¿Cómo educar para la socialización y la inclusión? La autoestima.


  1. No hay educación sin valores. [2]

El objetivo primordial de la escuela son los valores y aquellos que afectan a la persona toda: “Ser un buena persona” (ver Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional, frase de Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples). El educando que quiere realizarse tiene que optar libremente por los valores, asumirlos y encarnarlos en su obrar para su realización plena como persona y una convivencia con el otro, que es tú.

El gran objetivo de la educación es quizás que el educando aprenda a ser siempre él mismo mediante el esfuerzo incesante de las opciones libres orientado por los valores para ser una persona plena, ciudadano comprometido, profesional responsable y persona que sabe integrarse y comunicarse a los demás.

Los valores son capaces de sacar al educando de su indiferencia y provocar en él una actitud de estimación: vitales, intelectuales, afectivas, estéticas, relacionales, entre otras.

2. Qué es la autoestima.

La autoestima es algo fundamental para nuestro desarrollo personal. Autoestima es la valoración que cada persona hace de sí misma. Es saber que somos valiosos por muchas cualidades, habilidades y valores que poseemos y, por tanto, que somos capaces en muchas cosas, y no sólo saberlo sino creérnoslo, actuar conforme a eso y respetarnos a nosotros mismos. Toda persona es capaz de algo y para eso fue hecha, existe y es lo que da sentido a nuestra vida. De esta manera, aprendemos a hacerlo con los demás. El grado en el que las personas tengan sentimientos positivos o negativos sobre sí mismos y sobre su propio valor será determinante a la hora de sentirnos a gusto con nosotros mismos y con los demás. Y el valor que cada persona se otorgue a sí misma va a ser de vital importancia tanto para el propio bienestar personal como para las relaciones interpersonales.

  1. Cómo se forma la autoestima.

Mi autovaloración está influenciada por mis vivencias, por mi historia personal, pero sobre todo por la valoración que tanto yo como las personas, que han sido y son, importantes en mi vida hacen de mí.

La persona no nace con un concepto de lo que ella es, sino que éste se va formando y desarrollando progresivamente en la medida en que se relaciona con el ambiente, mediante la internacionalización de las experiencias físicas, psicológicas y sociales que la persona obtiene durante su desarrollo. Es decir, la autoestima es algo que se aprende y, por tanto, es susceptible de cambio y mejora a lo largo de toda la vida.

  1. La influencia de los otros en la formación de la autoestima.

La autoestima se construye constantemente y a lo largo de toda la vida. Tanto los actos como las características personales son calificadas permanentemente por los demás en forma tanto constructiva como descalificadora. Así, los demás se convierten en componentes del proceso de construcción de la autoestima haciendo las veces de evaluadores externos a la persona.

Estos favorecerán o podrán dificultades para la evaluación que hace la persona de sí misma, animando o desanimando, alentando a mantener, a transformar o incluso a eliminar aquellos aspectos que han sido criticados, aportando información de si se es valioso, si vale o no la pena hacer lo que se hace o si uno es capaz de hacer bien las cosas.

Por eso, es necesario que cada cual logre con el tiempo una seguridad básica mediante el desarrollo de un autoconcepto adecuado y suficiente como para poder seleccionar dentro de todas las críticas, positivas o negativas, las que crea y considere como asertivas y útiles y poder llegar entonces, a discriminar entre aquellos que le aportan verdaderamente en forma positiva y aquellos que no.

5. Cómo educar para construir una autoestima positiva.

  • Proceso externo de construcción de la autoestima:

El proceso externo está dado fundamentalmente por la influencia que los demás tienen sobre el aspecto emocional de una persona.

Como educadores, cuando sea necesario que el educando mejore aspectos de su conducta, será más adecuado que el planteamiento del problema se exprese de manera clara y precisa, haciendo respetar normas y límites, pero considerando evitar algunos aspectos que claramente afectan la autoestima.

Como ya se ha dicho, la crítica es uno de ellos. Otros son las reglas y los deberes inflexibles, así como el perfeccionismo. Estos también inciden negativamente en la autoestima, porque no dan libertad y hacen que nos sintamos agobiados y con la sensación de no haber logrado nunca las metas.

Es adecuado realizar los planteamientos y observaciones sin generalizar el problema hacia aspectos de la personalidad. Debemos centrarnos en la conducta, no en la persona. Muchas veces podemos decir a nuestros estudiantes:

  • ¡Qué desordenado/a eres!
  • ¡Eres muy arisco/a!

En estos ejemplos vemos como se está afirmando algo sobre nuestro “ser”, alguna característica propia que parece ser inamovible. En cambio, si decimos:

  • ¡Qué desorden hay en tu habitación!
  • A veces no muestras tus sentimientos

No identificamos sus actos con la persona. Una cosa son actos malos y otra es la persona mala.

Otro factor muy negativo para la autoestima, es el hecho de repetir reiteradamente las características negativas de la persona.

  • Proceso interno de construcción de la autoestima.

La persona también realiza una construcción interna según sus propias experiencias. Esta construcción va a ser positiva o negativa según lo sean esas experiencias y el criterio de evaluación que se haga de ellas, es decir, va a estar en estrecha relación con decirse a sí mismo: “yo pude”, “lo hice bien”, entre otras.

Una buena autoestima es el motor que desencadenará asertividad en las funciones afectivas y sociales que va a permitir que se obtenga como resultado agrado, satisfacción, gusto y amor por lo propio. A su vez, estas últimas sensaciones generarán una retroalimentación que recaerá nuevamente sobre la construcción de la autoestima positiva que se ha generado, aumentando de esta manera su potencial también positivo. Incluso y gracias a esto, podrá ser el mismo individuo quien mejore luego sus resultados como desafío propio y para una mayor satisfacción personal.

Como educadores debemos enseñar a nuestros educandos de acompañar con palabras positivas que el educando se diga a si mismo como “lo hice bien”, eludiendo frases de negación, es decir, en vez de decir, “no debo volver a hacer tal cosa”, decir “de ahora en adelante debo procurar hacer tal otra”, y evitando también las frases negativas cambiándolas por aseveraciones positivas. Es decir, cambiar una frase como “lo hice todo mal” por otra como “debo mejorar” o “hare lo posible por mejorar”.

Otro aspecto que favorece el desarrollo de una autoestima positiva es facilitar alternativas con objetivos más adecuados al nivel de desempeño y capacidades, para lo cual será necesario conocer a la persona para que de esta manera podamos ayudarlo a conocerse a sí mismo a través del descubrimiento gradual de sus potencialidades, las que serán el motor para la superación y para poder emprender nuevos desafíos.

 Sintetizando, la autoestima positiva es aquella que:

  • La persona que tiene una autoestima positiva, experimenta un sano sentimiento de agrado y satisfacción consigo misma.
  • Se conoce, se acepta y valora con todas sus virtudes, defectos y posibilidades.
  • Siente además que las limitaciones no disminuyen su valor esencial como persona y se descubre cómo alguien “querible” por lo que es en sí, y descubre la importancia de cuidar de sí.
  • Quien posee una autoestima positiva también acepta y valora a los demás tal cual son; puede establecer relaciones de sana dependencia comunicándose en forma clara y directa con los demás.
  • Se ve favorecido con la capacidad y la buena disposición para permitir que los seres queridos sean lo que ellos elijan, sin presionarlos para inducirlos en sus preferencias.
  • Es una persona que tiene el valor de asumir riesgos y enfrentar los fracasos y frustraciones como oportunidades para aprender a crecer y los asume como desafío, separándolos de sí mismo.

6. ¿Qué relación podemos establecer entre la autoestima y la inclusión?

La autoestima, por un lado, aumenta nuestras posibilidades de mantener relaciones interpersonales satisfactorias y conseguir que los demás no nos impida lograr nuestros objetivos de vida. Ya que la misma nos sirve como estrategia de ayuda personal y mutua para las personas afectadas por una inadaptación social, el rechazo social, las injusticias sociales, entre otros.

La autoestima está entrelazada con la inclusión social porque si una persona no se quiere y valora a sí misma será difícil para los demás quererla y valorarla. La autoestima, por tanto, ayuda a tener una mejor inclusión social ya que la confianza que nos proporciona es necesaria para ser más socialmente aceptado, por eso, las personas con autoestima baja suelen ser excluidas socialmente: “Como te vean te tratan, si te ven mal te maltratan, si te ven bien te contratan”.

Por otro lado, la relación es que la autoestima también ayuda en la capacidad de afrontar los problemas sociales analizando las posibilidades que nos permiten el conocimiento sobre nosotros mismos.

Finalmente, la autoestima por aceptar quienes somos, lo que implica la aceptación de la propia limitación. Esta aceptación y la confianza en nosotros mismo – que nos brinda- aumentará el desarrolló de las propias capacidades y habilidades, y fomentará la defensa y promoción de los propios derechos y necesidades ante una sociedad injusta.

Este tema tiene una enorme importancia ya que de la valoración que uno haga de sí mismo dependerá lo que haga en la vida y su participación en ella. Además, condiciona el proceso de desarrollo de las potencialidades humanas y también la inserción de la persona dentro de la sociedad.

Dentro del ámbito social, una autoestima positiva facilita una mejor percepción de la realidad y la comunicación, ayuda a tolerar mejor el estrés, la incertidumbre. vivir los procesos de cambio y la tolerancia hacia la diferencia a los demás.

  1. Recursos para trabajar la autoestima en la escuela.

Mafalda

Bibliografía:

Referencias:

[1] Inclusión ética y sexual, sus dimensiones pedagógicas.

[2] Valores necesarios que debemos enseñar para una inclusión educativa.

[3] JERPHAGNON L, “Qué es la persona humana”, Barcelona, 1969, pp. 126-127.

[4] Cuentos con valores para una inclusión ética.

#ICE_Elaboraciones #ICE_InclusiónEducativa

Rev

Publicado en Elaboraciones | Etiquetado , | 1 Comentario

Cuadro resumen sobre estrategias didácticas.


Estrategia didáctica son acciones planificadas por el docente con el objetivo de que el estudiante logre la construcción del aprendizaje y se alcancen los objetivos planteados. Una estrategia didáctica es, en un sentido estricto, un procedimiento organizado, formalizado y orientado a la obtención de una meta claramente establecida. Su aplicación en la práctica diaria requiere del perfeccionamiento de procedimientos y de técnicas cuya elección detallada y diseño son responsabilidad del docente. Implica:

  • Una planificación del proceso de enseñanza aprendizaje
  • Una gama de decisiones que él o la docente debe tomar, de manera consciente y reflexiva, con relación a las técnicas y actividades que puede utilizar para alcanzar los objetivos de aprendizaje.

Para descargar el documento pulsar en descarga_scribd

Mafalda

Publicado en Práctica docente | Etiquetado | Deja un comentario

¿Qué son las TIC´s? Ventajas y desventajas.


Son las tecnologías de la Información y Comunicación, es decir, son aquellas herramientas computacionales e informáticas que procesan, sintetizan, recuperan y presentan información representada de la más variada forma. Es un conjunto de herramienta, soportes y canales para el tratamiento y acceso a la información,
para dar forma, registrar, almacenar y difundir contenidos digitalizados.
Para todo tipo de aplicaciones educativas, las TIC’s son medios y no fines. Por lo tanto, son instrumentos y materiales de construcción que facilitan el aprendizaje, el desarrollo de habilidades y distintas formas de aprender, estilos y ritmos de los aprendices.


Para descargar el documento pulsar en descarga_scribd

Mafalda

#ICE_InclusiónTecnológica #ICE_Elaboraciones

Rev

Publicado en Artículos | Etiquetado | Deja un comentario

Los trastornos y las dificultades de aprendizaje más comunes.


Las dificultades específicas del aprendizaje siempre han existido. Sin embargo, actualmente, contamos con hallazgos e investigaciones que nos han permitido identificar y analizar profundamente cada uno de los casos. Las dificultades específicas del aprendizaje se asocian a una de las primeras causas más frecuentes del bajo rendimiento y fracaso escolar, así pues hacer una buena prevención y detección, nos permitirá evaluar y saber cómo debemos intervenir para evitar futuros trastornos emocionales.

No todos aprendemos ni de la misma manera ni a igual ritmo. Debemos adaptar nuestra forma de educar, tener en cuenta las necesidades, diferencias y dificultades de nuestros alumnos.

A continuación, te hemos preparado una serie de sitios para que conozcas las dificultades y los trastornos de aprendizaje más comunes. Ser consciente de ello nos permitirá poder actuar con rapidez y determinar qué tipo de acciones debemos tomar.

  1. Bullying: 5 señales de alerta de acoso escolar en el niño y adolescente
  2. Dislalia: 3 síntomas de trastorno de pronunciación en el infante
  3. Discalculia: 5 signos de dificultad del aprendizaje matemático
  4. Disgrafía: 11 síntomas del trastorno de expresión escrita
  5. ¿Cómo saber si tu hijo tiene autismo?
  6. 9 tips para desarrollar el lenguaje del niño en casa
  7. Los 6 problemas de aprendizaje más comunes en niños y adolescentes
  8. Educación y Familia: 4 Estrategias para educar a los hijos
  9. Alertas de Dislexia en el infanto juvenil
  10. Cómo detectar si tiene un niño autista en casa
  11. Guía para padres sobre problemas de aprendizaje en niños
  12. La oligofrenia o retraso mental
  13. Trastornos del Aprendizaje: Síntomas, Consecuencias y Control
  14. ¿Qué es el Síndrome de Déficit de Atención con Hiperactividad?

Mafalda.png

#ICE_InclusiónEducativa #ICE_EducaciónEspecial

Rev

Publicado en Elaboraciones | Etiquetado | Deja un comentario

Tendencias que transformarán nuestro concepto de educación.


  1. Educación empoderada[1]. Es decir, brindar un conjunto de herramientas para aumentar, en el estudiante, su fortaleza, mejorar sus capacidades y acrecentar su potencial. Empoderar es desarrollar en una persona la confianza y la seguridad en sí misma, en sus capacidades, en su potencial y en la importancia de sus acciones y decisiones para afectar su vida positivamente. Para ello, educar al estudiante como sujetos operantes, no como objetos pasivos. Por tanto, demanda una formación personalizada que alimente su espíritu emprendedor, creativo y con iniciativas para alcanzar sus logros.
  2. Educación de competencias y habilidades [2]. Enfoque de la formación en mejorar las competencias y habilidades, más que en el aprendizaje de conceptos, para adaptarse a esta nueva realidad y a la que el cambio es una constante. Diapositiva2Educación basada en competencias más que en el cumplimiento de un currículo académico, lo que representa que la individualidad y personalidad de los estudiantes será el eje de la labor educativa, haciendo énfasis en los principios de individualización, la heterogeneidad, la diversidad y la sostenibilidad y la tensión entre el individualismo y la cooperación social. El aprendizaje personalizado depende fundamentalmente del individuo y sus necesidades personales. Tiene que ser importante para el estudiante; orientado a sus propios intereses y por iniciativa propia. La velocidad con la que esto ocurre depende principalmente del estudiante que, a la larga, se convierte en su propio entrenador y los demás le dan lo que este necesita.
  3. Educando con las tecnologías[3]. La formación digital es esencial para el acceso a los trabajos actuales y a una formación permanente[4].
  4. Aprendizaje multidisciplinar[5]. La formación debe adaptarse a sistemas de conexión más complejos desde lo laboral. Además, la resolución de problemas y desafíos de las situaciones vivenciales y laborales requieren este abordaje.
  5. Educación para inteligencias múltiples con canales múltiples: El estudiante debe ser el centro de toda la planificación formativa, tanto en la educación presencial, como online, utilizando diversos tipos de técnicas educativas, de manera que le facilite organizar su aprendizaje y acceder a los contenidos que le sean de interés y necesarios. O podemos decir un Aprendizaje adaptativo considerado una forma de aprendizaje que se lleva a cabo de modo interactivo a través de la tecnología informática y web para la enseñanza. El valor real de este método se encuentra en la capacidad de recopilación de datos sobre las necesidades de los estudiantes, lo que ayudará a ofrecer soluciones cada vez más personalizadas teniendo en cuenta sus capacidades intelectuales. Los cursos online o las plataformas MOOCs son otra de las grandes novedades en la enseñanza, que los centros deben saber incorporar y orientar, usar para innovar.
  6. Pensamiento criterioso y crítico[6]. Internet incorpora tal cantidad de información, que cada vez es más necesario formar estudiantes que sepan analizar, contrastar y extraer conclusiones de toda la información a la que tienen acceso.
  7. Educar en busca de un sentido existencial[7]. Complementar la educación con la búsqueda de autoconocimiento, de su vocación, la realización personal para encontrar la felicidad. Es hombre es más consciente de encontrar un sentido a su vida, estar mejor física y psicológicamente, de vivir la vida con sentido. Para el hombre de hoy no todo es sacrificio por sacrificio, trabajar por trabajar sino con sentido.
  8. Educación emocional[8]. Considerando en punto anterior, la educación emocional centra su atención en la influencia que las emociones tienen en el proceso cognitivo y en el desarrollo del individuo. Los estímulos positivos despiertan la curiosidad, las ganas de saber y, en consecuencia, potencian el aprendizaje. La inclusión de dinámicas que favorezcan una conciencia emocional de los estudiantes es una tendencia que se recupera con fuerza en las aulas. En la misma línea trabaja el Mindfulness, una corriente con aplicaciones en diferentes ámbitos y basada en la búsqueda del bienestar físico y mental. En las aulas, esta tendencia persigue, entre otras cosas, reducir el estrés y fomentar la felicidad (emociones positivas) con dinámicas más ligadas al aprendizaje basado en el entretenimiento.[9]
  9. Educar para trabajar en equipo y para la resolución de problemas[10]. Las nuevas tecnologías han alterado el modo de concebir la realidad. Estos cambios han afectado la educación y conectan al aula con la realidad y la resolución de problemas en un trabajo conjunto. En las aulas, su aplicación práctica se traduce en metodologías activas en línea con el aprendizaje basado en proyectos, siendo las preguntas (y no tanto las respuestas) las que determinan la forma en que se adquiere el conocimiento. El trabajo colaborativo, la adaptación de espacios apropiados para el desarrollo de proyectos y el acceso a recursos compartidos son señas de identidad de esta tendencia educativa.[11] Educar para el emprendimiento. Entendemos aprender a emprender como una competencia que capacite al educando para hacer frente a situaciones en un entorno laboral y a saber trabajar en equipo. Pero, también, aprender a hacer ante distintas experiencias sociales o de trabajo que se les presentará como oportunidades en su futuro laboral y profesional.
    No solo es vincular al educando a la cuestión de la forma profesional, es decir, de cómo enseñar al estudiante a poner en práctica sus conocimientos y, al mismo tiempo, como adaptar la enseñanza al futuro mercado del trabajo. Sino de cómo insertarse en el ámbito profesional y laboral con pensamiento y actitud emprendedora. La escuela no solo debe educar al educando en un saber aprender y saber hacer como tal, falta una tercera dimensión que actualmente no se tiene en cuenta: “Pensar con actitud de emprendimiento”. Hoy día, el emprendimiento se está convirtiendo en una herramienta para transformar la realidad en la que vivimos, como una herramienta para el cambio.
  10. De educador a orientador[12]. El docente cambia su labor educativa por la de orientador, acompañando al estudiante en su aprendizaje, mostrándole nuevos caminos para su desarrollo y apoyándole con su experiencia para que crezca y se forme para conseguir desarrollar su propósito.
  11. Los espacios de aprendizaje cambian. Ya no hay clases conductistas, por lo que no se necesita un aula convencional sino espacios que fomenten ambientes de estudio comunitarios, colaborativos y virtuales.
  12. Aprendizaje flexible y personalizado. Para un aprendizaje personalizado el objetivo es adecuar la metodología de aprendizaje al ritmo que pueda llevar los estudiantes y deben ser alentados, según sea necesario. Los estudiantes aprenden a lo largo de cada itinerario curricular con responsabilidad personal y autogestión. Debemos adaptarnos a determinadas habilidades para cumplir la labor de “entrenadores y acompañantes de aprendizaje” y de esta manera, integrarse con el aprendizaje basado en la web y en el aula. Para el enfoque educativo del aprendizaje personalizado surge, por tanto:
  • El tratamiento respetuoso de la libertad con responsabilidad y compromiso de las personas.
  • La promoción de la capacidad de comunicar e interactuar.
  • La necesidad de una formación personal e integral con el objetivo de hacer personalidades responsables y promover la interacción social.

 Mafalda

Bibliografía:

  1. Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para empoderar y clases modulares (Modular Classrooms).
  2. Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educación personalizada y colaborativa – Aprendizaje por competencias
  3. Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para resolver problemas y Pensamiento Situacional.
  4. Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educación personalizada y colaborativa – Aprendizaje por competencias
  5. Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educación gamificada.
  6. La realidad aumentada, una tecnología educativa que se convierte inevitable.
  7. El futuro de la formación docente tendrá que abordar el aprendizaje ubicuo.
  8. Pensamiento complejo para una inclusión cognitiva. Recursos para aplicar en el aula.
  9. Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para un sentido existencial.
  10. La educación como un sistema que posee una perspectiva holística y de inclusión integral.
  11. La inteligencia emocional es clave para el éxito personal y social.
  12. https://www.realinfluencers.es/2017/11/20/5-tendencias-seran-claves-educacion-2018/

aprendizaje-del-siglo-xxi

Referencias:

[1] Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para empoderar y clases modulares (Modular Classrooms).
[2] Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educación personalizada y colaborativa – Aprendizaje por competencias
[3] Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educación gamificada. Y La realidad aumentada, una tecnología educativa que se convierte inevitable.
[4] El futuro de la formación docente tendrá que abordar el aprendizaje ubicuo.
[5] La educación como un sistema que posee una perspectiva holística y de inclusión integral.
[6] Pensamiento complejo para una inclusión cognitiva. Recursos para aplicar en el aula.
[7] Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para un sentido existencial.
[8] La inteligencia emocional es clave para el éxito personal y social.
[9] https://www.realinfluencers.es/2017/11/20/5-tendencias-seran-claves-educacion-2018/
[10] Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para resolver problemas y Pensamiento Situacional.
[11] https://www.realinfluencers.es/2017/01/03/aprendizaje-basado-en-proyectos-innovacion-en-el-aula/
[12] El futuro de la formación docente tendrá que abordar el aprendizaje ubicuo.

#ICE_CalidadEducativa #ICE_NuevosRetosEductivos

Rev

Publicado en Elaboraciones | Etiquetado , | Deja un comentario

La inclusión social y la identificación cultural se logra a partir de una educación inclusiva.


La inclusión social es crear condiciones para posibilitar que los ciudadanos en riesgo de pobreza (económica) o de exclusión social que generalmente alcanza a los ciudadanos en situación de precariedad (económica) como pertenecientes a un grupo particularmente estigmatizado; bien por su origen (pertenencia a un grupo étnico o religioso), de género (varón o mujer), por su condición física (discapacidades) u inclinación sexual, entre otras., y así puedan todos los ciudadanos, más allá de sus diferencias, poseer los mismos derechos y pertenencia social para una vida digna.

El objetivo de la inclusión social es la de ofrecer una estructura social (en su organización y en sus valores) para que todos los ciudadanos posean las mismas oportunidades educativas, de salud, laborales y económicas. Por tanto, todos puedan gozar plenamente de sus derechos, desarrollar sus potencialidades como individuos, y aprovechar al máximo las oportunidades para vivir en bienestar.1

Por otro lado, identidad cultural se refiere al conjunto de costumbres, modos o peculiaridades propias de los individuos que se identifican como miembros de una sociedad. El modo que poseen esos individuos de relacionarse entre sí, con la naturaleza y con el absoluto se llama cultura.

Por tanto, comprende aspectos como la lengua, la cosmovisión de valores y creencias, las tradiciones (música, vestimenta), los ritos, las costumbres o los comportamientos de una comunidad y está asociada a la historia y la memoria de los pueblos.

La identidad cultural sirve como un elemento de cohesión y de pertenencia dentro de un grupo social, por eso es importante para la consideración de una inclusión social.[1]

2

  1. La inclusión en educación es un medio hacia el desarrollo de sociedades más inclusivas, equitativas y democráticas.

La escuela tiene un rol importante en sanear las diferencias de origen (étnicas, sociales, religiosas, entre otras) de los educandos y convertirlas en igualdades sociales, en respeto ciudadano. Hoy en día la escuela es todavía la única instancia que puede asegurar una convivencia equitativa de los educandos si se dan ciertas condiciones. Avanzar hacia una mayor equidad en educación sólo será posible si se asegura el principio de igualdad de oportunidades[2]; dando más a quién más lo necesita y proporcionando a cada quien lo que requiere, en función de sus características y necesidades individuales, para estar en igualdad de condiciones de aprovechar las oportunidades educativas.

No es suficiente ofrecer oportunidades educativas hay que crear las condiciones para que todos y todas puedan aprovecharlas. El principio de equidad significa tratar de forma diferenciada lo que es desigual en su origen para alcanzar una mayor igualdad entre los seres humanos.

Para esto es necesario:

  • la igualdad en el acceso, para lo cual es necesario que haya escuelas disponibles y accesibles para toda la población;
  • la igualdad en la calidad de la oferta educativa, lo cual requiere que todos los educandos tengan acceso a escuelas con similares recursos materiales, humanos y pedagógicos;
  • la igualdad en los resultados de aprendizaje, es decir que todos los educandos alcancen los aprendizajes establecidos en la educación básica, sea cual sea su origen social y cultural, desarrollando al mismo tiempo las capacidades y talentos específicos de cada uno; y
  • un equilibrio entre aprendizaje y participación, muchas veces las experiencias de integración han dado más importancia a la socialización que a los logros de aprendizaje; y otras, se excluían a los educandos de distintas maneras con el fin de lograr los resultados de aprendizaje esperados.

 La educación inclusiva también es una vía esencial para superar la exclusión social que resulta de ciertas actitudes ante las diferencias socioeconómicas, culturales, o de género, entre otras, y que muchas veces se reproducen al interior de las escuelas. Por eso, las escuelas inclusivas representan un marco favorable para asegurar la igualdad de oportunidades y la completa participación, y desde allí el educando reeduca estas actitudes excluyentes, forjadas desde su casa o de su entorno social, contribuyen a una educación más personalizada, fomentan la solidaridad entre todos los educandos, la empatía y el compartir junto al otros que no es igual a mí ya que cada uno es único. Pero la educación por sí sola no puede educar para una inclusión social sino se tiene en cuenta el trípode: escuela-familia-estado[3]. Si el niño aprende a excluir desde la familia o fomentado por su entorno social habría que planificar trabajar con la familia los valores ciudadanos que conllevan a una inclusión social. Además, desde el Estado es necesario desarrollar en políticas económicas y sociales que aborden los factores que generan desigualdad y exclusión fuera del ámbito educativo.

  1. La educación inclusiva proporciona una educación de calidad para todos, en respuesta a la diversidad de necesidades educativas del educando.

Una educación no puede ser de calidad si no logra que todos los educandos adquieran las competencias necesarias para insertarse activamente y profesionalmente en la sociedad y desarrollar su proyecto de vida en relación con los otros. Es decir, no puede haber calidad sin equidad, pero el principio de equidad significa tratar de forma diferenciada lo que es desigual en su origen para alcanzar una mayor igualdad entre los seres humanos. Los buenos resultados no se deben medirse desde una excelencia que cobija algunos, sino desde la calidad, es decir, acorde al logro de buenos resultados por parte todos los educandos al alcance de sus capacidades y pertinencia[4].

  1. La educación inclusiva es un medio fundamental para “aprender a ser” y “aprender a vivir juntos”.

La educación no sólo tiene la finalidad de socializar a los individuos a través de la apropiación de los contenidos de la cultura en la que están inmersos, sino que también ha de contribuir a la individuación de cada sujeto en la sociedad con su propia identidad, favoreciendo la autonomía, el autogobierno y la construcción del propio proyecto de vida.[5]

3

Aprender a ser[6], es fundamental para conocerse y valorarse a sí mismo y construir la propia identidad, para actuar con creciente capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal en las distintas situaciones de la vida. Aprender a ser demanda hacer efectivo el derecho a la propia identidad respetando a cada uno como es. Este derecho supone un conjunto de atributos, de cualidades, tanto de carácter biológico como los referidos a la personalidad, que permiten precisamente la individuación de un sujeto en la sociedad. Desde la educación se ha de promover de forma intencional la aceptación y valoración de las diferencias de cualquier tipo para “aprender a vivir juntos”, lo que implica la comprensión y valoración del otro, “como un otro válido y legítimo”.4

La educación en la diversidad es un medio fundamental para el desarrollo del entendimiento mutuo y las relaciones democráticas. La percepción y la vivencia de la diversidad nos permite construir y reafirmar la propia identidad y distinguirnos de los otros. El ser humano se realiza plenamente como miembro de una comunidad y una cultura, pero también en el respeto a su individualidad, por lo que otro aspecto fundamental de la educación ha de ser “aprender a ser”.

Bibliografía:

También te puede interesar:

 

Referencias:

[1]  Inclusión Cultural y Tecnológica: fundamentos, pedagogía y técnicas de enseñanza.
[2] Inclusión tecno cultural. La alfabetización múltiple para la equidad en el acceso a la cultura y la tecnología .
[3] https://inclusioncalidadeducativa.wordpress.com/2015/07/02/sociedad-familia-y-escuela/
Aprendizaje Integral y Multidimensional. La sociedad.
Aprendizaje Integral y Multidimensional: La Familia.
Aprendizaje Integral y Multidimensional. La escuela (1º parte)
[4] Calidad educativa, ¿Es lo mismo que Excelencia educativa? Y ¿Perfección educativa?
[5] Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para un sentido existencial.
[6] Las cuatro bases que sostienen la estructura de una educación futura: Saber ser, aprender, a hacer y con-vivir. (1º parte)
Las cuatro bases que sostienen la estructura de una educación futura: Saber ser, aprender, a hacer y con-vivir. (2º parte)
Publicado en Elaboraciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Meditación (Mindfullness ) y estrés docente.


Desde un punto de vista médico con ejemplos claros y concisos, el doctor López Rosetti hace un dinámico despliegue de información útil sobre el estrés y todo lo que necesitamos saber para prevenirlo y manejarlo, en una dinámica. Charla en la que explicará los beneficios del Mindfullness como herramienta para mejorar nuestra calidad de vida. Bueno, queridos docentes este vídeo es para nosotros…el estrés que vivimos.

Mafalda

 

Publicado en Práctica docente, Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario