Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para una vida sana.


Un cuarto aspecto de una educación de calidad adaptada a nuestros tiempos es la educación para una vida sana: salud y cuidado del medio ambiente.

Muchas cosas nos puede brindar la educación, pero quien puede negar que educar en este aspecto es educar para la vida. Cuando nos referimos a salud consideramos a la persona física, psicológica, social y espiritual. Por otro lado, el medio ambiente, en el cual vivimos socialmente, es nuestro hogar y hay que saber cuidarlo, no tenemos otro. Muchas prácticas de vida, individual y social, atentan a nuestra salud y a nuestro medio ambiente. Por eso, educar para una vida sana es una perspectiva para una mejor calidad educativa y de vida. La Unesco nos concientiza al respecto.

En el documento El desarrollo sostenible comienza por la educación. Cómo puede contribuir la educación a los objetivos propuestos para después de 2015 la Unesco se propone una serie de objetivos:

  • Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.
  • Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.
  • Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.
  • Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.
  • Garantizar la disponibilidad de agua y su ordenación sostenible y el saneamiento para todos.
  • Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
  • Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.
  • Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
  • Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, efectuar una ordenación sostenible de los bosques, luchar contra la desertificación, detener y revertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica.

En el documento 6 de Educación para la salud. Promoción y educación para la salud elaborada por la UNESCO para la Educación en el contexto del seguimiento de la Quinta Conferencia Internacional de Educación de las Personas Adultas (CONFINTEA V), llevada a cabo en Hamburgo en el año de 1997.dice: El medio ambiente, la salud, la población, la nutrición y la seguridad alimentaria están estrechamente interrelacionadas para sostener el desarrollo. El cuidado del medio ambiente mediante la reducción de la contaminación, la prevención de la erosión del suelo y la ordenación racional de los recursos naturales repercute directamente en la salud, la nutrición y el bienestar de la población, factores que a su vez inciden en el aumento de la población, la nutrición y la disponibilidad de alimentos. Todas estas cuestiones forman parte de la búsqueda más amplia del desarrollo sostenible, que no se podrá obtener si no se insiste decididamente en la educación sobre cuestiones de la familia, el ciclo vital de procreación y cuestiones demográficas, como el envejecimiento, la migración, la urbanización y las relaciones entre las generaciones y en la familia”.

Cuando hablamos de educar para una vida sana y desarrollo sostenible no es solo brindar información académica sobre el tema sino educar, es decir, crear actitudes, prácticas y concientización sobre estos temas que son para la vida, para una conciencia ciudadana, para un saber vivir juntos, entre otras. Estos contenidos nos guiará para toda la vida, nos forja un estilo de vida más humano, mucho más que otros contenidos que podamos aprender en la escuela.

Educar para una vida sana abarco dos aspectos:

  • De la misma persona, la vida sana abarca la educación para la salud que incluye higiene y alimentación. Por otro lado, no dejamos de lado la actividad deportiva y todas aquellas actividades creativas y lúdicas que hacen a mi bienestar psicológico y crecimiento personal y social.
  • Del entorno: nos referimos a tener conciencia y un modo de vida sobre el cuidado del Medio ambiente: “la salud de nuestro hogar”
  1. Educar para una vida sana.

La educación es un proceso orientado a perfeccionar al hombre, como dijimos, en todas sus dimensiones (física, psicológico, social y espiritual) y que además es necesario la intervención, tanto de los padres de familia, como de los docentes, para potenciar en los estudiantes, aquellos conocimientos, habilidades y actitudes, que les permita vivir y convivir con los demás con estilos de vida saludable, íntimamente ligado a la calidad de vida.

La educación es un factor determinante en la salud. Una persona educada debe conocer los fundamentos básicos de Educación para la Salud para estar en condiciones de proteger su propia salud, la de sus familiares y de colaborar en el fomento de la salud de su comunidad. Se entiende que quienes están más predispuestos a tener mala salud no son únicamente los más pobres, sino quienes tienen el menor nivel de educación.

La vida sana es un concepto integral que se relaciona, por ejemplo, con la cultura, el trabajo, la educación y el ambiente. Educar para una vida sana no es sólo prevenir las enfermedades sino todo aquello que nos da un bienestar físico-psíquico y nos ayuda a ser felices: compartir con amigos, realizar un deporte, entre otras también nos hace estar más saludables.

a. Educación para la salud.[1]

La salud, al igual que la educación, es un derecho humano básico. Es también un requisito preliminar para poder gozar plenamente de todos los demás derechos humanos.

La educación es un factor determinante en la salud. Es bien sabido que quienes están más predispuestos a tener mala salud no son únicamente los más pobres, sino quienes tienen el menor nivel de educación.

El concepto de la educación para la salud, que actualmente abarca un concepto más amplio de promoción de la salud y un nuevo énfasis en la prevención, se concentra cada vez más en el aprendizaje y en el proceso de fortalecimiento de la autonomía.

Lo que se define como salud o enfermedad, como bienestar o malestar, depende no sólo de factores individuales y biológicos, sino del entorno social y cultural dentro del cual vivimos, trabajamos, y nos relacionamos.

De lo anterior se desprende que los problemas de salud no pueden ser resueltos únicamente por intervención médica o por un cambio de comportamiento. Es decisivo que la educación para la salud tome en cuenta los factores sociales, ambientales y económicos que determinan la salud de la gente. La educación para la salud necesita capacitar a la gente para que cambie estas condiciones.

La educación para la salud está ligada a la “promoción de la salud”. La promoción de la salud es un concepto dinámico y evolutivo que involucra a la gente en el contexto de sus vidas diarias, por ejemplo en la casa, la escuela, el lugar de trabajo, etc., y que promueve que se alcance el máximo nivel de bienestar físico, mental y social para todos.

El tener ‘capacidad para responsabilizarse de la salud’:

  • Implica tener la seguridad suficiente para tomar decisiones propias en relación a la salud;
  • Significa tener los conocimientos y las habilidades necesarios para poder participar en la toma de medidas colectivas a favor de la salud sostenible dentro de la familia y para abogar a favor de los grupos locales y las organizaciones comunitarias;
  • Implica más que tener la capacidad de poder leer información referente a la salud; incluye la capacidad de utilizar esta información, convirtiéndola en conocimientos.

A medida que las situaciones de la vida cambian y el cuerpo envejece, los factores de riesgo también cambian continuamente. Por lo tanto, existe una necesidad permanente de adquirir nuevos conocimientos sobre la salud.

La educación más eficaz consiste en ayudar a la gente a tomar decisiones con más seguridad y a ampliar su campo de opciones. El ser ‘capaz de responsabilizarse de la salud’ significa ser autónomo en la vida diaria, hecho que le permite a la gente adquirir más seguridad.

La capacidad para responsabilizarse de la salud es un concepto nuevo. Se tienen que desarrollar estrategias educativas para incrementar la capacidad para responsabilizarse de la salud.

b. Educar para una adecuada alimentación.

La educación nutricional como instrumentos esenciales para el logro de los cambios de hábitos alimenticios, así como de la importancia que tiene la implicación de la comunidad en todos los sectores que afectan al consumo de alimentos y a la implantación de estilos de vida saludables.

La educación nutricional tiene que dar respuesta a una necesidad de las poblaciones tan básica como la alimentación saludable, y esta respuesta debe ser realista en términos económicos, sociales y culturales. No es operativo ni funcional elaborar recomendaciones y guías dietéticas alejadas de las posibilidades del educando. El individuo selecciona los alimentos teniendo en cuenta numerosos factores: su capacidad económica, sus gustos personales, la facilidad de preparación y consumo y, por supuesto, su contenido en nutrientes.

  • La educación ayuda a garantizar una dieta variada que comprenda micronutrientes esenciales.
  • La educación ayuda a reducir la obesidad

El siguiente video es interesante ya que trata de ¿Cómo nos alimentamos? ¿Qué es una alimentación saludable? ¿Como cuidamos el medio ambiente?

c. Educar en las prácticas higiénicas.[2]

Teniendo en cuenta lo que indica Dueñas (2001) la higiene es el conjunto de conocimientos y técnicas que deben aplicar las personas para el control de los factores que ejercen o pueden ejercer efectos nocivos sobre su salud. Según este autor, la higiene personal es el concepto básico del aseo, limpieza y cuidado de nuestro cuerpo. Por ello, en educación para la salud, que actualmente abarca un concepto más amplio de promoción de la salud y un nuevo énfasis en la prevención, se concentra cada vez más en el aprendizaje y en el proceso de fortalecimiento de la autonomía. La salud, al igual que la educación, es un derecho humano básico. Es un requisito para poder gozar de todos los demás derechos humanos.

  1. Educar para el cuidado del medio ambiente.[3]

Las múltiples amenazas asociadas a la degradación ambiental y el cambio climático han adquirido un carácter de urgencia sin precedentes. Al mejorar los conocimientos, inculcar valores, promover creencias y modificar actitudes, la educación tiene un poder considerable para cambiar los estilos de vida y las conductas que son perjudiciales para el medio ambiente. A medida que resulta más evidente en qué grado las actividades humanas son responsables de la degradación ambiental y el cambio climático aumenta la atención que se presta a la educación y a la necesidad de aprovechar las posibilidades que esta brinda.

El aumento del nivel de educación no se traduce automáticamente en una conducta más responsable hacia el medio ambiente. Educar sobre el cambio climático a los ya escolarizados ayudará a configurar y a mantener la elaboración de políticas en el futuro, y un amplio debate público e internacional constituirá un apoyo para quienes hoy las formulan cuando adopten medidas decididas al respecto.

  • La educación favorece un aumento de la conciencia y la preocupación ambientales. Una de las funciones más importantes que puede desempeñar la educación es contribuir a la mejora de la comprensión de los fundamentos científicos del cambio climático y de otras cuestiones ambientales.
  • La educación favorece los cambios de conducta al potenciar el compromiso de los ciudadanos. Las personas con un mayor nivel de educación no solo tienden a preocuparse más por el medio ambiente, sino que también participan en el activismo que promueve y apoya las decisiones políticas que protegen el medio ambiente. Esa presión es un medio de importancia vital para conseguir que los gobiernos se sumen al tipo de acuerdos vinculantes necesarios para atajar los niveles de emisiones.

La documental Home narra la situación actual de la Tierra, de su clima y de cómo nosotros, como la especie dominante, alteramos su futuro.

mapas-para-entradas

#ICE_Elaboraciones #ICE_CalidadEducativa #ICE_NuevosRetosEducativos

 

[1] Educación para la salud, UNESCO, http://www.unesco.org/education/uie/confintea/pdf/6b_span.pdf
[2] Programa Educativo para promover la higiene personal en estudiantes del primer grado de educación secundaria en las instituciones educativas estatales de la provincia de Chiclayo. http://riuma.uma.es/xmlui/bitstream/handle/10630/7454/TDR_SANCHEZ_OLIVA.pdf?sequence=1
[3] El desarrollo sostenible comienza por la educación, UNESCO, http://unesdoc.unesco.org/images/0023/002305/230508s.pdf

 

 

Acerca de Lic AUS Jorge Luis Prioretti

Licenciado en Organizaciones sociales y culturales - USAL. Analista universitario en sistemas - UTN. Profesor Sup. Filosofía y Cs. Educación.
Esta entrada fue publicada en Elaboraciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Perspectivas para una mejor calidad educativa – Educar para una vida sana.

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s