs. educación por asignaturas.

Este aspecto está ligado con el anteriormente dicho en cuanto a agrupar los grupos de educandos en estructuras modulares basado en aprendizajes por proyectos en vez de cursos con determinadas asignaturas.

“Finlandia encendió nuevamente el debate. El país nórdico, famoso por sus logros educativos, acaba de poner en marcha un cambio radical en sus escuelas: desde el mes pasado, todos los centros de estudio comenzaron a implementar un enfoque didáctico conocido como “Aprendizaje basado en fenómenos”, que reemplaza el antiguo sistema de asignaturas por proyectos multidisciplinarios.

“La forma tradicional de educación, dividida en materias, no está preparando a los niños para el futuro”, señaló en rueda de prensa la ministra de Educación de Helsinki, Marjo Kyllonen. Bajo el nuevo sistema, explicó, en lugar de adquirir conocimientos aislados y de forma pasiva, los educandos asumen un rol activo y trabajan en proyectos que exigen abordajes interdisciplinarios.”[6]

Las principales ventajas basadas en proyectos son muchas pero destacamos las siguientes: [7]

  • Los educandos desarrollan habilidades y competencias tales como colaboración, planeación de proyectos, comunicación, toma de decisiones y manejo del tiempo (Blank, 1997; Dickinsion et al, 1998).
  • Aumentan la motivación para aprender. Mayor participación en clase y mejor disposición para realizar las tareas (Bottoms & Webb, 1998; Moursund, Bielefeldt, & Underwood, 1997). El docente despierta la curiosidad del educando mediante elementos ligados a su realidad que lo estimulan a investigar y aprender.
  • Integración entre el aprendizaje en la escuela y la realidad. Los educandos retinen mayor cantidad de conocimiento y habilidades cuando están comprometidos con proyectos estimulantes. Mediante los proyectos, los educandos hacen uso de habilidades mentales de orden superior en lugar de memorizar datos en contextos aislados, sin conexión. (Blank, 1997; Bottoms & Webb, 1998; Reyes, 1998).
  • Desarrollo de habilidades de colaboración para construir conocimiento. El aprendizaje colaborativo permite a los educandos compartir ideas entre ellos, expresar sus propias opiniones y negociar soluciones, habilidades todas, necesarias en los futuros puestos de trabajo (Bryson, 1994; Reyes, 1998). Refuerza sus capacidades sociales mediante el intercambio de ideas y la colaboración. Los educandos ponen en común las ideas, debaten y acuerdan decisiones. Mediante el aprendizaje colaborativo, se apoyan los unos a los otros para aprender y conseguir un objetivo común.
  • Atiende a la diversidad. Estimula tanto a los educandos con problemas de aprendizaje como a los educandos más avanzados. A los primeros les ayuda a aprender mediante la interdependencia positiva con sus compañeros, mientras que a los segundos les abre todo un campo de posibilidades para desarrollar plenamente sus capacidades.
  • Acrecentar las habilidades para la solución de problemas (Moursund, Bielefeld, & Underwood, 1997). Fomenta su espíritu autocrítico alimentando a los educandos a evaluar su propio trabajo y a detectar fallos en el proceso de trabajo con el objetivo de que aprendan de sus errores y mejoren los resultados en un futuro.
  • Establecer relaciones de integración entre diferentes disciplinas. Para el desarrollo del proyecto los educandos deben recurrir a los conocimientos de diversas disciplinas entorno al problema a resolver. De esta manera, los conocimientos se integran y no quedan separados o inconexos como se aprende a través de materias de forma tradicional.
  • Aumentar la autoestima. Los educandos se enorgullecen de lograr algo por sí mismo que tenga valor fuera del aula de clase y de realizar contribuciones a la escuela o la comunidad (Jobs for the future, n.d.).
  • Acrecentar las fortalezas individuales de aprendizaje (Thomas, 1998). De esta manera desarrolla su autonomía ya que los educandos son los protagonistas del proceso: planifican el proyecto, distribuyen las tareas, ponen las ideas en común, toman sus propias decisiones y elaboran el producto. Además, promueve la creatividad ya que deben poner en marcha todas las estrategias e ideas posibles para elaborar un producto que dé respuesta a la cuestión planteada. Así, pueden realizar videos, campañas, maquetas, folletos o cualquier otro elemento que apoye su respuesta. Cuanto más original sea el producto, mejor.
  • Aprender de manera práctica a usar la tecnología. (Kadel, 1999; Moursund, Bielefeldt, & Underwood, 1997). Facilita su alfabetización informática digital e informacional. Durante la investigación desarrollan su capacidad para buscar, seleccionar, contrastar y analizar la información.

2.3. La gestión escolar estratégica vs. gestión escolar administrativa. [8]

Hemos estado acostumbrados a trabajar con el estilo de la administración escolar. Esto se verifica en la forma en que se ha construido el sistema educativo, y que se tradujo en los textos, en las estructuras, en las prácticas, en los cursos de formación orientados a administradores y educadores, y en la concepción de prácticas educativas que tenían que seguir al pie de la letra cuestiones decididas por otros en otra parte, pero fundamentalmente, cuestiones administrativas con baja presencia de lo educativo.

Actualmente se asume que la tarea fundamental en el rediseño de las organizaciones escolares es revisar la disociación existente entre lo específicamente pedagógico y lo genéricamente organizacional. Esto supone visualizar que la palanca de las transformaciones educativas radica en una gestión integrada de la institución educativa estratégica. Sólo una profunda transformación de la forma de trabajo en educación permitirá situar al sistema educativo en óptimas condiciones de avanzar hacia los objetivos estratégicos que lo están desafiando: calidad, equidad, pertinencia del currículo y profesionalización de las acciones educacionales. Veamos la diferencia entre ambas gestiones escolares.

sin-titulo-1

Es necesario un cambio de paradigma en este sentido hacia una gestión escolar estratégica. La gestión estratégica es una visión totalizadora que encuentra en la gestión estratégica una herramienta fundamental para la formación y el desarrollo de competencias en educación: 1. Desafíos de la educación; 2. Gestión educativa estratégica; 3. Liderazgo; 4. Comunicación; 5. Delegación; 6. Negociación; 7. Resolución de problemas; 8. Anticipación; 9. Trabajo en equipo; 10. Participación. (Ver Unesco – IIEP).

Veamos un esquema integrador de lo que debe ser una gestión escolar estratégica.

sin-titulo-2

  1. El futuro de la formación docente. Aprendizaje ubicuo

“El futuro de la formación docente tendrá que abordar el aprendizaje ubicuo[9]: la posibilidad de acceder a la información en cualquier lugar o cualquier momento, la interacción con pares y expertos eruditos y oportunidades estructuradas de aprendizaje desde una variedad de fuentes. La brecha entre el aprendizaje formal e informal desaparecerá. A menudo este aprendizaje será “ajustado al tiempo”, anclado a las necesidades de una cuestión, un problema o una situación inmediata. Con él, el control de cuándo, dónde, cómo y por qué uno está aprendiendo estará en mayor medida en manos de los educandos, y el enfoque motivacional de aprendizaje se reorientará desde el “aprendo ahora, (quizá) lo usaré más adelante”, hacia a las necesidades y propósitos que el estudiante tenga en el momento”.[10]

Anteriormente después de la educación formal obligatoria y profesional si la persona no continuaba su formación con el hábito de la lectura y, los más predispuestos, con la realización de cursos su formación se veía atascada. Pero, en la actualidad con el uso de dispositivos portátiles en sus manos y con esa Gran Biblioteca mundial alejandrina que es Internet nos permite aprender constantemente motivado por nuestras necesidades.

El acceso a un saber a través de la tecnología hace que el lema del “aprendizaje en la vida real” sea una realidad concreta a un nivel sin precedentes. Además, con la llegada de “la nube” y la posibilidad de una conectividad más o menos continua, la carga y descarga de información de todo tipo, la interacción con otras personas a un clic de distancia. Esto implica que no solo es aprender sino que incrementa y nos da otro modo de relacionarnos. La relación con el otro trasciende el espacio físico, del prójimo, del próximo del que me puedo relacionar dentro de márgenes espaciales. El aprendizaje ubicuo nos plantea, entonces, una nueva manera de aprender, de relacionarnos y una nueva dimensión de lo ubicuo que trasciende el espacio físico para pasar a lo virtual.

Nuestras nociones de “lugar”, y de lo que hace importante a un lugar, tendrán que ser repensadas. El lugar ya no es sólo la ubicación física, sino que se trata del lugar como un centro o base de información: vídeos, redes sociales, entre otras.

Incluso este tipo de oportunidades de aprendizaje formal y estructurado están cambiando con las tecnologías ubicuas y una cultura del aprendizaje distribuido socialmente, en cualquier lugar y en cualquier momento, como se observa por ejemplo, en el caso de las tareas escolares. Las escuelas deben ser conectadas de manera consciente a una serie de otros entornos de aprendizaje: el aprendizaje de la escuela sale a estos otros lugares, y el aprendizaje de estos otros lugares regresa a la escuela.

Los cambios tecnológicos afectan y son afectados de manera interactiva por una serie de otros cambios sociales y culturales — una cultura de la movilidad, de colaboración, de “info-entretenimiento”, videojuegos, redes sociales y de comunicación a escala mundial. No podemos mantener los márgenes espaciales y temporales que se adapten a nuestra conveniencia, o nuestras suposiciones sobre dónde y cuándo ocurre el aprendizaje.

 4. La educación debe tener una dimensión humanista inclusiva y responder a los cambios tecnológicos.

Es decir, mantener y aumentar la dignidad, la capacidad y el bienestar de la persona con si misma integralmente, en relación con los demás y con la naturaleza, debería ser la finalidad fundamental de la educación en el siglo XXI.

Los valores humanistas que deben constituir los fundamentos y la finalidad de la educación son: el respeto a la vida y a la dignidad humana, la igualdad de derechos y la justicia social, la diversidad cultural y social, y el sentido sentimiento de la solidaridad humana, la responsabilidad compartida de nuestro futuro común y el cuidado del medio ambiente, nuestro hogar.

La educación debe ser más humanista en cuanto considera:

  • La totalidad integral de la persona misma: Inclusión intrapersonal[11],
  • En cuanto que mi persona está ligada a la tuya, porque solo juntos podemos ser humanos: Inclusión relacional y social[12],
  • En cuanto juntos somos ser-en- este-mundo: Inclusión del medio ambiente, cultural y tecnológica[13],
  • En cuanto con-tigo somos ser-en-el-tiempo: Inclusión histórica y vocacional[14].
  • En cuanto que los valores me plenifican y nos ayudan a forjar una común-unión: Inclusión ética[15].
  • Pero, este ser-con-vos, en el mundo y en el tiempo, posee un sentido: Inclusión existencial[16].

Pero, las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación posibilitan la creación de un nuevo espacio social para las interrelaciones humanas que Javier Echeverría (2000) denomina tercer entorno, para distinguirlo de los entornos naturales y urbanos. La emergencia de este entorno o espacio, tiene particular importancia para la educación, según este autor, por tres grandes motivos[17]:

  • En primer lugar, porque posibilita nuevos procesos de aprendizaje y transmisión del conocimiento a través de las redes digitales.
  • En segundo lugar, porque para ser activo en el nuevo espacio social se requieren nuevos conocimientos y destrezas que habrán de ser aprendidos en los procesos educativos.
  • En tercer lugar, “porque adaptar la escuela y la formación al nuevo espacio social requiere crear un nuevo sistema de centros educativos, a distancia y en red, así como nuevos escenarios, instrumentos y métodos para los procesos educativos”.

Por estas razones básicas, a las que podría añadirse otras, hay que replantearse profundamente la organización de las actividades educativas, bien implantando o al menos teniendo absolutamente presente este nuevo entorno o espacio educativo en el que ya nos estamos desenvolviendo.

  1. Perspectivas para una educación futura.

Con el término perspectiva no solo considero lo que debería cambiar para una educación de calidad sino, también, lo que creo que va a cambiar.

Cómo dijimos anteriormente hay dos aspectos en la educación de calidad: el humano y el tecnológico.

En cuanto a lo que creo que va a cambiar en nuestra futura educación es todo lo que se refiere a las transformaciones tecnológicas que nos puede brindar una mejor educación continua y ubicua y a lo referente a competencias necesarias para desarrollarse en el ámbito laboral y profesional. En los países desarrollados este cambio será más rápido y en los países en vía de desarrollo a la larga se implantará con sus posibilidades.

En cuanto a lo humanismo los cambios dependerán de circunstancias que pasen por lo social u otros aspectos de la vida humana que nos lleve a concientizar este cambio, como por ejemplo: educar para una vida sana, cuidado del medio ambiente, responsabilidad social y vida ciudadana, entre otras.

Para ver artículos completo les dejo link en el título correspondiente.

  • Perspectivas que tienen en cuenta una mejor capacitación del educando hacia su futuro profesional y su futuro laboral.

5.1. Educar para empoderar y clases modulares (Modular Classrooms).[18]

a. El emponderamiento es un proceso por el cual las personas (estudiantes) fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo personal y social para impulsar cambios positivos de las situaciones que viven.

Nos referimos al empoderamiento como un incremento de la capacidad individual para ser más autónomo y a la misma vez con capacidad de participación, así como tener más espíritu emprendedor para crear sus propios proyectos y empujarse a uno mismo social y laboralmente.

Los estudiantes son cada vez más conscientes de sus capacidades y desarrollan habilidades como la confianza y la imaginación, el espíritu de emprendimiento y la creatividad.

En la actualidad, se plantea una nueva concepción del trabajo en la que la profesión se desempeña a partir de una pasión y no solo por la estabilidad.

b. Para aplicar el empoderamiento en la educación nuestra propuesta y experiencia son las “clases modulares”.

Hablamos de modularidad como una forma de personalizar la educación y que el estudiante se motive en la elección de un tema. Con este término hago referencia en modularizar los contenidos desde dos puntos de vista:

  • Dividir los temas y
  • Asignarlos a grupos, previamente establecidos a principio del año escolar.

La modularidad se puede aplicar en cada materia, en cada una de forma distinta, y especialmente en las materias humanistas. Los temas se pueden agrupar como, también, los estudiantes (en este último caso, no más de tres). Hay materias que poseen un programa establecido de contenidos, pero tanto estos como otros que podemos agregar y que lleven al interés del estudiante, podemos desarrollarlo de otra manera que facilite la iniciativa, la investigación, el trabajo cooperativo y la motivación.

5.2. Educar para resolver problemas y Pensamiento Situacional.[19]

Para una educación de calidad adaptada a nuestros tiempos es una educación que prepare al educando en la toma de decisiones ante problemas existenciales. Estos son desafíos, nos ayuda a crecer y fomentan un nuevo tipo de reflexión: Pensamiento Situacional.

Uno de los grandes inconvenientes del hombre actual es que, en muchas ocasiones, se vive determinadas experiencias vitales  como un problema que te anula…te quiebra y no como una experiencia necesaria y enriquecedora de vida.

Por otro lado, la educación actual se suele entender como una competición por demostrar, ante los demás, el saber que se ha adquirido, donde lo que menos les importa es comprobar si ese conocimiento sirve para algo más que para aprobar un examen. Pero, en realidad, la educación debe entenderse como un elemento necesario y habitual en nuestras vidas, como una constante que permite que nos adaptemos permanentemente y evolucionemos como personas y como miembros de la sociedad.

En este contexto, uno de los temas es la necesidad de preparar a las nuevas generaciones para que sean capaces de resolver problemas y de tomar decisiones de manera informada y con fundamento. Debemos educar también para que las personas puedan analizar sus problemas y aprovecharlos para generar oportunidades.

5.3. Educación personalizada y colaborativa – Aprendizaje por competencias.[20]

a. Hay dos aspectos claves que hay que tener en cuenta en la educación. Es que cada uno de nosotros somos seres únicos con una estructura relacional con los otros. La apertura a los demás y la interioridad única es el secreto, la clave de la realización de la persona.

La escuela debe fomentar la identidad del educando con sí mismo, ser asertivo, y lograr que su libertad esté orientada a un Saber ser. Pero, la escuela es un ámbito de socialización por excelencia donde cada uno se encuentra en el encuentro con el tú, aunque sea diferente: Saber con-vivir.

Se trata de un aprendizaje cooperativo y personalizado donde los estudiantes poseen un rol importante y activo.

b. Teniendo en cuenta estos conceptos el aprendizaje por competencias es la clave para alcanzar este objetivo. La competencia es saber hacer algo, pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo. Es decir, un saber en ejecución o capacidad de usar el pensamiento para hacer frente a diversas situaciones de la vida cotidiana.

En este sentido, las competencias ponen en acción el conocimiento del individuo, las maneras de realizar una determinada tarea y las actitudes frente a ésta.

5.4. Educar para un aprendizaje continuo y la teoría del Conectivismo.[21]

a. La premisa es que no basta enseñar solo contenidos para que el estudiante los memorice, tampoco basta enseñar contenidos significativos sino motivarlos para que el aprendizaje dure toda la vida y para la vida, sin tener siempre como andamiaje un educador humano.

Esta premisa hace referencia:

  • Primero, al aprendizaje conductista,
  • Luego, al constructivista y
  • Por último, al conectivismo.

Pero el aprender continuo no solo se trata de un aprendizaje cognitivo sobre lo que necesito como profesional, padre de familia, a nivel personal, entre otras. Sino que trata, también:

  • Aprender a ser.
  • Aprender a aprender.
  • Aprender a hacer: con actitud de emprendimiento
  • Aprender a convivir y trabajar en proyectos comunes.

b. La propuesta para un aprendizaje continuo es la teoría del Conectivismo, un nuevo paradigma en la educación actual. La teoría del conectivismo surge para dar respuesta a una época en donde la tecnología ha reorganizado la forma en la que vivimos, nos comunicamos y aprendemos. El conductismo, el cognitivismo y el constructivismo fueron desarrolladas en una época en la que el aprendizaje no había sido impactado por esta tecnología.

El conectivismo posee un fundamento antropológico: el Humanismo Social. El personalismo dialogal considera la realidad de la “persona en comunión”. Y en educación, la enseñanza no solo basta centrarse en padres e hijos, docentes y educandos, que es necesaria, pero se abre a un dialogismo social, a través del conocimiento, por medio de la tecnología.

En mi opinión, somos-con-otros-en red. Desde el punto de vista relacional humano e incrementado, en nuestros tiempos, por la tecnología en forma digital.

Desde mi perspectiva, el conectivismo debe tener dos tipos de conexiones en red:

  • La red humana: las relaciones personales, el trabajo cooperativo, en equipo, entre otras. Lo que aprendo en mi entorno vivencial y relacional.
  • La red tecnológica: Internet, la biblioteca mundial digitalizada, que ha y que saber buscar, seleccionar, analizar y adecuar la información que me proporciona.

5.5. Educar para el emprendimiento.[22]

Los aprendizajes deben, así pues, evolucionar y ya no pueden considerarse mera transmisión de prácticas más o menos rutinarias, aunque estos conserven un valor formativo que no debemos desvalorizar sino que debe ir más allá, forjar un pensamiento para el emprendimiento, la actitud de emprendedor.

El colegio no solo debe educar al educando en un saber aprender y saber hacer como tal, falta una tercera dimensión que actualmente no se tiene en cuenta: “Pensar y hacer con actitud de emprendimiento”.

Todos podemos aprender conocimientos, algunos mejor que otros, más que otros, etc. Luego, podemos aprender a aplicar esos conocimientos en la realización de algo. Pero, falta un paso, la actitud de emprendimiento.

Si en el colegio aprendí muchas cosas y hacer mejor otras, como puede ser que al egresar no pueda insertarme laboralmente. Dependo de que un negocio, empresa o institución que me dé una oportunidad. Vos mismo sos tu oportunidad.

Hoy día, el emprendimiento se está convirtiendo en una herramienta para transformar la realidad en la que vivimos, como una herramienta para el cambio.

  • Perspectivas que tienen en cuenta una mejor educación del educando utilizando los beneficios de la tecnología.

5.6 Educar con el uso de la tecnología.[23]

La importancia del uso de la tecnología de la información y comunicación en educación no es solo por los beneficios que trae el uso de la tecnología sino, que también:

  • Personaliza el aprendizaje al mismo tiempo que lo socializa y lo hace colaborativo.
  • Facilita un aprendizaje continuo.
  • La educación se traslada a un entorno ubicuo.
  • Permite un aprendizaje conectivista.

Mucho es lo escrito sobre Tics aplicado a la educación que aportar algo más sobre este tema es como más de lo mismo. Para eso, me quedo con los ítems anteriores, que no es poco, y que sintetiza la importancia de las TICs para la educación futura.

5.7.Educación gamificada.[24]

La gamificación promueve el desarrollo de habilidades cognitivas como la concentración o la memoria, además de capacidades psicomotoras al trabajar la destreza visual, la coordinación espacial y la discriminación perceptiva que potencia la autonomía, autocontrol y creatividad. La gamificación puede realizarse con el uso de la TICs como a través de Dinámicas de grupo. Esto es válido aclararlo ya que si la escuela no posee la tecnología apropiada podemos utilizar las diversas dinámicas lúdicas que hay al respecto.

Psicológicamente, el pensamiento lateral se concibe como un pensamiento creativo, una forma de escapar a las ideas fijas. Es una habilidad mental adquirida que busca una solución mediante métodos no ortodoxos, que normalmente serían ignorados por el pensamiento lógico. Como educadores podemos tener en cuenta las ventajas que ofrece el juego como técnica de aprendizaje:

  • Genera placer.
  • Moviliza al sujeto.
  • Desarrolla la creatividad, la curiosidad y la imaginación.
  • Activa el pensamiento divergente.
  • Favorece la comunicación, la integración y la cohesión grupal.
  • Facilita la convivencia, etc.

5.8. La realidad aumentada, una tecnología educativa que se convierte inevitable.[25]

A nivel educativo, son diversas las potencialidades que la realidad aumentada nos ofrece. Algunas de las más relevantes nos las muestra Raúl Reinoso a través de su presentación en Slideshare.

  • Los libros de texto mejorarían su nivel de interactividad, permitiendo visualizar objetos en 3D, integrando ejercicios en donde el educando pudiese explorar dichos objetos desde todas las perspectivas posibles. Por ejemplo, pensemos en principios básicos de anatomía, en artefactos de ingeniería o en obras de arte que pudiésemos ver desde diferentes ángulos.
  • La realidad aumentada también permitiría conocer información sobre ubicaciones físicas concretas o, inclusive, que profesores, educandos y familias puedan crear itinerarios, escenarios y experiencias basadas en la geolocalización. Tal es el caso de aplicaciones como Eduloc o de iniciativas como Espira.
  • Es una tecnología que puede resultar muy interesante para que los más pequeños exploren su realidad más cercana desde otra perspectiva.
  • También es posible integrar la RA a través de metodologías de trabajo más activas y de corte constructivista como WebQuests, mejorando la motivación del estudiantado y contribuyendo al aprendizaje por descubrimiento.
  • Desde el punto de vista del e-learning, puede integrarse en cursos on-line para la adquisición de aprendizajes prácticos e inclusive incorporarse a través de juegos virtuales basados en el reconocimiento gestual y la geolocalización.
  • Otra de las ventajas de uso de realidad aumentada es su integración con diversas áreas curriculares como matemáticas, ciencias, educación física, idiomas, conocimiento del medio, etc. Un claro ejemplo de ello lo tenemos en learnAR.[26]
  • Perspectivas que tienen en cuenta una mejor educación del educando desde los valores como su crecimiento personal y social.

5.9. Educar para una vida sana.[27]

Muchas cosas nos puede brindar la educación, pero quien puede negar que educar en este aspecto es educar para la vida. Cuando nos referimos a salud consideramos a la persona física, psicológica, social y espiritual. Por otro lado, el medio ambiente, en el cual vivimos socialmente, es nuestro hogar y hay que saber cuidarlo, no tenemos otro. Muchas prácticas de vida, individual y social, atentan a nuestra salud y a nuestro medio ambiente. Por eso, educar para una vida sana es una perspectiva para una mejor calidad educativa y de vida.

5.10 Educar en la responsabilidad social y ciudadana.[28]

Hoy, más nunca es necesario que las escuelas fomenten valores para una persona integral con conciencia y responsabilidad social y ciudadana.

La escuela, como institución educativa, tiene que ser la formadora de esta conciencia social responsable entre los jóvenes de la actualidad, que percaten de que son parte de una sociedad, que su identificación como individuos y todos sus logros son precisamente dentro de una sociedad, y que ellos son también responsables de lo que sucede dentro de ella.

Que la escuela misma es un grupo social y lo es no solamente porque en ella participan seres humanos, sino por su interacción y convivencia, y todos los que pertenecen a ese grupo son responsables de su desarrollo.

Estos jóvenes ahora estudiantes y futuros profesionales, son los que lograrán el cambiar y cimentar el cambio esperado en la sociedad en general, y promover el crear verdaderas instituciones socialmente responsables en donde el desarrollo humano sea el valor supremo, considerando el dinero como lo que realmente es, un recurso económico, un medio y no un fin.

En suma, darse cuenta de que somos seres sociales, y aprender a ser socialmente responsables.

5.11 Educar para un sentido existencial.[29]

Lo más importante en la educación, su objetivo final es quizás esta.

La persona dotado de libertad y con ella, cada uno, tiene que ir creando un “estilo de vida” original, único, tiene que “optar por una forma determinada de conducta en función de lo que pretenda realizar con su vida”. Aquello que le dé “Sentido a su vida”.

Referencias:
[1] Calidad educativa, ¿Es lo mismo que Excelencia educativa? Y ¿Perfección educativa?
[2] http://ocw.usal.es/ciencias-sociales-1/investigacion-evaluativa-en-educacion/contenidos/Calidad.pdf
[3] http://www.ieo.edu.ar/promedu/trayescolar/desafios.pdf
[4] Flavia Terigi, Los desafíos que plantean las trayectorias escolares.
[5] http://es.slideshare.net/prioretti/hacia-una-mejor-educacin-mirando-a-finlandia
[6] http://www.clarin.com/sociedad/proponen-actuales-materias-proyectos-educativos_0_H1RGk1-3.html
http://www.desdemimapa.com/2015/12/07/finlandia-elimina-las-asignaturas-en-2016/
[7] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/03/11/10-ventajas-del-aprendizaje-basado-en-proyectos/
[8] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2015/07/10/gestion-educativa-estrategica-gestion-necesaria-para-una-educacion-inclusiva-2/
[9] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/12/08/el-futuro-de-la-formacion-docente-tendra-que-abordar-el-aprendizaje-ubicuo/
[10] http://ojs.library.queensu.ca/index.php/encounters/article/viewFile/4472/4498
[11] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/08/07/inclusion-intrapersonal-el-educando-como-ser-psicofisico-fundamentos-pedagogias-y-tecnicas-de-ensenanza/
[12] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/08/10/inclusion-interpersonal-fundamentos-pedagogia-y-tecnicas-de-ensenanza/
[13] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/08/16/inclusion-cultural-y-tecnologica-fundamentos-pedagogia-y-tecnicas-de-ensenanza/
[14] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/08/24/inclusion-historica-y-vocacional-fundamentos-pedagogia-y-tecnicas-de-ensenanza/
[15] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/09/08/inclusion-etica-y-de-la-sexualidad-fundamentos-pedagogia-y-tecnicas-de-ensenanza/
[16] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/09/14/inclusion-existencial-fundamentos-pedagogia-y-tecnicas-de-ensenanza/
[17] http://servicios.abc.gov.ar/docentes/efemerides/7dejunio/htmls/comunicacion/descargas/Educacion%20y%20tecnologias%20telematicas.pdf
[18] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/10/04/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-para-empoderar-y-clases-modulares/
[19] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/12/02/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-para-resolver-problemas-y-pensamiento-situacional/
[20] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/11/21/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educacion-personalizada-y-colaborativa-aprendizaje-por-competencias/
[21] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/10/08/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-para-un-aprendizaje-continuo-y-la-teoria-del-conectivismo/
[22] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/10/08/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-para-el-emprendimiento/
[23] 1º Parte: https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/11/12/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-con-el-uso-de-la-tecnologia-1o-parte/
2º Parte: https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/11/14/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-con-el-uso-de-la-tecnologia-2o-parte/
[24] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/11/23/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educacion-gamificada/
[25] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/12/13/la-realidad-aumentada-una-tecnologia-educativa-que-se-convierte-inevitable/
[26] http://blogs.elpais.com/traspasando-la-linea/2013/07/la-realidad-aumentada-y-su-aplicabilidad-en-el-%C3%A1mbito-educativo.html
[27] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/10/24/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-para-una-vida-sana/
[28] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/11/30/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-en-la-responsabilidad-social-y-ciudadana/
[29] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2016/12/04/perspectivas-para-una-mejor-calidad-educativa-educar-para-un-sentido-existencial/
Publicado en Elaboraciones | Etiquetado , | 2 comentarios